contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 26 de julio de 2009

Espa?a: La nueva tendencia es mezclar todo tipo de estupefacientes en busca de la euforia total

Los j?venes mezclan la coca?na, con las drogas de dise?o y el alcohol  |  La abundancia y la crisis han abaratado los precios de todas las drogas de dise?o

Dice Rub?n que la guantera de su coche es como un kiosco, y que en ella hay muchas "golosinas" y "lacasitos".

Son los s?miles que este joven de 20 a?os de Valencia utiliza para describir el peque?o arsenal de drogas que transporta en su coche. "Tengo cristal y ?xtasis", anuncia al referirse a lo que ha comprado en compa??a de sus amigos; porque Rub?n no es un camello. Dice tambi?n que cerca de ?l, en otro coche, "hay toda la coca que quieras a 50 la papela (el gramo)" "Lo mejor, a?ade, es meterte un trif?sico -combinaci?n de varias drogas que suele denominarse puchero-, aunque te puede dar muy fuerte y bajas mal; mejor probar poco a poco".

Las drogas

?xtasis
Droga psicoactiva de origen sint?tico. Es estimulante. Se mezcla con coca?na. La pastilla vale 5 euros. Se mezcla con alcohol
Ketamina
Droga disociativa con potencial alucin?gena. Peligrosa. Se toma para bajar la euforia, Vale unos 20 euros el medio gramo
Cristal
Tipo de anfetamina muy popular. Se chupa en soluci?n granulada, pero se puede esnifar. Peligrosa. Vale 20 euros medio gramo
Hongos
De moda en fiestas "rave". Existen m?s de 70 variedades de hongos alucin?genos. Compran en internet
Seed
Droga sint?tica de la familia de las anfetam?nicas. Sustituta de la coca?na. Vale unos 10 euros el gramo
Coca?na
La m?s consumida. Si es de calidad cuesta unos 80 euros el gramo, pero ahora se puede comprar por 50

Es de madrugada y la escena tiene lugar en el aparcamiento de una discoteca de la mal denominada ruta del bakalao, en la antigua carretera del Saler, Valencia. "Aqu? va todo el mundo colgado, pero dentro de la disco si te ven tragar es muy chungo. Mejor aqu? fuera", concluye Rub?n, estudiante para ortodoncista. Alrededor, en otros coches, otros j?venes, de todas las edades y de ambos sexos, algunos con apariencia de ser menores de edad. hablan "del tema", de lo que llevan, de lo que se piensan tomar, acompa?ados de litros de alcohol ocultos en los maleteros. De los altavoces de estos veh?culos emana una m?sica estridente, potente, r?tmica. No es una exageraci?n. Porque no hay que esforzarse muchos para encontrar a alguien que tenga o te pueda vender algo de coca o una pastilla de ?xtasis.

En este caso La Vanguardia visit? la noche valenciana, pero Jos? Mar?a Benito, portavoz del Sindicato Unificado de la Polic?a (SUP), reconoce que "es una nueva tendencia, muy generalizada en Espa?a; la de consumo impulsivo y generalizado de estupefacientes entre los j?venes en las noches de fiesta.Muchos padres no saben qu? hacen sus hijos". Y es, adem?s, una tendencia barata; tanto que con unos 20 euros uno se puede garantizar medio gramo de cristal o unas rayitas de coca entre amigos o un poco de speed o varios gramos de marihuana; mientras que hace muy pocos a?os esto mismo te pod?a costar entre los 50 y 100 euros.

Benjam?n Climent, especialista en drogas emergentes y jefe de la Unidad de Toxicolog?a Cl?nica del hospital General Universitario de Valencia, confirma tambi?n que lo visto por este diario en dos recorridos nocturnos "no es una excepci?n valenciana". Advierte, en primer lugar, que en lo que a consumo de drogas nuevas se refiere "los m?dicos siempre vamos por detr?s; porque las modas cambian muy r?pido, y tambi?n lo que se toman los j?venes". Hablar con Benjam?n ayuda a comprender lo visto en las dos madrugadas.

En primer lugar, la coca?na ha inundado la noche. As? de sencillo. Los consultados dicen que es "m?s mala que antes"; hecho que confirma Benito al se?alar que "la que se vende est? muy cortada". Pero lo cierto es que ya no es una droga elitista, ni de yuppies; la toman j?venes de todas las clases sociales y de todas las edades. Adem?s, conseguirla es extremadamente sencillo y se combina con otras drogas. Te paran para ofrec?rtela.

"Lamentablemente existe la percepci?n en muchos j?venes de que la coca?na no es una droga peligrosa", se?ala Climent.

La segunda es que para muchos chavales una droga, excitante, alucin?gena, analg?sica, resulta mucho m?s barata que tomarse una bebida alcoh?lica dentro de una discoteca. "Aqu? te cobran siete euros por una copa cargada de hielo", apunta Vanesa, peluquera en paro, a las puertas de una discoteca ubicada en el centro de la ciudad. Para una noche loca, Vanesa dice que deber?a gastarse entre 30 y 50 euros en bebida. "Con 30 euros puedo tener pastillas para todo el fin de semana", afirma.

As? es. La abundancia, unida a la crisis econ?mica, ha provocado una reducci?n dr?stica de los precios.

La coca?na -Espa?a es punto de entrada de gran parte de la coca que se distribuye en Europa- llegaba a pagarse no hace mucho a entre 80 y 100 euros el gramo; pero ahora se puede conseguir por 50. La pastilla de ?xtasis se puede conseguir por entre 3 y 5 euros; aunque si compras un gramo de coca te la pueden regalar. Ahora, en las fiestas rave (no autorizadas) est?n de moda las setas alucin?genas que llegan desde ?msterdam (se compran por Internet), y tambi?n la ketamina, un fuerte analg?sico para animales que se puede adquirir por veinte euros medio gramo y que es muy peligroso.

Hay algunas a?n m?s fuertes como el GHB (Gamahidroxibutirato), mal llamada ?xtasis l?quido, conocida como "la droga de las violaciones". ?La raz?n?.
Es incolora e inodora, pero si se vierte en un vaso a alguien se le puede dejar K. O. y abusar sexualmente de esa persona. "Te puede provocar un coma", se?ala Climent. Tambi?n hay muchos tipos de anfetaminas; pero no se consume ni crak (muy extendido en EE. UU.), ni metanfetamina (muy peligrosa y muy consumida en Rusia) y apenas LSD. El consumo tambi?n ha cambiado. Ahora, reconoce Climent, "es todo m?s salvaje".

La noche debe iniciarse con euforia, con un buen "coloc?n" para meterse de lleno en la fiesta. Con el verano, estas se multiplican. Nada mejor que coca, ?xtasis, speed... Si la fiesta acaba hay que relajarse, porque hay que dormir o porque hay que ir a trabajar al d?a siguiente. Pero como no hay hero?na -"la gente ya no quiere pincharse", a?ade este facultativo-, los j?venes como Rub?n se toman un "trankimazim".

Otros apuestan por la ketamina; que produce en algunos el efecto de "tener otro yo"; y creerse estar fuera del cuerpo, e incluso convencerse de que se ha ido al lavabo cuando uno ya se lo ha hecho todo encima. Y una gran mayor?a apuestan por el porro; socialmente muy aceptado, barato, que es, adem?s, una de las pocas drogas que a?n crean ambiente de grupo; se lo pasan de uno a otro. Un amigo de Rub?n, que no da su nombre, dice que si liga dentro de la discoteca chupa cristal, porque en las discotecas se vigila mucho lo de esnifar en los lavabos o en los rincones.

Por eso se mete la bolsita de cristal en el bolsillo, mete el dedo de cuando en cuando, y se lo pone en la boca.

Suficiente. El coloc?n est? garantizado. Jos? Mar?a Benito se?ala sobre las drogas sint?ticas que "se fabrican en cualquier lado; es dif?cil perseguir el menudeo". Por el contrario, el esfuerzo de la Polic?a est? en "localizar los precursores, los componentes base, para evitar la producci?n masiva de estas drogas".

Climent a?ade que es muy complejo precisar el impacto de estas drogas, de acertar en lo que un joven ha tomado cuando llega al hospital. "Pocas veces te dicen la verdad", concluye. Rub?n lo explica: "la clave est? en no pasarte; porque si te pasas se van a enterar". ?Cu?l es el l?mite? No hay.

Fuente: La Vanguardia


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com