contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 10 de febrero de 2009

Econom?a: Al borde del abismo

Nueva York.- Algo no muy divertido sucedi? camino de la recuperaci?n econ?mica. En las dos ?ltimas semanas, lo que deber?a haber sido un debate serio acerca de c?mo salvar una econom?a en una situaci?n desesperada se convirti? en un trillado teatro pol?tico, en el que los republicanos soltaban peroratas con todos los viejos clich?s acerca del derroche en los gastos del gobierno y las maravillas de las reducciones impositivas.

Es como si el negro fracaso econ?mico de los ?ltimos ocho a?os nunca hubiera existido. Aun en el caso de que una ley de est?mulo de envergadura supera la prueba en el Senado, existe un riesgo real de que algunas partes importantes del plan original, especialmente de ayuda a los gobiernos estatales y locales, hayan sido cercenadas.

De alguna manera, Washington ha perdido toda idea del hecho real de que podr?amos estar cayendo en el abismo econ?mico y que si caemos, ser? muy dif?cil que volvamos a salir de ?l.

Es imposible exagerar las dimensiones del problema en que nos encontramos. La crisis empez? con las viviendas, pero la implosi?n de la burbuja inmobiliaria de la era Bush ha provocado un efecto domin? econ?mico en todo el mundo.

Con su riqueza diezmada por el derrumbe de los precios de las viviendas y la ca?da del mercado de valores, los consumidores han recortado sus gastos y aumentado el ahorro, algo bueno a largo plazo, pero un enorme golpe para la econom?a en este momento. Las empresas han cancelado sus planes de expansi?n y las exportaciones se vienen abajo a medida que la crisis azota a nuestros socios comerciales.

Mientras tanto, nuestra principal defensa contra las recesiones -la reducci?n de las tasas de inter?s- ya ha sido desbordada. La Reserva Federal ha reducido las tasas casi a cero, pero la econom?a sigue en ca?da libre.

No es raro, entonces, que la mayor?a de los pron?sticos adviertan que en ausencia de una acci?n gubernamental, nos encaminamos a una depresi?n profunda y prolongada. Lo peor de todo es la posibilidad de que la econom?a termine, como ocurri? en la d?cada de 1930, estancada en una prolongada trampa deflacionaria.

Algunos economistas, incluy?ndome a m?, creen que el plan de Obama se queda corto, pero, sin duda, mejorar?a nuestras probabilidades. Y es por eso que los esfuerzos de los republicanos para lograr que el plan sea m?s peque?o y menos eficaz son tan destructivos.

Ha llegado el momento de que Obama pase a la ofensiva. Sobre todo, no debe dejar de se?alar claramente que los que obstaculizan su plan en nombre de una filosof?a econ?mica desacreditada, est?n poniendo en peligro el futuro de la naci?n. La econom?a estadounidense est? al borde de la cat?strofe y gran parte del Partido Republicano est? empuj?ndola para que se despe?e.

Por Paul Krugman
The New York Times

Traducci?n de Mirta Rosenberg

Fuente: Al borde del abismo - lanacion.com


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com