contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 19 de mayo de 2010

Per?: Fujimori orden? no acabar con Sendero Luminoso

El ex jefe de la Dincote advierte que Sendero Luminoso, a decir de su jefe y cabecilla Abimael Guzmán Reinoso, nunca abandonó la idea de tomar el poder en forma violenta

Por: Alfredo Alí Alava

Hace 30 años, cuando Sendero Luminoso inició en Chuschi (Ayacucho) lo que ellos denominaron la lucha armada, ¿la policía carecía de información de inteligencia?
En esos momentos ningún sector del país estaba preparado para un fenómeno de esa naturaleza.

¿Fue aquello una irresponsabilidad del Estado Peruano, puesto que en las universidades, como San Marcos, ya se sabía de la existencia de Sendero?
Es que Sendero no nace en San Marcos sino en Huamanga (Ayacucho).

Claro, pero se ramificó hacia San Marcos, La Cantuta, la Universidad del Centro, etc.
Nos sorprendió a todos, tanto así que no fue posible, inicialmente, identificar a los autores de hechos como la aparición de perros muertos y los atentados contra la Municipalidad de San Martín y la tumba de Velasco Alvarado

¿En qué situación se encontraba la policía antiterrorista?
No existía la Dincote. La búsqueda de información estaba a cargo de Seguridad del Estado.

¿Los inicios de la Dincote fueron pobres y, moralmente, cuestionables?
En sus inicios no hubo un análisis riguroso del fenómeno. Su organización era la misma: la clásica, para perseguir a delincuentes comunes. No tenían elementos de inteligencia.

¿En qué momento la policía tomó conciencia de que este era un fenómeno serio para el Estado Peruano?
Cuando empezamos a ver que sus acciones no eran ni aisladas ni improvisadas: mataban gente, asaltaban haciendas, tomaban puestos policiales…

¿Hubo algunas capturas importantes en ese entonces?
Se realizaron algunas, pero aisladas, que no formaban parte de un trabajo sistemático de la unidad, como por ejemplo la detención del ideólogo Antonio Díaz Martínez, en 1983, y la de Osmán Morote, en 1989.

Hasta que en 1992 se produjo la caída de Abimael Guzmán…
Así es. En base a su experiencia la Dincote fue mejorando y llegó a conocer más al adversario. Antes, en 1991, reorganizamos de una manera integral a la Dincote haciendo una reingeniería en todos sus campos.

¿Cómo fue eso?
Mejoramos su infraestructura y logística. Se cambió al 90% del personal, se los capacitó, obtuvimos más recursos, pusimos en funcionamiento cinco divisiones de inteligencia…

Sin embargo, tras la captura de Guzmán la Dincote fue desmontada por el fujimorismo…
Ocurrieron algunas salidas. A mí me mandaron a Inspectoría, un puesto administrativo que nadie quería. Hablé con Montesinos y le dije que yo debería seguir en la Dincote para darle la estocada final a Sendero, pues tenía un plan para ello, pero él me contestó: “El presidente [Alberto Fujimori] no quiere”.

Era necesario un remate y ese era el momento preciso…
Claro, era el mejor momento para acabar con lo que quedaba. Es que, como Guzmán era un mito, un dios para ellos, su captura los había desmoralizado… Luego vino el desconcierto y empezaron, recién, a acogerse a la Ley de Arrepentimiento…

¿Quién evitó el estoque final, Montesinos o Fujimori?
No lo sé, pero las órdenes venían del Ministerio del Interior…

Y continuó el desmontaje de la Dincote…
Después salió Benedicto Jiménez y varios oficiales que trabajaban con él. También se llevaron a Marco Miyashiro a Japón, primero, y luego a la Sunat. Y con él se fueron otros subalternos.

¿Entonces no es verdad que Fujimori derrotó al terrorismo?
Eso es un mito transmitido a través de la prensa.

¿Y cuál es la situación de Sendero en estos momentos?
La Dincote quedó debilitada y Sendero tuvo la posibilidad de reagruparse y abrir dos frentes: uno en el Huallaga, bajo la jefatura de “Artemio”, y otro en el VRAE, bajo el mando de “Feliciano”

Pero Sendero ha cambiado de estrategia…
Ha cambiado algunas modalidades. Por ejemplo, evita chocar con la población y trata de ganársela. Hasta hace labor social. Hoy, al producirse una simbiosis con el narcotráfico, tiene dinero, ya no incautan medicinas y víveres: los compran.

En lo militar, tienen mayor potencia de fuego y hasta han derribado helicópteros…
Bueno, lamentablemente, eso es lo que ha ocurrido hace poco De acuerdo con la información que se maneja, Sendero tendría unos 600 hombres en columnas itinerantes.

Es una importante cantidad…
Si hablamos de 600, ya estamos hablando de cosas mayores. Ojalá no sea cierto De otro lado, se ha hablado de nuevas estrategias, pero, por los resultados, parecen ser un fracaso

¿Y aquí en Lima?
Hay información de que algunos senderistas están tratando de reconstruir el Comité Metropolitano. Seguramente lo están haciendo algunos que han salido libres y a los que hay que hacerles un seguimiento especial para saber qué hacen, a qué se dedican.

Es que ellos jamás abandonaron sus ideas…
Cuando Guzmán fue presentado en la jaula dijo que él no renunciaba a su ideología, que esta no era la hora de confrontaciones armadas, sino de prepararse, a la espera de que el Estado se debilite para insurgir. Dijo que su captura era solo un recodo, un repliegue estratégico.


Fuente: El Comercio


Tags: sendero luminoso, ketin vidal, fujimori, montesinos, abimael guzman, perú, dincote

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com