contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009

Hugo Blanco: Lucha Ind?gena por la Humanidad

EL “PROGRESO”

La gente busca “progresar”, tener luz eléctrica, teléfono fijo y celular, coche individual, televisor, computadora, refrigeradora, cocina eléctrica, garaje con puerta automática, ascensor, etc.

El problema es que lograr eso para millones de personas está provocando un gran deterioro de la naturaleza por el calentamiento global y otras múltiples formas de ataque al medio ambiente: Uso de agroquímicos, envenenamiento de aguas y tierra por la extracción de minerales e hidrocarburos, desechos fabriles que van a los ríos y mares, perforación de la capa de ozono de la atmósfera, depredación de la selva, etc.

Todo esto llevará al exterminio de nuestra especie en menos de un siglo.

LA LÓGICA CAPITALISTA

El mundo está gobernado por grandes empresas multinacionales cuyo objetivo es ganar la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible, no interesa el deterioro de la naturaleza que eso provoque ni la cantidad de gente que sufra por ello.

Por ejemplo “la agricultura moderna” que da más ingresos económicos a las compañías, mata la naturaleza y perjudica la salud humana:
Monocultivo en grandes extensiones, año tras año la misma variedad de la misma especie, lo que requiere uso de agroquímicos (abonos, insecticidas, herbicidas). Eso mata el suelo, pero no importa, pues luego la multinacional dejará ese suelo y ocupará otro en el mismo país o en otro, en el mismo continente o en otro. El uso de transgénicos o de semillas “terminator” que se reproducen por única vez, perjudica a las personas pero beneficia a las compañías.

Algo parecido sucede con la carne producida para el mercado, con la “elaboración civilizada de alimentos”, con la “atención a la salud” por el mercado, etc.

Esa política favorece a una ínfima cantidad de personas y perjudica a toda la humanidad.

Para sostenerla cuentan con los gobiernos y todo el aparato estatal a su servicio: ejército, policía, poder judicial, sistema educativo, etc. y con los medios de comunicación sostenidos por ellas,

LA LÓGICA INDÍGENA

Hablo de las poblaciones indígenas de nuestro continente, pero probablemente sea lo mismo en otras partes del mundo.

La población indígena tiene el criterio del “buen vivir”, que quiere decir vivir satisfactoriamente aunque no cuente con los “adelantos” del mundo moderno. Naturalmente que sufre la presión de la otra cultura y en mayor o menor grado se contamina con ella, pero afortunadamente aún existe aunque debilitada, aún se resiste y lucha.

La agricultura es su principal actividad. Durante milenios aprendió que la conservación del suelo es fundamental para su vida y para la de sus descendientes, por eso adora o ama la naturaleza y sus diversos componentes, el suelo, el agua, el sol, la lluvia, las montañas, las llanuras, etc. y cuida de su integridad. A eso obedecen sus ancestrales comportamientos agrícolas: Defensa contra la erosión, cultivos asociados (diversas especies combinadas), rotación de cultivos (un año una especie, al año siguiente otra), dejar que la tierra descanse de ser cultivada y sirva de terreno de pastoreo, gran orgullo por la diversidad de especies, etc.

Los indígenas amazónicos defienden el pulmón del mundo a flechazos.

LA POBLACIÓN URBANA

La gran mayoría de la población urbana no disfruta de la lógica del sistema, pero como no vive en el campo que está siendo ferozmente deteriorado, como aprende los valores mediante la “educación” dirigida por el sistema y se entera de las cosas importantes que suceden en el mundo por los medios de comunicación en manos de las multinacionales que están deteriorando la naturaleza y se benefician del “progreso”, tiene el pensamiento mucho más contaminado por la lógica capitalista que la población rural, mucha de ella analfabeta y parte de ella que no entiende el idioma colonial.

CONFRONTACIÓN

Cuanto más se deteriora la naturaleza perjudicando a la población indígena en especial y rural en general, se agudiza la contradicción entre las grandes empresas y la gran mayoría de la población rural y urbana que también se siente aplastada por dichas empresas.

LA ÚNICA SALIDA

Cuando en una comunidad indígena la acción de un individuo perjudica a la colectividad, quien determina la solución es la colectividad, no el individuo.

Si la acción de una empresa perjudica a una población, debe ser la población la que decida y no la empresa ni “la autoridad”.

Mientras el capitalista pueda hacer con su dinero lo que quiera -sin importar si daña a la naturaleza o no, si perjudica a la humanidad o no- es seguro que iremos directamente a la extinción de la especie, las medidas ecológicas que se tome serán paliativos ínfimos frente al creciente deterioro del medio ambiente.

Con la lógica de la comunidad indígena, debe ser la comunidad humana en general del campo y la ciudad, indígena y no indígena, quien determine el comportamiento de la humanidad con la naturaleza y no las grandes empresas. Si se instalan o no minas, fábricas, hidroeléctricas, aeropuertos, represas, debe ser decidido por la colectividad y no por las empresas.

O acabamos con el individualismo capitalista o él acaba con la humanidad incluidos los capitalistas.

Por Hugo Blanco

Marzo del 2009
Fuente: Enviado por Hugo Blanco


Tags: indigenas, pueblos originarios, derechos, multinacionales, "progreso", exterminio

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com