contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 22 de enero de 2010

Yemen ?la guerra de ma?ana?

La Rep?blica de Yemen, la ?nica rep?blica existente en la Pen?nsula Ar?biga, est? acusada hoy de ser fuente de grupos terroristas que combaten al gobierno pro saud?, y pro norteamericano. En estos d?as se habla insistentemente de que Estados Unidos, en colaboraci?n con el gobierno de Yemen, est? preparando el bombardeo de supuestos refugios de Al Qaeda en su territorio. El Premio Nobel de la Paz 2009, Barack Obama, pretende vengar as? el fallido intento de atentado a una aeronave el pasado 25 de diciembre.

Sin embargo, seg?n la cadena de televisi?n CBS. Estados Unidos ya hab?a bombardeado supuestas posiciones terroristas en territorio yemenita, antes de esa fecha. La televisora norteamericana revel? que los ataques del 17 y el 24 de diciembre contra supuestas posiciones de Al Qaeda en Yemen, que dejaron m?s de 60 muertos, fueron efectuadas por Estados Unidos. Una especie de venganza anticipada por lo que no lleg? a ocurrir.

La opci?n que maneja el Pent?gono sigue siendo por ahora en env?o de asesores, equipos y participaci?n en los bombardeos a?reos contra supuestas bases terroristas, descartando el desembarco masivo de tropas.

El pr?ximo 28 de enero, a iniciativa del primer ministro brit?nico Gordon Brown, Estados Unidos y la Uni?n Europea se reunir?n en Londres para debatir lo que denominan el combate al terrorismo en Yemen. La convocatoria sucede a diversos trascendidos en Washington de que el gobierno de ese pa?s prepara, en acuerdo con el gobierno de Yemen, un bombardeo masivo a bases de supuestos terroristas en ese pa?s.

La decisi?n, que fue presentada como una "respuesta" del presidente Barack Obama al fallido intento de atentado a una avi?n con destino a los Estados Unidos por su supuesto terrorista nigeriano que habr?a sido entrenado en Yemen, parece sin embargo seguir el libreto de una escalada militar organizada con m?s de un a?o de anticipaci?n.

Seg?n revel? hace unos d?as el diario ?The New York Times?, hace ya m?s de un a?os que agentes antiterroristas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) se encuentran en Yemen preparando el terreno para otra "guerra contra el terrorismo". Funcionarios estadounidenses prefirieron no comentar espec?ficamente el tema de la asistencia. Pero en septiembre el presidente Barack Obama envi? una carta a su par yemen?, Ali Abdullah Saleh, prometiendo ayudar al Gobierno a combatir el terrorismo, de acuerdo a la agencia estatal de noticias yemen? Saba.

El senador Joseph Lieberman, que preside la comisi?n de Seguridad Interna, dijo en ?Fox News Sunday? que Estados Unidos tiene una ?creciente presencia? en Yemen que incluye Operaciones Especiales, Boinas Verdes, y tareas de inteligencia. Lieberman, que recientemente visit? San?, la capital de Yemen, dijo que un funcionario estadounidense le dijo all? que ?Irak fue la guerra de ayer. Afganist?n es la guerra de hoy. Si no actuamos preventivamente, Yemen ser? la guerra de ma?ana?.

Pobre pero armado

Considerado el pa?s ?rabe m?s pobre, Yemen lleva adelante un ambicioso programa de modernizaci?n de sus fuerzas armadas. Seg?n estimaciones del Instituto Internacional de Estocolmo de Investigaci?n para la Paz (SIPRI) el costo de ese programa alcanzar? los 4.000 millones de d?lares. Actualmente los mayores proveedores de armas son por su orden, Rusia, China, Ucrania, Rep?blica Checa, Polonia, Italia y otras. Por otra parte, el pa?s recibe ayuda econ?mica y de asesoramiento de Estados Unidos, a trav?s de diversos programas como, Financiamiento Militar Exterior; Educaci?n y Entrenamiento Militar Internacional; No Proliferaci?n, Antiterrorismo y Eliminaci?n de Minas Antipersonal; y Combate a Armas de Destrucci?n Masiva. Tras el intento de atentado de la pasada navidad, por parte de un estudiante nigeriano que habr?a sido entrenado en Yemen -y ahora dicen reclutado en Londres-, la administraci?n de Barack Obama prometi? duplicar su ayuda militar para fortalecer al gobierno de su par yemen? Ali Abdullah Saleh.

El Departamento de Estado de Estados Unidos describi? a Yemen el pasado a?o, como un pa?s ?desesperadamente pobre? pero ?vital socio contra el terrorismo?. Por otra parte, otro de los principales socios norteamericanos en la regi?n, colabora en esa estrategia con sus petrod?lares. Seg?n inform? el peri?dico The New York Times, Arabia Saudita hab?a provisto unos 2.000 millones de d?lares en ayuda a Yemen el a?o pasado.

Tr?nsito del petr?leo

Yemen sigue siendo un punto de inter?s estrat?gico para las grandes potencias por su ubicaci?n en la regi?n de mayor reserva petrolera y adem?s controlar el Golfo de Ad?n y el acceso al Mar Rojo. En el mundo hay siete puntos de "estrangulamiento" estrat?gicos del tr?fico naviero de petr?leo, y el estrecho de Bab el Mandeb que separa a la pen?nsula ar?biga de Africa, y a Yemen de Eritrea y Djibuti, es uno de ellos. El cierre de este estrecho "podr?a impedir que los buques tanques procedentes del Golfo P?rsico lleguen al oleoducto de Suez/Sumed", alert? la Oficina de Informaci?n de Energ?a estadunidense en enero de 2008. Unos 3.3 millones de barriles de petr?leo pasaban cada d?a del a?o 2006 por Bab el-Mandeb con destino a Europa, EU y Asia. La militarizaci?n de las aguas del estrecho sumar?a otro eslab?n a la estrategia de dominaci?n del comercio mundial de oro negro y dar?a pie a represalias contra China y otros pa?ses asi?ticos si llegaran a portarse mal.

Al mismo tiempo, las potencias occidentales aseguran su presencia militar en la regi?n con barcos de guerra, con la excusa de combatir a los piratas somal?es en esas mismas costas.

Viejos amigos

Lo que no deber?a sorprender, por repetitivo, es que los terroristas de hoy en Yemen, fueron los protegidos de Estados Unidos y Arabia Saudita en los a?os 70, cuando combat?an las reformas "comunistas" de la entonces Rep?blica Popular de Yemen del Sur. Si, a diferencia de Corea y Vietnam, el comunista era el sur en ese pa?s divido por intereses coloniales desde muy temprano. El entonces "gobierno comunista" del sur aplic? la reforma agraria, desarroll? la industrializaci?n -lo poco que a?n queda en el sur como la refiner?a de Ad?n proviene de esa ?poca-, alcanz? el pleno empleo, concedi? el voto a la mujer y erradic? el analfabetismo.

Demasiada herej?a para el pa?s vecino del reino de Arabia Saudita, que comenz? a financiar cuanto grupo extremista isl?mico se manifestara partidario de derrocar a los infieles marxistas. M?s o menos el mismo argumento que llev? a Osama Bin Laden a combatir a los sovi?ticos en Afganist?n, con apoyo del gobierno Saudita y de la CIA norteamericana.

Mientras el sur emprend?a ese in?dito camino de independencia econ?mica y reformas sociales, el norte, constituido tambi?n como rep?blica, influenciado por militares pro nasseritas, se manten?a apegado al islamismo aunque los se?ores feudales y jefes de las tribus, verdadera garant?a de seguridad, reclamaba que el Estado se basara en la sharia, la ley isl?mica. Estos jefes tribales y se?ores feudales, por motivos religiosos mantienen estrechos v?nculos con Arabia Saudita, han presionado para volcar al gobierno hacia la alianza con ese pa?s y Estados Unidos.

Yemen, que seg?n algunos historiadores significa "a la derecha" y que destaca su ubicaci?n en relaci?n a la Meca -y por lo tanto afortunada por su ubicaci?n geogr?fica- no es un pa?s de grandes recursos econ?micos, pese a que desde los 80 han aparecido yacimientos petroleros que parece se agotar?n en unos 10 a?os, cuenta con reservas de gas natural, que no son tan importantes como se cre?a en un principio, y no alcanzar?n para sustituir las exportaciones de petr?leo.

Yemen, con 23 millones de habitantes, es hoy en el pa?s ?rabe m?s pobre, con un ingreso per c?pita de 890 d?lares anuales y con un futuro poco promisorio en explotaci?n de recursos naturales. Su mayor problema est? en la escasez de agua, que s?lo permite que menos del 2 por ciento de sus tierras sean f?rtiles para la agricultura, y que sumado al desmantelamiento de la reforma agraria impulsada por los socialistas en el sur, ha desatado verdaderas guerras por la posici?n de tierras y el vital l?quido.

Estudios hidrogr?ficos internacionales permiten establecer que Yemen puede convertirse en el primer pa?s del mundo en quedarse sin agua potable. Seg?n c?lculos de Naciones Unidas, la disponibilidad de agua en Yemen es de entre 100 y 200 metros c?bicos por persona y a?o, muy por debajo de la l?nea internacional de pobreza de agua, que es de 1.000 metros c?bicos. Adem?s, las reservas subterr?neas de agua se consumen m?s r?pidamente de lo que se reponen y, donde hasta hace no mucho se encontraban a apenas 20 metros de la superficie, ahora est? a 200 metros.

Para peor, una cuarta parte del agua existente se utiliza para regar los plant?os de qat (1), una hoja estimulante que se mastica como la hoja de coca. Otro aspecto destacado en la situaci?n es la constante injerencia de Arabia Saudita en la pol?tica yemenita. Cuando en 1991 Saddan Hussein invadi? Kuwait para anexar un territorio que sosten?a le pertenec?a a Irak, el gobierno yemenita de entonces no acompa?? las condenas internacionales. Como respuesta, Arabia expuls? de su territorio a unos 800.000 yemenistas que volvieron a su pa?s con lo puesto, y a complicar la d?bil situaci?n econ?mica.

M?s adelante Arabia Saudita fue enviando a Yemen a los guerrilleros que hab?an partido de ese pa?s para combatir a los sovi?ticos en Afganist?n. La alianza con Estados Unidos lo obligaba a deshacerse de esos combatientes, como tuvo que romper con Osama Bin Laden. A su vez, en Yemen se presentan tambi?n las disputas de las fracciones isl?micas. La poblaci?n del norte es mayoritariamente chiita, mientras que en el sur son sunitas. Por su parte el gobierno se acerca a Arabia Saudita, y al tiempo que combate los brotes separatistas del sur, tambi?n reprime a los sectores chiitas proiran?es.

Adem?s, las ventajas que hab?a adquirido el sur durante su etapa como rep?blica independiente, fueron borradas tras la reunificaci?n, y nuevos brotes cesionistas han comenzado a surgir. El gobierno central los reprime violentamente y ha militarizado la vida civil del sur. La presencia de Al Qaeda y la alianza del pa?s con Estados Unidos en la ?guerra contra el terror? contribuye tambi?n a dar carta blanca a las autoridades en la represi?n de todo tipo de disidencias. Por eso muchos sostienen que el gobierno, que combate a lo chi?tas proiran?es en el norte y a los separatistas en el sur, pretende utilizar la presencia de Al Qaeda para meter a todos en una misma bolsa y aprovechar la ayuda norteamericana para combatir en los tres frentes.

Seg?n algunos analistas, la constituci?n de la Rep?blica de Yemen, que se plante? como una alianza de los sistemas del Norte y el Sur, supuso en realidad un triunfo del sistema pol?tico del Norte, que las potencias occidentales apoyaban, frente al aislamiento del sur del Yemen con la ca?da del bloque sovi?tico. El Partido Socialista de Yemen, representante del Sur, fue progresivamente marginado a trav?s de diferentes enmiendas a la constituci?n, que buscaban la centralizaci?n del poder.

Este desequilibrio provoc? levantamientos que desembocaron en una guerra civil en 1994, que aviv? la desconfianza entre ambos sectores. El gobierno invadi? el Sur, donde se produjeron la mayor parte de los combates y las muertes, confisc? tierras propiedad de civiles y de miembros pol?ticos del sur, expuls? de sus puestos a cien mil civiles y militares sure?os, poniendo a norte?os en su lugar, cerr? medios de comunicaci?n del sur, y modific? los nombres de las calles por los de personalidades del norte.

Escrito por Ernesto Tamara/ Bar?metro internacional: [email protected]

(1) M?s conocida como catha o qat. Su principal ingrediente activo es la catinona. En ?frica, muchas personas mastican hojas frescas para hacer la vida un poco m?s agradable, y tambi?n es utilizada en varias ceremonias. El compuesto activo desaparece despu?s 48 horas, pero la catha seca mantiene calidades estimulantes: contiene tanina, tiamina, niacina, riboflavina y carotina, hierro y amino?cidos. Sus efectos son id?nticos a los de ephedra o de la anfetamina, e incluyen sensaciones de euforia, aumento del estado de alerta y de la concentraci?n, excitaci?n, confianza, simpat?a, satisfacci?n y flujo de ideas. La catha seca puede ser bebida en t?.

Fuente: elmercuriodigital.es


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com