contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 02 de noviembre de 2008

Colombia: Memoria e Identidad

La marcha de la dignidad

El primer nudo del camino de la resistencia y la palabra que han emprendido más de doce mil integrantes de los pueblos nativos del sur de Colombia es Santander de Quilichao. “Caminando sobre el tiempo y el dolor” en la cordillera occidental de Colombia los pueblos ancestrales del sur están transmitiendo una dignidad que es semilla de porvenir en un territorio en el que se han ensayado los más crueles y viles métodos para arrasar el decoro e instaurar sin resquicios la globalización devastadora ( http://nasaacin.org/) . Desde múltiples lugares de la geografía andina las abuelas y abuelos nativos acompañan la minga iniciada este 12 de octubre al cumplirse 516 años del comienzo del proceso de resistir el exterminio , la destrucción de la espiritualidad nativa y la imposición brutal del modelo suicida. La minga de la resistencia se transformó este 21 de octubre en camino de la resistencia, en marcha de la dignidad.

La memoria del origen de Santander de Quilichao , antes llamada Jamaica de los Quilichaos , esta entrelazado con la conquista violenta del territorio realizada durante la década de 1530 por Sebastian de Benalcázar; el mismo que comisionó a Pedro de Añasco para fundar una Villa en Timaná y hacer mas expeditas las comunicaciones entre Popayán y el Río Grande de la Magdalena , la vía estratégica de conexión con el océano Atlántico y la costa de Andalucía para llevar el oro; Añasco , impulsivo y soberbio , estableció, solo al llegar , tributos sobre los pobladores nativos de la zona , agrícolas y laboriosos : Yalcones , Pijaos, Guanacas , Nasas , Apiramas , Panaes y Andaquis. Al no ser obedecido con la prontitud que esperaba, para escarmentar a los pobladores originarios de la región que no cumplieron con presteza sus mandatos, ordeno quemar vivo , en presencia de su madre, y pese a sus suplicas, al joven hijo de la Gaitana. Su fatídico proceder desato la insurrección conjunta de los pueblos del territorio. La mayor parte de los soldados de Añasco fueron muertos y el mismo cayó en manos de la Gaitana….

En su columna titulada Memoria Profunda, publicada en el diario El Espectador ( www.elespectador.com) el domingo 19 de octubre, el muy valioso y valeroso investigador Alfredo Molano señala el núcleo de este conflicto de más de cinco siglos: “razón profunda tienen los indígenas cuando dicen que al someter la tierra como propiedad privada para explotarla “le quitaron la libertad para engendrar la vida.”

Durante más de quinientos años dos cosmovisiones sobre la tierra se han enfrentado en esta geografía. La que habitaba la región y no conocía de notarías y propiedad privada de la tierra, y ha considerado a la tierra como un ser vivo que precisa respeto y cuidado, como ser dador de vida. Y la que vino a imponer con sangre una visión explotadora de la tierra y una segregación que comenzó por considerar a los nativos como bestias, para después otorgarles la gracia de considerarlos como seres humanos salvajes que debían ser amenazados y aterrorizados para que “la verdad ahuyente las tinieblas del error; pero también la fuerza del temor rompa los vínculos de las malas costumbres.” Gines de Sepúlveda: Demócratas Secundus De las Justas Causas de la Guerra contra los Indios).

Los herederos de la conquista establecieron en la colonia el sistema de discriminación y repugnantes privilegios que fueron transmitidos a su vez a sus herederos en la Republica: Terratenientes y Comerciantes (nacionales e internacionales). El último periodo , desde la década del setenta , cuando el capital proveniente del narcotráfico comenzó a mandar en el país , el proceso de destierro y exterminio se ha ayuntado con medidas legales ( Ley de Desarrollo Rural , Ley de Aguas , Tratado de Libre Comercio en ciernes ….) masacres que permanecen impunes : Nilo (1991) , Río Naya (2001) , Gualanday (2001) …..y una ofensiva mediática y cultural que alterna entre una campana de silencio sobre la memoria , las demandas del presente y la propuesta de vida y dignidad que encarna hoy el movimiento indígena , la distorsión infame que intenta hacer aparecer a los agredidos durante siglos como agresores y a las victimas del armamento como atacantes con sus bastones de mando cuyo poder es ético, y una enseñanza básica y universitaria que en su mayor parte continúa ignorando y despreciando la raíz común de las cosmovisiones nativas. No es casual que el Grupo Prisa controle la mayor parte - a veces a través de acuerdos non sanctos - del lucrativo mercado de los textos de educación de primaria y secundaria.

En este tiempo , como señala Simone Bruno en su artículo “Colombia: Movilización Indígena en todo el país” publicado en ALAI: "Durante los últimos seis años han sido asesinados 1.253 indígenas en todo el país […] cada 53 horas un indígena es asesinado […] y por lo menos 54.000 han sido expulsados de sus territorios ancestrales". Solo en los últimos 15 días
han sido asesinados 19 indígenas.

En una población mestiza fraguada en la violencia de la conquista , y fusionada en parte considerable con la sangre africana traída con el horror de la esclavitud, la ignorancia de la raíz nativa ha sido determinante para perpetuar el régimen que impone la cosmovisión que explota la tierra , no duda en desplazar y exterminar a los pueblos nativos con el estandarte del progreso ; desconoce o desprecia los sentidos sagrados presentes en la relación de los pueblos ancestrales con la tierra ; ataca la medicina tradicional por ver en ella una amenaza para el negocio farmacéutico y esconde el uso respetuoso y curativo de la hoja de coca por significar una amenaza a los descomunales beneficios que percibe con el tráfico de cocaína ; rechaza la agricultura natural por prescindir de los agrotóxicos y por no plegar sus chagras productoras de alimentos sanos a la codicia y el lucro sin medida que exigen el cultivo industrial de palma para automóviles o de soya para la industria carnica ; adelanta una ofensiva para disolver los resguardos para controlar tierras , bosques y aguas , y expandir el insostenible modelo urbanizador como modo de habitar la tierra.

Pero, ahora la memoria profunda de los pueblos nativos ha dicho que nos encontramos en un momento decisivo. La Wiphala, la identidad armónica andina y amazónica, con los siete colores del arco iris y las cuatro direcciones, junto a la bandera blanca del ser femenino, ondean con los vientos que estremecen la región. El símbolo de la Chakana resultante de la unión de las cuatro Wiphalas, alienta el regreso de una espiritualidad que nunca pudo ser aniquilada y que no se confronta con la palabra original del cristianismo autentico. La población mestiza descubre cada vez más en la raíz olvidada el componente de identidad que hasta ahora había faltado y facilitó el mando adverso del criollo exótico: el hombre carente de identidad propia que ha despreciado su propio pueblo y se ha sometido al mando exterior a cambio de migajas. El mando adverso del criollo exótico ha dado lugar – en palabra Uwa - a un gobierno no ha comprendido porque antepone sus intereses sobre nuestros principios y no siente que la madre tierra está viva. No comprende que nosotros vivimos de acuerdo con la ley de nuestros ancestros; nos miran como atrasados salvajes y opuestos al desarrollo. Nosotros insistimos: Con lo sagrado no se negocia. Si se explota lo sagrado se derrumban las bases del pensamiento tradicional, se pierde el respeto por los hermanos, por los padres y por los ancestros, pero si eso ocurre también morirá el mundo porque entonces nadie mantiene el equilibrio*.

El despertar no viene solo del Sur Occidente , junto a los Nasa , Guambianos , Pijaos , Yanaconas, Piapocos y Awás del sur , los Kogi , Kankuamos , Wayuus , Emberas Chamís, Embera Dovidas , Wiwas , Arhuacos, Barís , U´was, Sikuani, Cofanes , Emberas Katios, Eperaras , Siapidaras, Pastos, Tule, Wounnan , Guanes , Muiscas , Muinanes Muruy , entre muchos otros de los más de cien pueblos nativos que habitan el territorio de Colombia , experimentan la necesidad profunda de alentar su espiritualidad, su cultura , su autonomía territorial ejemplar en medio del colapso irrefrenable del modo imperial y racista de administrar catastróficamente el mundo , y de evitar que pueblos como los Tsiripu, los Guayaberos, los Nukak y Wipijiwi sean exterminados como se ha aniquilado a otros pueblos y se pretende aniquilar a franjas sociales no funcionales al avance del progreso suicida. Además muchos sectores de los campesinos, los trabajadores urbanos y los estudiantes, y de redes internacionales de solidaridad han declarado en forma creciente su apoyo a la movilización de los pueblos nativos.

Por

Guane - Rebelión

[email protected]

Fuente: Rebelion. Memoria e Identidad


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com