contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 21 de diciembre de 2008

Nueva invasi?n e intervenci?n militar del gobierno de Estados Unidos en Colombia

 

Los efectos cada vez mayores de la política de violencia y represión social y sindical del gobierno de Álvaro Uribe Vélez siguen por el mismo rumbo y con más vigor y efectos desastrosos para el pueblo colombiano. La ola de asesinatos en distintas regiones de Colombia no se detiene.

En los departamentos de Córdoba, Sucre, Antioquia, Atlántico, Putumayo, en varios más y en Bogotá mismo, por el contrario, pese al silencio de la prensa de circulación nacional que oculta deliberadamente lo que pasa en las regiones y provincias. Solamente los principales periódicos de las regiones informan permanentemente de los crímenes y violencia en sus respectivas regiones. La ola criminal crece y crece sin límites sociales o morales.

Bajo el gobierno conservador de Andrés Pastrana Arango se puso en ejecución un acuerdo con el gobierno del Presidente Bill Clinton para enviar a Colombia, por cuenta de los Estados Unidos, varios centenares de reservistas norteamericanos que forman parte de una fuerza pública de agresión a otras naciones y pueblos. Es lo que hacen en casi todo el mundo los gobiernos más represivos de Estados Unidos, que logró entenderse con el Presidente Colombiano Álvaro Uribe para practicar en Colombia, abiertamente, su política de intervención militar, con suministro de aviones y armas de la mayor capacidad para causar la muerte en las naciones víctimas de este pacto endemoniado contra las naciones débiles, como Colombia, que los firman y cumplen. Los miles combatientes gringos que hay en Colombia intervienen en la guerra interna y cuando han tenido bajas o son aprisionados sus miembros por grupos insurgentes colombianos, tanto el gobiernos norteamericano como el colombiano niegan la magnitud y la presencia militar misma de soldados y pilotos de aviación norteamericano en el conflicto interno de Colombia.

Sin embargo, ahora el 14 de este mes de diciembre, el diario editado en Colombia por la ultraderecha española, El Tiempo, informa que en Estados Unidos y Colombia preparan ofensiva militar y aérea contra el grupo ELN que es una de las organizaciones guerrilleras sobrevivientes. Para ello el director del FBI, que dirige las operaciones militares y de agresión a otras naciones se reunió con el Presidente Uribe Vélez, el Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, el Fiscal General de la Nación, Mario Iguarán y el Director de la Policía Nacional, General Óscar Naranjo. El director de la policía subrayó la importancia de ese operativo para derrotar con el poder militar gringo a las guerrillas colombianas sobrevivientes. Hasta ahora el gobierno Uribe Vélez y el gringo de George Bush no ha informado a Colombia ni a los Estados Unidos, ni al mundo cuántos muertos han causado en Colombia la intervención norteamericana en el conflicto interno. Sólo hablan de las decenas de miles de víctimas en Irak y otras naciones africanas y del Medio Oriente.

En todo el universo se sabe de la existencia y operación en Colombia de organizaciones ilegales que se dedicaron, a la vista del gobierno colombiano del Presidente Álvaro Uribe Vélez, apoderarse de los dineros de la gente pobre y de clase media, especialmente, para utilizarlos en supuestas grandes empresas que devolverían esos dineros pagando millones y millones de pesos a los ingenuos colombianos que cayeron en la trampa porque simplemente se trataba de una estafa masiva a la gente del pueblo y clase media de Colombia, que produjo a los delincuentes varios cientos de miles de millones de pesos colombianos en operaciones durante los últimos 3 o 4 años en Colombia.

El presidente Uribe Vélez sòlo intervino en este monstruoso hecho a última hora, después de que la acción criminal llevaba más de 2 o 3 años de desarrollo en el país, a la vista de todo el mundo. La acción del gobierno ha sido tan torpe que ha mostrado su energía solo contra las gentes pobres y de clase media que cayeron en la trampa de los delincuentes.

Finalmente, el director General de la policía reconoce en sus declaraciones que la propia policía fue víctima de los atracos y despojos de dineros ejecutados por los delincuentes asociados al funcionamiento de las famosas pirámides.

Pero todo este drama se multiplica para Colombia por el nuevo acuerdo anunciado del gobierno de Uribe Vélez con el FBI de Estados Unidos para una nueva y mayor intervención militar norteamericana en un conflicto interno de Colombia. Es un hecho no ocurrido nunca antes en la historia de este país.

Los colombianos seguiremos luchando hasta derrotar la violencia oficial y rescatar el régimen de derecho y constitucional que en muchas ocasiones practicó Colombia en el pasado. 

Por Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info) 

Fuente: ARGENPRESS.info

 

Etiquetas de Technorati: ,,,

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com