contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2008

Buen Romance: APEC, el estr?s del anfitri?n

 Image

Por Carlos Reyna

Esta semana vamos a oír más que nunca aquello del orgullo de ser peruano y feliz. Está bien, pues vamos a tener mucha visita importante. Allí se anudan contactos que luego sirven para el intercambio con otras naciones. A mejor desempeño como anfitriones, mejores lazos.

Claro, para que seamos anfitriones más simpáticos, más seguros de que todo va a salir perfecto, menos estresados, menos expuestos a una noticia bochornosa, en fin, para todo eso, hubiera sido mejor que ciertas cosas no hubieran pasado o no estuvieran pasando.

Por ejemplo, que tanto ministro o funcionario de Palacio no hubiera sido tan accesible para Rómulo León Alegría, tan solícito para visitar al tal Canaán en su propia suite, o tan tímido para admitirlo oportunamente. No habría audios, ni petrogate, ni mails que valgan. O que el Presidente, tan pendiente de los detalles que afectan su predicamento, no hubiera incurrido en tan rara distracción que no se dio cuenta del ubicuo y tenaz merodeo de su pícaro ex ministro. Nadie hubiera comentado, en el APEC, que la corrupción se ha vuelto, para él y su partido, en un estigma indeleble.

Pasando a otro tema, hubiera sido bueno que los ministerios fueran más cuidadosos para prevenir y atender conflictos. En particular, el de Energía y Minas, el más conflictivo de todos. Al brillante desempeño técnico de sus funcionarios se debe el conflicto de Moquegua y de Tacna. Con un poquito de sensibilidad política que les hubieran inyectado, el Perú democrático y moderno del APEC no hubiera tenido una región bajo control de las FFAA.

Hablando de FFAA, si el general Donayre no fuera comandante general del Ejército, no sería tan grave su implicación en un caso de tráfico de combustibles, su falta de respeto a la fiscal que ve el caso, las cosas que dice del propio Ejército y la manera como sus dichos han contribuido a sus discordias internas. En todo caso, la prensa no estaría tan atenta a un eventual disparate suyo en medio del APEC.

Hablando de la prensa, es penoso que rebrote ese mecanismo de represión a la libertad periodística que es la autocensura de los propietarios de medios para satisfacer a los gobiernos. Si no, el Perú liberal del APEC no habría visto la destitución del director de un diario y de varios periodistas de investigación.

También sería mejor si la crisis mundial no fuera tan incierta, si la Bolsa de Valores de Lima no siguiera yéndose a pique, si no se postergaran más proyectos de inversión, si el dólar se quedara estable, si no hubiera 189 conflictos sociales ahora, cuando eran 80 hace un año. Pero todo eso es lo que está pasando, y por eso el desbordado Presidente pierde la compostura y falta el respeto a una periodista. No importa, ante la visita, así es nuestro Perú, nuestro orgullo, nuestra felicidad.

Fuente: Diario La República - Online


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com