contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 03 de febrero de 2009

Colombia pone de moda el 'narcoturismo'

Algunos gu?as realizan excursiones para extranjeros a laboratorios de coca

 Un soldado junto a una m?quina de prensar coca en el municipio colombiano de Puerto Nare, en el 2003. Foto:  ARCHIVO / REUTERS
Un soldado junto a una m?quina de prensar coca en el municipio colombiano de Puerto Nare, en el 2003. Foto: ARCHIVO / REUTERS

Corr?a junio del 2006 y el joven John MacDonald pasaba una temporada en Colombia junto a su compa?era Wendy. Se hab?an desplazado al Caribe y hab?an contratado un gu?a para que los llevara a Ciudad Perdida, una antigua ciudadela ind?gena construida casi en lo m?s alto de la Sierra Nevada de Santa Marta, a tres d?as de camino por una selva espesa, agreste y plagada de mosquitos.

?l iba equipado con una c?mara de v?deo y ella dejaba consignada m?s o menos cada cosa que ve?a en su blog. No se sorprendieron demasiado cuando a partir de determinado punto el gu?a empez? a mostrarles varias plantaciones de coca (estaban, al fin y al cabo, cerca de territorio ind?gena), pero s? les pareci? llamativo que se detuvieran en lo que el gu?a present? como un aut?ntico "laboratorio de procesamiento": un humilde cambuche cubierto con hojas de palma y una mesa de madera en el centro.

"Arrojan las hojas en un gran agujero, luego pasan una especie de cortac?sped de mano y al final las aplastan", escribi? Wendy en su blog. "M?s adelante empiezan a agregar un mont?n de ingredientes desagradables, como petr?leo, y tambi?n ?cido sulf?rico, y despu?s de mucho mezclar y filtrar sale una pasta que es lo que se conoce como la base de la coca?na".

MacDonald y su compa?era volvieron a Gran Breta?a y contaron lo que hab?an visto, y tuvieron su minuto de fama cuando el Daily Telegraph los entrevist? para que explicaran con detalle en qu? consist?a lo que bautizaron como narcoturismo. Era la primera vez que un peri?dico europeo se hac?a eco del fen?meno.

Pero hace pocos d?as volvi? a correr la tinta, cuando un grupo de cinco ciudadanos estadounidenses fueron detenidos a unos 300 kil?metros al sur de Bogot? por participar en un narcotour. La modalidad en este caso era distinta: al parecer, los propietarios de una finca hab?an levantado un laboratorio falso, solo para turistas (algo m?s que un cambuche y una mesa), y lo explotaban cobrando grandes sumas para que los extranjeros vieran con sus propios ojos el proceso de elaboraci?n la coca?na. Los estadounidenses no estuvieron ni un d?a detenidos, pero por lo que se sabe los gu?as y los patronos de la finca permanecen a?n en el calabozo.

MEDELL?N EXPERIENCE

El caso vuelve a poner en el mapa el tema del narcoturismo, una palabra que probablemente arropa desde los grupos de treinta?eros europeos que viajan a Cartagena a atiborrarse de coca?na pura --o menos pura, sin los contactos adecuados-- hasta los que opinan que conocer el legado de Pablo Escobar puede tener alg?n inter?s. Medell?n Experience, una empresa de viajes con sede en la ciudad que el capo colombiano convirti? en fortaleza, tiene entre sus paquetes tur?sticos uno que vende como El m?stico Pablo Escobar (aunque probablemente quieren decir m?tico). Incluye visitas a la casa donde naci?, la casa donde vivi? (el edificio M?naco, muy famoso) y la casa donde lo mataron; la c?rcel donde estuvo recluido, los barrios que construy? (para ganarse el favor del pueblo), y, por supuesto, la tumba donde est?n sus restos (hasta hace poco vigilada d?a y noche por hombres armados). Un narcotour de 100 euros.

"Pero yo lo m?o no lo considero narcoturismo, que quede claro --dice H?ctor Jim?nez, gerente de Medell?n Experience--. Lo que ocurre es que hay muchos extranjeros que vienen aqu? y solo preguntan por Pablo, y a m? me da rabia porque Medell?n es mucho m?s que eso, entonces organic? este tour como excusa para recorrer la ciudad y que la gente vea que esto no es como hace 20 a?os". Jim?nez dice que es de lejos su producto estrella ("lo hago dos o tres veces al mes"Gui?o y que sus principales clientes son estadounidenses. "Una vez me preguntaron si ten?a droga, y s? que hay muchas personas que viajan a Bogot? solo a drogarse, pero lo m?o no tiene nada que ver con eso".

Lo de Bogot? es tan cierto que hay algunos hoteles de la capital colombiana, muy frecuentados por extranjeros, que tienen campa?as contra el narcoturismo. "Si est? pensando en consumir coca?na durante su estancia en Colombia --advierte la web del Hotel Platypus, ubicado en pleno centro hist?rico--, esperamos que reconsidere su decisi?n. La producci?n de coca?na afecta gravemente el medio ambiente en Colombia, y el dinero que se gasta en coca?na va directamente a los grupos involucrados en el conflicto interno, responsable de asesinatos, masacres y uno de los m?s graves problemas de refugiados del mundo". Ese es el problema.

Por MAURICIO BERNAL
BARCELONA

Fuente: El Peri?dico de Catalunya | Sociedad


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com