contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 25 de febrero de 2009

Alan, la cacocracia y el pozo s?ptico

La "nueva" mafia que nos gobierna desde el a?o 2006 era hasta hace poco un monstruo de tres cabezas. A modo de g?rgola, las sucias aguas de la pol?tica discurr?an entre las grotescas figuras de Alan, Giampietri y Fujimori-Montesinos que estaban p?treamente fundidas. Su designio era proseguir la revoluci?n neoliberal, rematar el estado al mejor postor para enriquecer al lumpen-empresariado, e intercambiar impunidades en materia de derechos humanos.

Los petroaudios, el chuponeo, el caso Petrotech, el robo de la pruebas de los latrocinios de Garrido Lecca en el sector salud, el atentado a la fiscal Echa?z, la utilizaci?n pol?tica del poder judicial de Villa Stein, el ilegal remate de Collique y otros bienes estatales, el regreso del "mantillismo" al ministerio de interior, aparentemente indican que la alianza pol?tica entre el aprismo y el fujimorismo, ya no necesita de bisagras como Giampietri.

Todo este reacomodo en las alturas comenz? cuando Giampietri y una de sus agencias de inteligencia privada, Business Track, descubrieron extra?as rebajas arancelarias en desmedro de empresas de su entorno. Siguieron halando del hilo de la madeja y se encontraron con R?mulo y Cana?n y los faenones de Petroper?. Guampietri salt? hasta el techo y dio la orden de difundir los petroaudios. Obviamente no lo hizo por consideraciones morales sino porque se estaba afectando a empresas cercanas como Petrotech y Cementos Lima. Los apristas estaban robando demasiado. Hab?a que pararles el macho y de paso tentaba a la diosa fortuna. Si Alan estaba comprometido, ?l ser?a presidente.

La venganza de Alan no se hizo esperar. Convenci? a la fiscal Echa?z y a los jefes de la Dinandro de investigar a la gente de Giampietri. La fiscal, esposa de un dirigente aprista chiclayano, dio f?cilmente con Business Track y Ponce Feijo?, pues antes hab?an brindado informacion confidencial al mism?simo presidente. La jugada contra los marinos parec?a perfecta, pues de relancina se disminu?a la temperatura al escandalete de los petroaudios. Adem?s, se le prend?an a Petrotech y lo convert?an en chivo expiatorio. Cuidado Giampietri. Con Alan nadie se mete, parec?a ser la advertencia.

Giampietri, el m?s d?bil del triunvirato gobernante, aparentemente err? en su c?lculo pol?tico al difundir los petroaudios. Sus pretensiones desmesuradas (sue?a con ser el capo di capi, y en los cuarteles le gritan: Giampietri, presidente) delataron muy r?pidamente su juego. Luego de que su maniobra fallara, esta corriente c?vico-militar est? en retirada pero no ha sido derrotada. Es m?s, los giampietristas enviaron 86 nuevos petroaudios a los medios y siguieron embarrando al gobierno. Cana?n ten?a en el bolsillo a todos los ministros y claro que hab?a arreglado con Alan, fifty-fifty, a trav?s de la sinuosa Peggy Cabral.

La respuesta no se hizo esperar. Alan enfureci? y prosigui? la vendetta. Mando investigar la venta de Petrotech a una comision "arreglada" del congreso, donde la verdadera oposici?n hizo bien en no participar.

La r?plica de los giampietristas no se ha hecho esperar. Fritz Dubois de Per? 21 abri? la computadora de R?mulo y sac? m?s petromails que ensucian hasta la m?dula al mism?simo Alan, y su entorno m?s cercano, l?ase Nava y Cunza. El proyecto Robo-Per? estaba digitado desde Palacio. Si no no se explica tanta coordinaci?n, tanta cita, tanto regalito, tanto ministro involucrado en la suite del Country, tanta triangulaci?n entre Alan, Can?an y Peggy Cabral. ?Alan no sab?a nada o sus cutras expectaticias eran mayores?

Los aparentes desavenencias entre Alan y R?mulo Le?n Alegr?a son anecd?ticas. El dandy calvo se pas? de pendejo y alharaquiento. En lugar de conformarse con ser un discreto operador de la movida gansteril, un vulgar testaferro del presidente, mont? toda una refiner?a de aceite, dilapid? los recursos de Can?an y pidi? demasiados honorarios de ?xito. Los apristas s? que saben hurtar y agravadamente, qu? duda cabe. Aprendieron el know how en el primer alanismo, y ni bien llegaron a Palacio por segunda vez construyeron una ilegal red de tr?fico de influencias y captura de licitaciones con Del Castillo, Hern?n Garrido Lecca, Alva Castro, Vallejos y sus secretarios Nava y Cunza. ?Nadie reportaba al presidente? No nos chupamos el dedo.

Como parte del control de da?os, apristas y fujimoristas han replanteado su alianza y de momento ya no necesitan de facilitadores como Giampietri. Alan se ha desprendido de ?l y ha robustecido su articulaci?n con las huestes del japon?s que alguna vez fue presidente perguano. El hediondo Carlos Raffo ha hecho un trabajo estupendo exculpando a Del Castillo, y Villa Stein y la Echa?z est? dilatando las investigaciones en el poder judicial para entramparlas. Entretanto, la parlamentaria Chac?n se encargar? de joder a Petrotech, y bajarle el mo?o a Rosa Mar?a Palacios.

La pol?tica de alianza entre Alan y Fuji es mucho m?s clara ahora. Es un matrimonio de conveniencia donde intercambian aros e impunidad. Los dejamos levantarse el estado pero nos liberan a Fujimori y aseguran nuestra cuota de poder. Cumplan su palabra e indulten a nuestro jefe y nosotros los salvamos en cuanta comisi?n investigadora se forme en el infecto Congreso. Adem?s recapturemos el ministerio de Interior, vital en esta hora con Mercedes Caganillas. Fujimoristas y mantillistas avanzar?n en el sector.

No olvidemos adem?s que Mercedes Caganillas y Edgar N??ez son los promotores de la amnist?a a los militares que violaron derechos humanos. Agitando esta bandera piensan copar una vez m?s las fuerzas armadas, y ablandar a la poblaci?n ante un eventual indulto de Fujimori. La Caganillas tiene adem?s la misi?n de tumbarse en la primera de bastos a Yehude Simon. El ingenuo y ambicioso cometi? la torpeza de autoproclamarse candidato de una eventual alianza entre el apra y la izquierda madura, cuando el matrimonio aprofujimorista ya estaba consumado.

Giampietri no ha perdido todavia la ?ltima batalla. Gustavo Gorriti asegura que la suite de Cana?n fue blanco de escuchas clandestinas por parte de los marinos y ya se anuncian esas cruciales grabaciones. Eso es lo que hace temblar a Alan y lo lleva al desvar?o: Que gasten las regiones sin autorizaci?n que despu?s yo arreglo los papeles. Es que Alan sabe que su plan anticrisis no funcionar?, que los ministerios son incapaces de gastar y que los efectos draconianos de la crisis global har?n trizas su mandato, al tiempo que los robos corroen su ya pobre legitimidad. Pero antes de irse el apra bien vale algunos faenones.

El gangsterismo pol?tico se ha entronizado en la escena del poder. El hurto agravado de los poderosos, el chuponeo, el transfuguismo (como el de Aldo Estrada) y hasta el amedrentamiento con pistola y sicario, caracterizan esta democracia de mentira. La soberan?a no reposa en el pueblo sino en las grandes empresas, y sus representaciones pol?ticas, torvas y vendepatrias. Ya ni los antinacionales TLCs necesitan pasar por el Congreso. El gobierno le ha sido expropiado al ciudadano tras la constitucion de 1993.

Un aire mef?tico recorre ya toda la administraci?n aprista que intenta copar el estado y volver al m?s nauseabundo clientelismo. Basta ver las leyes para favorecer a los traficantes de terrenos que nos costar? a los contribuyentes 236 millones de soles. Una bicoca. Un peque?o aliciente para la sacrificada militancia aprista.

Cuando la pol?tica se convierte en un verdadero pozo s?ptico, solo queda refundar la rep?blica. A estas alturas podemos decir que el gran error de la transici?n fue no abrogar la constituci?n fujimorista y dejar bolsones de fujimontesinismo que hoy salen de sus cuarteles de invierno, del brazo del aprismo. por lo que no es descaminado pensar que Keiko ser? la candidata del Alan en el 2011, si es que no hay adelanto de elecciones.

Entretanto el movimiento social va despertando con la huelga de los m?dicos y otros sectores que se hayan en medio de conflictos largamente postergados. El amodorrado verano va cediendo, las provincias recuperan energ?as, y se esperan nuevos moqueguazos y levantamientos. Los mineros alistan paros y los despedidos comienzan a articular sus protestas. La lucha anti TLC y contra la privatizaci?n del agua reci?n comienza en el campo. Adem?s, la crisis mundial y la "desglobalizaci?n" anuncian tiempos negros para la econom?a y para el Apra, a pesar del terco optimismo del presidente. Sin embargo faltan iniciativas ciudadanas de condena a tanta podredumbre, de rechazo a una clase pol?tica proclive al alba?al y al desag?e, como los lavados de bandera que fueron tan importantes para acabar con Fujimori. ?Estar?n contados los d?as de este f?tido r?gimen? Todo depende de la respuesta ciudadana y popular, teniendo en cuenta que la situaci?n internacional acorta los tiempos y cambiar? totalmente el escenario. Pero tambi?n es cierto que las huestes giampietristas podr?an acelerar la pudrici?n del alanismo con audios que alcancen al presidente y justifiquen su relevo.

Por Rodrigo N??ez Carvallo 

Fuente: Blog de Rodrigo N??ez Carvallo: Alan, la cacocracia y el pozo s?ptico

Etiquetas de Technorati: ,,,,,

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com