contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 25 de enero de 2010

Bolivia: Cuatro a?os de cambio y de revoluci?n democr?tica y cultural

 

Por Adalid Cabrera Lemuz - ABI.- Cuando el presidente Evo Morales Ayma asumi? el mando de Bolivia el pasado 22 de enero de 2006, la oposici?n le daba pocas posibilidades de cumplir un a?o en el poder porque consideraba que su gobierno no estaba preparado para llevar adelante una gesti?n medianamente exitosa.

El propio jefe de Estado dijo en forma reiterada que la derecha esperaba un tropez?n del Ejecutivo para retomar el poder y en consecuencia las prebendas que hab?a acumulado a lo largo de las dictaduras militares y los gobiernos neoliberales que comenzaron a tambalearse al perder los comicios de diciembre de 2005.

Morales, un l?der ind?gena nacido en las huestes sindicales de los agricultores del tr?pico de Cochabamba, fue perfil?ndose poco a poco como el abanderado de un proceso de cambio que anhelaban los bolivianos cansados de la corrupci?n que desgranaban las dictaduras y los mandatos neoliberales generados en espurias alianzas tras el tel?n congresal.

Morales gan? las elecciones de 2005 con una votaci?n r?cord del 53,8 por ciento que le permiti? asumir el poder sin necesidad de requerir el apoyo condicionado de grupos de derecha en el Poder Legislativo.

Pese a ello, la oposici?n siempre permaneci? en espera de un error de Morales y de su Gobierno para gestar asonadas golpistas, no tanto en los cuarteles, una vez que las Fuerzas Armadas se declararon defensoras de la Constituci?n, sino en regiones que estaban bajo el control de grupos de poder econ?mico que se codeaban en el pasado con el poder central.

De esa manera, esos sectores opositores generaron en 2008 un refer?ndum revocatorio convencidos de que el pueblo iba a votar en contra del Presidente, pero contrariamente el respaldo fue a?n mayor, lo que coloc? en entredicho su poder en las regiones, debido a que algunos de sus prefectos afines, como los de La Paz y Cochabamba, Jos? Luis Paredes y Manfred Reyes Villa, tuvieron que dejar esos cargos al no recibir el suficiente voto de la poblaci?n.

El Primer Mandatario sali? fortalecido de la consulta plebiscitaria, pero no qued? libre de la conspiraci?n surgida en grupos de poder de los departamentos de la denominada Media Luna (Santa Cruz, Beni, Tarija y Pando) que gestaron jornadas de violencia destinadas a desestabilizar no solamente al Gobierno, sino a la democracia.

La violencia alcanz? su punto culminante en septiembre de 2008 en el departamento de Pando donde fueron masacrados m?s de una decena de campesinos a manos de grupos de paramilitares que respond?an al mando del entonces prefecto de ese departamento, Leopoldo Fern?ndez. El ?nico pecado de esa marcha campesina era reunirse y analizar sus reivindicaciones agrarias, lo que les vali? el odio de los latifundistas asentados en ese departamento amaz?nico.

Peor a?n, el Gobierno denunci? que no solamente grupos nacionales estaban implicados en la conspiraci?n, sino que estaban respaldados por la embajada de Estados Unidos en Bolivia, por lo que, ante la fuerza de las evidencias, el Presidente declar? persona no grata al jefe de esa misi?n, Philip Goldberg, quien tuvo que salir de Bolivia en octubre de 2008 seguido por los agentes de la Direcci?n Anti Droga (DEA) de ese pa?s.

En estos cuatro a?os en el Gobierno, el presidente Morales sorte? una serie de obst?culos originados en grupos pol?ticos neoliberales y latifundistas nacionales, pero tambi?n desde el exterior presiones para inmiscuirse en la pol?tica interna. Ese es el caso de la decisi?n de la administraci?n de Estados Unidos que lleg? a cuestionar la nueva Constituci?n Pol?tica del Estado aprobada por una mayor?a abrumadora de ciudadanos.

Para intensificar la presi?n, la Casa Blanca en Washington suspendi? los programas de liberaci?n arancelaria para un conjunto de productos nacionales bajo el pretexto de que Bolivia no cumpl?a con su responsabilidad en la lucha contra las drogas.

La respuesta de Morales no se dej? esperar con n?meros sobre el cumplimiento boliviano de las metas de erradicaci?n de cultivos de hojas de coca y la intercepci?n r?cord de cargamentos de droga con dr?sticas sanciones para sus infractores.

En estos cuatro a?os, el Jefe de Estado ha vencido cinco consultas electorales desde diciembre de 2005, ya sea elecciones generales (2005 y 2009), elecci?n de la Asamblea Constituyente (2006), refer?ndum revocatorio (agosto de 2008), y el refer?ndum Constitucional que aprob? la nueva Carta Magna para refundar Bolivia en enero de 2009.

Esas victorias han significado contundentes derrotas a la oposici?n que se ratificaron en las recientes elecciones generales del 6 de diciembre de 2009 en las que el presidente Morales fue reelegido por el voto de 64,22 por ciento de los ciudadanos.

Sin embargo, para alcanzar ese apoyo Morales y su Gobierno desarrollaron una gesti?n de cumplimiento con  las reivindicaciones del pueblo.

Inicialmente dieron curso a una Asamblea Constituyente para que elabore una nueva Constituci?n Pol?tica del Estado que surja del pueblo y no de los escritorios de los grupos de poder econ?mico y de la democracia.

Igualmente cumpli? con el objetivo de recuperar los recursos naturales patrimonio del pueblo a trav?s de la nacionalizaci?n de los hidrocarburos y de las telecomunicaciones.

De esa manera dio fin con el programa de "capitalizaci?n" de empresas estatales dispuesto en 1997 por el gobierno del entonces presidente y millonario empresario minero Gonzalo S?nchez de Lozada que entreg? el patrimonio estatal en los sectores de los hidrocarburos, electricidad, telecomunicaciones y transportes a?reos y ferroviarios a empresas trasnacionales.

Una vez recuperados los hidrocarburos, Bolivia comenz? a recuperar su econom?a para que "la plata que es del pueblo vuelva al pueblo", como manifest? el Primer Mandatario.

Los resultados son claros porque la nacionalizaci?n de los hidrocarburos gener? para Bolivia m?s de 5.000 millones de d?lares con tendencia a crecer con las inversiones que se inyectar?n desde 2010 para la industrializaci?n del sector.

Igualmente la miner?a produjo para las arcas estatales otros 5.000 millones de d?lares y el sector que hab?a sido desahuciado por los gobiernos neoliberales volvi? a constituirse en un factor vital del desarrollo al aportar con el 8,6 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB).

En estos cuatro a?os de gesti?n, la administraci?n del sector de electricidad implic? ahorro, rebaja de tarifas y recuperaci?n del control estatal en el rubro con un beneficio para el pueblo.

Una de las viejas luchas de los pueblos por la tierra y el territorio comenz? a lograr desde 2006 avances puntuales al ser saneadas y tituladas 26 millones de hect?reas.

El pueblo vot? en un refer?ndum contra el latifundio, lo que fue acatado por el Ejecutivo con el objetivo de que el pueblo no solamente debe elegir a sus autoridades en  las urnas, sino trazar pol?ticas.

Otro de los problemas que afecta a Bolivia igualmente comenz? a mostrar visos de soluci?n al generar mecanismos para la creaci?n de 124.000 empleos a trav?s de actividades fomentadas por el Banco de Desarrollo Productivo (BDP) y otras actividades.

Morales ha predicado con el ejemplo para que los bolivianos sumen sus fuerzas para promover el desarrollo. Para nadie es un secreto que las jornadas diarias del Presidente se extienden hasta 18 horas al servicio del pa?s, adem?s ha cambiado el criterio de que el gobernante debe servirse del poder para convertirse en un servidor de la sociedad.

Morales ha reiterado la necesidad de integrar cada vez m?s al pa?s a trav?s de carreteras, por lo que se construyeron 276 kil?metros de carreteras por a?o.

El Mandatario ha anotado que no solamente debe prestarse atenci?n al desarrollo econ?mico, si es que no genera el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, por ello impuls? programas de salud y de educaci?n que muestran ya sus resultados.

Uno de esos programas es el programa de alfabetizaci?n "Yo si puedo" con la cooperaci?n de los gobiernos de Cuba y de Venezuela que permitieron liberar a Bolivia de ese flagelo al ense?ar a leer y escribir a 829.101 compatriotas.

De acuerdo con los informes oficiales, en  estos cuatro a?os se han entregado 1.450 infraestructuras educativas para sentar las bases de una educaci?n de calidad para que las futuras generaciones tomen a su cargo una eficiente y responsable conducci?n del pa?s.

El programa de educaci?n impulsado por el Ejecutivo busca promover la permanente capacitaci?n de los educadores a fin de que vuelquen sus conocimientos a favor de los estudiantes en el marco de la revoluci?n democr?tica y cultural.

Otro de esos programas en el sector de salud es la Operaci?n Milagro donde una misi?n de m?dicos cubanos lleg? a atender gratuitamente 30 millones de consultas y efectuar casi medio mill?n de operaciones de la vista en el pa?s, no solamente para bolivianos, sino en forma solidaria a ciudadanos de pa?ses fronterizos.

El programa de atenci?n sanitaria con la cooperaci?n internacional ha permitido equipar hasta 43 hospitales bolivianos de segundo nivel con una atenci?n permanente a ciudadanos de ?reas rurales y urbanas.

Bajo el concepto de que el agua es un derecho humano, el Gobierno de Morales ampli? los servicios de agua y saneamiento b?sico a 821.000 bolivianos m?s.

De acuerdo con informes de organismos internacionales, el programa de desarrollo econ?mico y social de Bolivia redujo en estos cuatro a?os en un seis por ciento la pobreza.

La generaci?n de recursos econ?micos en el sector petrolero promovi? que el Gobierno lleve adelante una serie de programas de alcance social, como la creaci?n de los Bonos Dignidad, Juancito Pinto y Juana Azurduy de Padilla.

Mediante el Bono Dignidad, destinado a ciudadanos y ciudadanas de la tercera edad mayores a los 60 a?os, se ha beneficiado a 687.000 bolivianos.

El Bono Juancito Pinto ha llegado a 1,8 millones de estudiantes del primero al octavo a?o con una inversi?n de 54 millones de d?lares para atender la demanda. El objetivo del Bono es evitar el ausentismo y abandono escolar.

El Bono Juan Azurduy de Padilla asiste en la actualidad a 400.000 mujeres embarazadas y ni?os en cumplimiento de los mandatos de la nueva Constituci?n Pol?tica del Estado que dice que "las mujeres tienen derecho a la maternidad con una visi?n y pr?ctica intercultural y tienen  el derecho de recibir protecci?n del Estado durante el embarazo, parto y en el per?odo prenatal y postnatal.

Este bono tiene como uno de sus objetivos disminuir los niveles de mortalidad materno-infantil. El presidente Morales record? que ese problema lo sufri? su familia, una vez que cuatro de sus hermanos murieron por la crisis econ?mica que afectaba a su familia.

En el campo econ?mico, en los ?ltimos cuatro a?os no se produjo un d?ficit fiscal y al contrario hubo un super?vit, adem?s de que las reservas internacionales se incrementaron en ese per?odo de 1.500 a 8.500 millones de d?lares y la inversi?n p?blica de 600 a 1.800 millones de d?lares y probablemente hasta 2.000 millones anuales.

Otro de los datos positivos es que la deuda externa se redujo de 4.000 millones a unos 2.400 millones de d?lares.

De acuerdo con los datos oficiales, en estos cuatro a?os se ha registrado un incremento salarial del 47 por ciento;

Fuente: Bolivia: Cuatro a?os de cambio y de revoluci?n democr?tica y cultural. ? El Flagelo de lo Correcto


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com