contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 25 de enero de 2009

Colombia: Crisis de las fumigaciones I

En el 2007 en Colombia se detectaron 6.761 hect?reas nuevas del cultivo de coca y se calcula que se produce 57 toneladas de coca?na. La ONU, confirm? que hubo un aumento del 27% en cultivo de coca en todo el pa?s. Los sembrados ilegales pasaron de 78 mil hect?reas a casi 99 mil entre el 2006 y el 2007, el a?o estrella en erradicaci?n manual y aspersiones a?reas.

Seg?n la ONU, diez municipios producen el 48% del total de coca y es Cumaribo, en Vichada, donde m?s coca hay en el pa?s. Los departamentos de Nari?o, Guaviare, Meta y Putumayo concentran cultivos y laboratorios.

La disminuci?n de ?rea no ha significado reducci?n de producci?n de coca?na por el aumento de la productividad promedio por hect?rea. Y lo que es m?s grave, el volumen del negocio en d?lares se ha mantenido para beneficio de los traficantes internos y lavadores de activos en Estados Unidos y Europa que se quedan con el 70% del retorno y maldici?n de los peque?os cultivadores que reciben menos del 0,3% y, en cambio, el mayor peso de la guerra y de la violencia. El otro 29,7 % se lo reparten las mafias intermediarias (incluida la mexicana, que est? en ascenso) y los productores locales que compran la pasta b?sica y procesan la coca?na.

As? las cosas, las fumigaciones se volvieron completamente funcionales al negocio, sirven al control de precios en este ciclo de sobreproducci?n y el aumento de productividad compensa la mayor eficacia de las incautaciones. Al final, el narcotr?fico, las mafias, los promotores de la guerra y la Monsanto siguen su ruta y la sociedad entera y la democracia padece las consecuencias.

El aumento de los cultivos en 2007 y el incremento de exportaciones de coca?na desde Colombia llevan a preguntar sobre el verdadero aporte de la "paradesmovilizaci?n" si esos grupos controlaban el 50% del tr?fico.

Lo cierto es que la desmovilizaci?n de 'Macaco', Mancuso, 'Don Berna' y los otros socios no signific? alteraci?n en los eslabones de la cadena de la coca?na. Lo que se comienza a reconocer es que por tratarlos como "sediciosos" o antisubversivos, se ocult? su papel central en el negocio il?cito y se intent? un proceso de lavado jur?dico. As? se dio tiempo al reciclaje y traslado de responsabilidades a otras redes aliadas que ahora proliferan como "?guilas Negras" y otras denominaciones.

Y se tendr? que hacer el an?lisis de lo sucedido con los narconegocios de las Farc, que parecen m?s afectados por la ofensiva de guerra del gobierno, pero que continuaran sirviendo a los planes estrat?gicos de la guerrilla mientras sirvan al tr?fico de armas y soporte de frentes.

Despu?s de seis a?os de la seguridad con guerra qu?mica, el narcotr?fico sigue vivito. Raz?n ten?a Gabriel Garc?a M?rquez, cuando asever? premonitoriamente: "Creo que el primer paso para la soluci?n realista del problema de las drogas en el mundo, es reconocer el fracaso de los m?todos con que se est?n combatiendo.

Son esos m?todos, m?s que la droga misma, los que han causado, complicado o agravado los males mayores que padecen tanto los pa?ses productores, como los consumidores".

Fuente: Llano y otras noticias regionales - ELTIEMPO.COM


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com