contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Jueves, 11 de diciembre de 2008

Bolivia: Otro 11 de septiembre fascista

La historia contemporánea latinoamericana registró otro 11 de septiembre luctuoso, esta vez a manos de la oligarquía y sus peones locales.

Si el 11 de septiembre de 1973 la derecha chilena actuaba con soberbia fascista para derrocar al gobierno de Unidad Popular y eliminar físicamente al presidente constitucional Salvador Allende, 35 años después los oligarcas y latifundistas bolivianos andaban por iguales derroteros para masacrar a seguidores del presidente Evo Morales.

Ocurrió el 11 de septiembre pasado en la localidad de Porvenir, en el departamento de Pando, cuyas autoridades regionales, al igual que las de Santa Cruz y Tarija, comandaron en agosto pasado un golpe de Estado “cívico” alentado por Estados Unidos.

El trasfondo económico y racial no podía ser escondido por los instigadores de los saqueos a oficinas gubernamentales en esos territorios, incluido el ultraje y agresión a los seguidores del primer presidente indígena de Bolivia, Evo Morales Ayma.

Aquellas jornadas de sangre, odio y destrucción, fueron la antesala que preparó el caldo de cultivo para la masacre de Porvenir, donde grupos de choque del prefecto Leopoldo Fernández asesinaron a mansalva al menos a 20 campesinos simpatizantes de Evo.

La denuncia fue hecha en su momento por el gobierno boliviano, pero ahora ha sido confirmado el crimen por una comisión de la Unión de Países Sudamericanos (UNASUR) creada para investigar los acontecimientos sangrientos de Pando.

El informe de los peritos de la misión internacional subraya que los delitos cometidos el 11 de septiembre en Porvenir son de lesa humanidad, e indica que sus responsables deben ser juzgados.

"Algunos opositores se propusieron acabar con el gobierno entre enero y agosto, pero fracasaron", dijo el Presidente boliviano al recibir en el Palacio de Quemado el informe de manos del presidente de la comisión, el argentino Rodolfo Matarollo.

Las conclusiones le daban la razón a Evo: la comisión expresaba la "convicción intelectual y moral que el 11 de septiembre de 2008 en la localidad de Porvenir y otros sitios del departamento de Pando, República de Bolivia, se cometió una masacre".

Agrega que los atacantes actuaron "en forma organizada" y que "respondieron a una cadena de mando" que actuó con funcionarios y financiamiento de la Prefectura.

Pese a las diferencias en tiempo y espacio, los sucesos del 11 de septiembre de 1973 y 2008 en Chile y Bolivia, respectivamente, tienen mucho de común y un hilo conductor.

En ambos casos se trató de una arremetida de la derecha fascista contra los procesos de cambio a favor de las mayorías. En Chile se impuso la dictadura en medio de la casi apatía de los gobiernos del hemisferio.

Pero los tiempos ahora son otros. Lo evidencia la propia conformación de UNASUR, el claro respaldo de sus mandatarios al gobierno boliviano frente a la asonada golpista, y en particular las claras y contundentes conclusiones de su Comisión sobre los sucesos en Pando.

Por Noelio Tiuna (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

Fuente: ARGENPRESS.info -

 

Etiquetas de Technorati: ,,,,,

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com