contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 06 de abril de 2009

Omar Chehade: Fujimori est? chantajeando a los jueces

 
(1) Omar Chehade, ex jefe de la Unidad de Extradiciones de la Procuraduría, analiza el caso Fujimori. (2) El ex dictador Fujimori sabe que le espera una condena por los delitos cometidos en su régimen. (3) García nunca movió un dedo para que Fujimori sea extraditado desde Chile.

Como jefe de la Unidad de Extradiciones de la Procuraduría Anticorrupción, Omar Chehade tuvo un rol protagónico en la extradición de Fujimori desde Chile.

Ahora que está muy cerca la sentencia al ex gobernante por violaciones a los derechos humanos, Chehade analiza los cargos contra el ex dictador y los argumentos de su defensa. También comenta el alegato final del acusado.

Unos meses después de lograr la extradición, Chehade renunció a la Procuraduría. En esta entrevista asegura que sufrió las represalias del gobierno de Alan García por haber traído a Fujimori al Perú para que sea juzgado y que por eso tuvo que renunciar.

-¿Fujimori ha buscado presionar al tribunal con las constantes referencias en su alegato al supuesto respaldo popular a su movimiento político y a la posibilidad que su hija Keiko sea presidente?

-Estoy convencido que Fujimori sabe que va a tener una condena severa y uno de los objetivos de su discurso ha sido presionar a los jueces para que le den una pena menor a la que merece. Fujimori les ha dicho a los jueces que están frente a un ex presidente que todavía tiene una popularidad grande y que deben tener cuidado de ponerle una pena grave, porque su familia puede regresar al poder y ellos la pasarían muy mal. Eso es un chantaje al tribunal.
Otra forma de presionar al tribunal ha sido decir que si él es condenado también deben condenar a García por determinados operativos antisubversivos. Con eso Fujimori también busca presionar a sus socios estratégicos, el presidente García y el Partido Aprista, para que intercedan ante el tribunal a su favor…

-¿Cree que hay presiones del gobierno a favor de Fujimori?

-Creo que hasta ahora no hay esas presiones. Pero yo he estado dentro de las entrañas de este gobierno y conozco bien a sus funcionarios, por lo que no me sorprendería que ante el embate de Fujimori, el presidente García, por miedo o por estrategia política, intente presionar al tribunal en estas últimas horas para favorecer a Fujimori y para que más adelante él no se vea envuelto en una acusación parecida.

-¿El tribunal puede ceder a las presiones?

En el caso de César San Martín estoy seguro que no cederá a las presiones. De los otros dos magistrados no lo sé. Dependerá del temple que tenga cada uno.

-¿La culpabilidad de Fujimori está demostrada en un nivel de certeza absoluta?

-En la imputación de la autoría mediata, en la que se dice que Fujimori tenía el dominio el hecho y dirigía una política de guerra sucia, un terrorismo de Estado, me parece que sí hay una certeza absoluta de su culpabilidad…

-Fujimori y su abogado alegan que no hay pruebas contundentes para una condena.

-Es absurdo pensar que existan órdenes escritas para matar. En un caso como este no se requieren ese tipo de pruebas directas. Tenemos el antecedente de la sentencia a Abimael Guzmán, que ha sido condenado como autor mediato de los crímenes cometidos por Sendero Luminoso por ser la cabeza de esa organización criminal.

No hay ninguna orden firmada por Guzmán para que se cometan crímenes, ni ningún testigo que lo haya escuchado directamente ordenar asesinatos. También está el caso de Argentina, donde las juntas militares fueron condenadas sin una prueba directa, sino por los indicios concomitantes que llevaron a la conclusión que los miembros de esas juntas militares habían aplicado una política de Estado de guerra sucia. Fujimori, como Videla, es responsable de los crímenes cometidos en el marco de la guerra sucia aplicada en su gobierno, aunque no haya sabido los detalles de cada operativo criminal.

-¿Cuáles son los principales indicios de que Fujimori dirigió una política de guerra sucia?

-He contabilizado más de veinte testimonios que incriminan a Fujimori. Están los testimonios del general Hermoza Ríos, que responsabilizó a Fujimori de todas las acciones contrasubversivas; de Montesinos, que ante una comisión del Congreso dijo que todas las órdenes salían de Fujimori; de Martin Rivas, que en una entrevista grabada cuando estaba en libertad reveló que las acciones del “Grupo Colina” eran parte de una política de Estado de guerra sucia implementada por el gobierno de Fujimori; del general Rodolfo Robles, quien ha incriminado directamente a Fujimori; de Máximo San Román, que declaró que le enseñó a Fujimori dos oficios secretos que incriminaban al “Grupo Colina” y a Montesinos en la matanza de “Barrios Altos” y que ante eso Fujimori no hizo nada. También están los testimonios de seis o siete miembros del “Grupo Colina” que sindican a Fujimori. Además están la felicitación y los ascensos a los miembros del “Grupo Colina”, ascensos que se dieron después de las matanzas de “Barrios Altos” y “La Cantuta”; la ley de amnistía; los documentos desclasificados de la CIA que revelan que Fujimori aplicó una guerra sucia.

-Fujimori ha reconocido los crímenes del “Grupo Colina”, pero asegura que fueron excesos ajenos a su control.

-Eso es falso. Lo que hubo fue una política sistemática de violar los derechos humanos, por eso se dio el golpe de Estado de 1992 y se destruyeron las instituciones democráticas y fiscalizadoras. Fujimori centralizó todo el poder. No sólo son los crímenes de “Barrios Altos” y “La Cantuta”, también están la matanza del penal “Castro Castro”, el asesinato de Pedro Huilca, los centenares de muertos en la Universidad Técnica del Callao, los desaparecidos de la Universidad del Centro de Junín. El pez por la boca muere. Y eso le ha pasado a Fujimori cuando dijo en su alegato que en su gobierno se aplicó una guerra de mensajes psicológicos. Los mensajes psicológicos eran parte de la guerra sucia. Los asesinatos del “Grupo Colina” eran mensajes psicológicos al terrorismo.

-Fujimori argumenta en su defensa que él no daba órdenes militares.

-En mayo de 1992 Fujimori dirigió personalmente desde un helicóptero el operativo militar en el penal “Castro Castro”, que terminó con la ejecución de 42 senderistas, que eran feroces genocidas, pero tenían derecho a la vida y a un juicio justo, porque sino caemos en la ley de la selva. En la operación “Chavín de Huántar”, Fujimori dio la orden para que se inicie el operativo militar. Estos dos casos desmientan esa tesis de que Fujimori no daba órdenes militares. Fujimori tiene más responsabilidad que quienes dispararon.

-¿Está convencido que Fujimori va a ser declarado culpable?

-Sí. Creo que debe ser condenado por dirigir una política de Estado de guerra sucia y por eso debería recibir la pena máxima de 30 años. Pero, en el peor de los casos para el Estado peruano y en el mejor de los casos para Fujimori, existe la posibilidad que el tribunal solamente lo condene por el delito de omisión impropia por haber encubierto las matanzas de “Barrios Altos” y “La Cantuta”.

Si se da este segundo caso, sería condenado a una pena menor, que podría ser de 20 años. Yo espero que reciba una condena de 30 años.

“Alan García no quería la extradición de Fujimori”

-¿Diría que Fujimori ha podido ser extraditado y juzgado a pesar del gobierno de García?

-El gobierno de García jugó en contra de la extradición de Fujimori. No tuvimos ningún apoyo del gobierno para lograr la extradición. Cuando se estaba por definir la extradición de Fujimori yo recibí muchas presiones para no declarar sobre el caso. Nosotros nos cuidábamos mucho, porque sabíamos que todo lo que le pudiéramos revelar a los funcionarios del gobierno, incluida la propia ministra de Justicia, podía llegar a Fujimori. Estoy convencido que el gobierno no quería la extradición.

-¿Cómo reaccionó el gobierno cuando se obtuvo la extradición de Fujimori?

-Yo sufrí represalias del gobierno por haber obtenido la extradición de Fujimori. La represalia mayor fue amordazarme. Por eso renuncié. Todo mi equipo fue destituido y el gobierno desmontó la Unidad de Extradiciones de la Procuraduría.

-La ministra de Justicia, Rosario Fernández, ha dicho que es falsa la denuncia que usted ha hecho de haber tenido que renunciar porque fue amordazado para que no hable sobre el caso Fujimori.

-Yo ratifico mi denuncia que la ministra Fernández impidió que la prensa me entreviste sobre las declaraciones que Máximo San Ramón hizo en el juicio, las que inculpaban a Fujimori. Por eso renuncié. La ministra debe explicar por qué en la Procuraduría actual nadie habla. La ministra ha dicho que no ha existido la Jefatura de Extradiciones, cargo que yo ejercí, lo que es una mentira flagrante. Si miente en algo así, cómo no esperar que mienta en lo otro.

Por Carlos Noriega
Entrevista

Fuente: La Primera


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com