contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Jueves, 02 de abril de 2009

Per?: Caradura, Fujimori no se arrepiente

Omar Chehade, el hombre que lo trajo de Chile, dijo que ex dictador reconoció por primera vez que aplicó la guerra sucia contra el terrorismo.

Caradura, Fujimori no se arrepiente
(1) Muy nervioso, en momentos alterado, Fujimori repitió guión de Nakazaki. (2) Para Nakazaki el ex dictador estuvo bien.

DETALLE

La audiencia Nº 159 del juicio a Fujimori comenzó con 15 minutos de retraso porque médicos del Instituto de Medicina Legal lo examinaron para verificar una subida repentina de su presión arterial, lo que casi puso en riesgo el inicio del alegato del ex dictador, quien, carente de argumentos jurídicos para defenderse, optó por alardear los supuestos logros políticos de su gestión.

El ex dictador Alberto Fujimori inició ayer su autodefensa, la que convirtió en una especie de show mediático y arenga política, en la que llegó a proclamar a sus hijos Keiko y Kenji como continuadores de lo que considera su “legado”; empeño en el cual ignoró la exhortación del presidente de la Sala Penal Especial, César San Martín, a referirse a los hechos materia del juzgamiento: dos masacres (15 muertos en Barrios Altos y 10 en La Cantuta) y dos secuestros (el periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer).

El reo, que no dijo nada nuevo, posó para las cámaras cada vez que quiso y en su discurso no faltaron las frases, en su característico tono chillón, “soy inocente” y “yo salvé al Perú”, a las que añadió “no me arrepiento”, y trató de parecer ingenuo y hasta pasar como víctima, tal como adelantó ayer LA PRIMERA.

No me arrepiento

Dijo con cinismo que no se arrepiente de haber emprendido una política de pacificación, en la cual fueron cometidos los crímenes por los que se le acusa.

Argumentó que su política de pacificación buscó “salvar al Perú, incluso poniendo en peligro mi propia vida”, como si se tratase de la labor de un Mesías. “Transcurridos los años puedo decir sin ningún apasionamiento, pero con total convicción, que mi estrategia de pacificación fue la correcta. ¡No me arrepiento! No me arrepiento de haberla llevado adelante. La estrategia de pacificación me enorgullece (&hellipGui?o. Me dolió en el alma que un grupo de militares hiciera esta maldad, en La Cantuta, contra la comunidad universitaria con la que estaba tan cercana.

Era una política limpia que jamás incluyó la guerra sucia”, sostuvo, apretando con fuerza un vaso con agua que su abogado César Nakazaki llenaba cada cierto tiempo.

Se limpia

Además, calificó como “excesos aislados” los hechos criminales que se produjeron durante su gobierno, los cuales, aseveró, eran ajenos a su directiva de luchar contra la subversión.

Antes del inicio de su intervención, el juez San Martín le advirtió que se limite a hablar sobre los temas que son materia de juzgamiento, pero esto no fue cumplido en lo más mínimo. Aunque comenzó su discurso sin sobresaltos, en la segunda parte de su intervención el ex dictador mostró dotes histriónicas. Levantó los brazos, alzó la voz, siguió tomando agua y saludó a su tribuna, donde estaba presente la plana mayor del fujimorismo, desde Keiko y casi todos los congresistas de su bancada hasta el ex ministro Jaime Yoshiyama, condenado por el Poder Judicial por golpista.

“El Perú se había convertido en un país paria, había sido declarado inelegible como sujeto de crédito, estaba quebrado, nadie nos daba un centavo, no podíamos comprar armamento, medicinas ni maquinaria ni contaba con el presupuesto necesario para enfrentar al terrorismo. Ese fue el Perú que recibí cuando asumí la presidencia en 1990”, dijo.

Lanzó a Keiko

Tampoco desaprovechó la ocasión para anunciar que, más allá de la condena que el tribunal le imponga, sus hijos Keiko y Kenji continuarán su “legado” y con esto les dio el espaldarazo para iniciar la campaña presidencial rumbo al 2011. Incluso se atrevió a mandar un mensaje a los jueces: “con su sentencia el tribunal se someterá al juicio de la historia. Sólo espero que quienes me sentencien sepan comprender que vivíamos en un infierno, en tiempo de atentados (&hellipGui?o. La historia terminará reconociéndome”.

Luego remarcó que a lo largo de su gestión viajaba mucho y supervisaba que los lineamientos emitidos sean cumplidos a cabalidad. “Yo siempre he sido, y soy, un hombre de acción”, añadió.

Más mentiras

Pero Fujimori también recurrió a la mentira. Dijo que trabajó en defensa de personas que fueron amenazadas y asesinadas por terroristas en el interior del país; mencionó el caso del empresario Hugo Rivera, esposo de la congresista Luisa María Cuculiza, supuestamente liquidado por miembros de Sendero Luminoso. Y Cuculiza lloró al recordar el episodio. Sin embargo, lo cierto es que una investigación policial reveló que el autor de la muerte fue un demente y no el grupo terrorista.

Mientras tanto, en otro ambiente de la sede de juzgamiento de la Dinoes, Salomé Ybarguen, la anciana conocida como la “brujita del chino”, hacía votos para que su líder no dé un traspié. Pero los argumentos de Fujimori fueron tan endebles que la “brujita”, impotente, arremetió verbalmente contra Raida Cóndor, madre de Armando Amaro Cóndor, uno de los estudiantes de la Universidad La Cantuta secuestrados y asesinados. “¡Oiga, qué tanto reclama, esos muertos fueron terrucos!”, gritó fuera de sí la mujer, ante la sorpresa de los presentes.

Fujimori dijo también que sus detractores nunca creyeron que iba a regresar al Perú. “Sé que fue una decisión que nadie imaginó. Pensaban que me había refugiado en Japón, pero aquí estoy; jamás se me cruzó por la cabeza desvincularme del Perú. Tomé la decisión de volver; no viajé a Chile por causa del azar, sino que fue una decisión pensada y madurada, regresé por mi propia cuenta y no me arrepiento”, señaló, obviando que no volvió a Lima “por su propia cuenta” sino que fue extraditado el año 2007 desde Chile.

Después de 50 minutos de declaraciones, el ex dictador sostuvo, para sorpresa de muchos, que en el Perú nunca hubo un conflicto interno. Mañana viernes se realizará la última audiencia, la Nº 160, del juicio contra el ex dictador y luego sólo quedará esperar la lectura de la sentencia del tribunal.

Por Marcelo Puelles
Redacción

Fuente: La Primera


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com