contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 16 de diciembre de 2008

Espa?a: El robo de coca(?na) en una comisar?a deja libres a dos presos

Más de 50 policías, en los que se centra la investigación, tenían acceso a la droga

La desaparición de más de 100 kilos de cocaína –la mayor parte– y heroína de los calabozos de la Jefatura de Policía de Sevilla descubierta hace seis meses ha obligado ya a los jueces a dejar en libertad provisional al faltar pruebas a dos presuntos traficantes, el último el jueves pasado. La droga fue sustraída en menos de un año y sustituida por sustancias de similar textura y color, entre ellas cafeína, en pequeñas cantidades cada vez, según lo trascendido de la investigación. La hipótesis es que el cambiazo se llevó a cabo desde dentro, por los propios policías.

La unidad de Asuntos Internos, que lleva el caso junto al juzgado de instrucción 19, aún no ha podido concluir las pesquisas, muy complicadas, puesto que todos los integrantes de la Udyco (Unidad de Droga y Crimen Organizado), unos 50, y otros policías tuvieron acceso a los antiguos calabozos, donde se guardaba la droga. La colocación de una microcámara de seguridad tampoco ayudó a resolver el asunto.

Quienquiera que dio el cambiazo tenía que estar autorizado por el jefe de la Udyco y atravesar tres cerraduras, una llave maestra y dos candados, colocados hace años cuando se decidió que los alijos se depositaran en los calabozos, según un informe policial publicado ayer por Diario de Sevilla. Sin embargo, una de ellas estaba abierta, al estar obstruida con un trozo de cinta adhesiva, según el mismo informe.

Descubierto por casualidad

El caso se descubrió por casualidad y se remonta a febrero de este año, cuando la Policía Nacional detuvo en el aeropuerto sevillano de San Pablo a un joven de 19 años. Éste –ahora en libertad tras diez meses en prisión– había reclamado dos maletas que guardaban tres máquinas de amasar pasta. En ellas se localizaron en seis cilindros metálicos algo más de cinco kilos de cocaína, con un valor en la calle de unos 300.000 euros. La droga había sido detectada en el aeropuerto de Lisboa y venía de Brasil.

La policía guardó los lotes en una caja de cartón de las que se usan para transportar folios y la selló con cinta de plástico policial, según el informe. El juzgado pidió en mayo un segundo análisis de la droga, que tenía certificada por la Policía Científica una pureza de entre el 66% y el 72%. Se descubre entonces que sólo hay cinco lotes y que los pesos no coinciden. El nuevo análisis revela que se ha dado el cambiazo por cafeína.

A partir de ahí, se detecta la desaparición de más de 100 kilos de droga, que de haberse vendido en su totalidad en las calles podrían haber alcanzado un valor global de unos cinco millones de euros. El modus operandi del robo –la sustracción en pequeñas cantidades– ha complicado el trabajo de los investigadores que han tratado de rastrear el destino de la droga.

“Inmediata destrucción”

La ley de enjuiciamiento criminal establece que en el caso de que en la investigación se hayan decomisado drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, el juez ordenará su inmediata destrucción conservando muestras suficientes para garantizar ulteriores comprobaciones. Existe la posibilidad de que el juzgado considere necesario conservarlo todo.

Cadena de custodia

Pedro Mancera, el abogado del joven cuya detención destapó el caso, denunció lo “rocambolesco” de que su cliente haya pasado diez meses en prisión “sin pruebas”. Mancera denunció que se había roto la “cadena de custodia” de la droga y defendió la inocencia del joven. El juicio quedó suspendido la semana pasada. El jefe Superior de Policía de Andalucía Occidental, Enrique Álvarez Riestra, encajó el golpe y manifestó que la suspensión “no quiere decir que el inculpado salga absuelto, ya que [al juicio] se van a aportar las pruebas necesarias”.

Por RAÚL BOCANEGR

Fuente: Público.es


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com