contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Jueves, 16 de julio de 2009

Bolivia-EEUU: En punto de colisi?n

bandera_bolivia

LA PAZ (IPS) - Las diferencias sobre las inversiones extranjeras y sobre el cultivo de la hoja de coca amenazan con una colisi?n temprana entre los gobiernos de Evo Morales y Barack Obama.

Washington quebr? las esperanzas del primer presidente ind?gena de Am?rica del Sur al no renovar esta semana los beneficios de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicaci?n de Drogas (ATPDEA, por sus siglas en ingl?s).

El anuncio represent? un fuerte portazo al inter?s boliviano de restaurar plenamente las relaciones diplom?ticas con Washington, luego de que Morales expulsara el 10 de septiembre de 2008 al embajador Philip Goldberg, del gobierno de George W. Bush (2001-2009), en medio de acusaciones de conspiraci?n.

Tres meses despu?s y poco antes de dejar la presidencia, Bush orden? la suspensi?n de los beneficios de la ATPDEA "por la falta de cooperaci?n de Bolivia con Estados Unidos en la lucha antidrogas", aunque dej? abierta una posibilidad de revertir la medida el 1 de este mes.

Pero Obama tom? la posta y neg? la reposici?n de las preferencias comerciales, haciendo que Morales se replegara aun m?s firmemente en sus posiciones de izquierda contrarias al capitalismo, modelo al que ha vuelto a se?alar como "salvaje e inhumano".

Hasta el a?o pasado, empresarios destacaban que la ATPDEA permit?a exportaciones por 250 millones de d?lares libres de aranceles a Estados Unidos, pero Morales ha salido al cruce y asegura que el monto no pasa de 10 por ciento de ese monto.

El mandatario minimiza esa cifra frente a los casi 7.000 millones de d?lares en exportaciones registradas en 2008, un r?cord para una econom?a con un producto interno bruto de 17.000 millones de d?lares.

No obstante, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior reiter? la importancia de hacer negocios con la principal econom?a del mundo, y alert? que habr? una p?rdida de 40.000 empleos directos e indirectos por la suspensi?n de las preferencias, as? como un impacto en unas 120.000 personas dependientes de los obreros empleados por la industria manufacturera.

Pero en el ?mbito de la "revoluci?n democr?tica y cultural" del presidente Morales, el rechazo de Obama tiene un significado pol?tico m?s que econ?mico: es una cuesti?n de dignidad.

"La dignidad de Bolivia no cuesta 25 millones de d?lares", respondi? Morales a Washington, que tambi?n cuestion? sus pol?ticas referidas a la producci?n de coca (materia prima de la coca?na) y a la nacionalizaci?n de recursos.

Visto en este contexto, la suspensi?n de las preferencias comerciales parece transformarse una suerte de sanci?n al fundamento ideol?gico del gobierno izquierdista instalado en este pa?s en enero de 2006, tras 20 a?os de administraciones inclinadas a la apertura plena de mercados e inversiones extranjeras.

Bolivia aspiraba a cambiar el tradicional modelo de relacionamiento diplom?tico con una base de respeto mutuo y cooperaci?n horizontal, pero hoy ese intento se ha congelado.

Hasta ahora, Morales se jacta de haber presionado con ?xito a empresas extranjeras para que modificaran 41 contratos de explotaci?n de petr?leo y gas natural, e incrementar sus contribuciones impositivas.

El aumento de los ingresos de 180 millones a cerca de 2.000 millones de d?lares anuales por las exportaciones de gas natural ha fortalecido al Estado que ahora apoya con una bonificaci?n a ancianos, escolares y madres en estado de gestaci?n.

En c?rculos de la canciller?a boliviana se impone la idea de mostrar autosuficiencia financiera, aun en tiempos de baja cotizaci?n internacional del petr?leo, y de declarar superado el temor a cercos o vetos de la cooperaci?n externa por parte de Estados Unidos.

Hoy el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporaci?n Andina de Fomento, as? como fuentes bilaterales, mantienen activas sus l?neas de respaldo a proyectos de infraestructura y sociales.

Las 29.500 hect?reas de hojas de coca que convierten a Bolivia en un potencial productor de 130 toneladas de coca?na son un gran punto de divergencia con Washington.

Morales, quien surgi? de las bases de los cultivadores de coca y es a?n l?der de seis organizaciones en la zona semi-tropical del Chapare, concedi? a cada afiliado el derecho de plantar una superficie de 40 por 40 metros del vegetal (cato), aunque hoy no esconde su preocupaci?n por el incremento descontrolado de la producci?n.

Cuestionado por sus opositores debido a la flexibilidad con el sector cocalero convertido en base movilizada, basti?n ideol?gico y de clase, Morales conf?a en un auto control (control social) para evitar un desborde de la hoja de coca y su masivo desv?o al narcotr?fico, estrategia que no satisface a Washington.

Las esperanzas de un acercamiento entre Washington y La Paz con el ascenso de Obama, anunciado por observadores pol?ticos, parecen haberse derrumbado.

Todo anuncia la continuidad de una dif?cil relaci?n diplom?tica, con el tema de la producci?n de la coca en el centro.

La se?al de Obama es clara. No pactar? acuerdos comerciales con un pa?s que produce coca, aunque Bolivia sea el tercer productor de estupefacientes, despu?s de Colombia y Per?, ambos firmes socios de Washington en temas comerciales y pol?ticos.

La condici?n de desventaja en que se ha colocado Bolivia se consolid? en la semana en que Caracas y Washington han intercambiado embajadores.

(FIN/2009)

An?lisis de Franz Ch?vez

Fuente: BOLIVIA-EEUU: En punto de colisi?n | CostaRicaHoy.Info


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com