contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

S?bado, 18 de octubre de 2008

Petrogate sigue remeciendo el gobierno de Alan Garc?a

El que mal comienza, mal termina
(adagio popular)

Dicen que las desgracias nunca vienen solas. Primero, el Perú fue estremecido por la crisis financiera mundial que golpeó con mayor fuerza en América Latina a los firmantes del Tratado de Libre Comercio (TLC), esto, a insistencia del presidente Alan García uno de los más ardientes promotores de este nefasto acuerdo de venta del país a los Estados Unidos. Una semana después, vino la otra cachetada al país cuando se destapó una red de corrupción interna, de tal magnitud, que hizo renunciar a todo el gabinete de ministros.

El escándalo de hidrocarburos, bautizado como Petrogate, estalló cuando un ex ministro del Interior en el gobierno de Toledo, Fernando Rospigliosi presentó en el canal 4 de television, cuatro audio grabaciones de conversaciones del director de la compañía petrolera estatal PerúPetro, Alberto Quimper con el ex ministro del primer gobierno de Alan García, Rómulo León Alegría y el abogado Ernesto Arias Schreiber donde los tres discuten sobre los sobornos, incluyendo 100 mil dólares y otros juegos sucios que tuvieron que hacer para adjudicar cuatro lotes de exploración petrolera en la costa norte peruana y uno en la región selvática Madre de Dios a una empresanoruega casi desconocida Discover Petroleum que tenía menos de 30 empleados en su planilla.

Todos estos personajes junto con el cabildero dominicano de Discover, FortunatoCanaán fueron recibidos no solamente por el ya ex primer ministro Jorge del Castillo, sino por el mismísimo Alan García que se supone dio su implícito visto bueno y el negocio siguió su procedimiento. Tampoco se sabe cuanto dinero corrió debajo de la mesa. Y cuando llegó la hora de destape, los platos rotos, como es habitual en estos negocios, los pagaron los otros. El gabinete de ministros renunció, Quimper fue detenido, Canaán regresó milagrosamente sin pasar por aduana a la República Dominicana, y León Alegría se escapó al extranjero, posiblemente a Argentina, por algo ha sido amigo íntimo de Alan García.

Sin embargo, allí no termina el escándalo. Ahora resulta que existe otra empresa, la norteamericana Petrotech que pretendía los mismos lotes. Esta compañía obtuvo unos suculentos contratos durante el gobierno de Alejandro Toledo que el presidente García nunca modificó. En aquella época Petroperú le entregó 10 de sus plataformas de explotación en el mar por una miserable renta de 10 millones dólares al año y le paga a Petrotech por el petróleo que le compra, 382 millones de dólares al año. ¡Qué tal negocio que hizo Toledo! ¿Y por qué Alan García no lo revocó?

Dicen los especialistas que hidrocarburos es el cáncer de la corrupción y su privatización iniciada por el gobierno de Fujimori, y seguida por él de Toledo lo agudizó. Sin embargo, fue Alan García que convirtió el cáncer de la corrupción en una plaga, tratando de privatizar todo lo que está a su alcance.

Ni siquiera se salvó la Amazonía peruana –parte importante del “pulmón del mundo”. Si en el 2005, el 15 por ciento de la Amazonía estaba cubierto por lotes petroleros y gasfiteros extranjeros, ahora son 72 por ciento, es decir 49 millones de hectáreas del total 63 millones. Y eso sin contar ocho millones de hectáreas de la selva destruida. Lo mismo pasa en la minería: solamente en Apurímac el 38 por ciento de la superficie está ocupado por las corporaciones mineras, en mayoría extranjeras que explotan y contaminan la madre tierra sin compasión. Por algo el 69 por ciento de la población de este departamento vive en la pobreza.

Los que escucharon el discurso de Alan García en la despedida de su gabinete de ministros que renunció, se acordaron en seguida de una de sus frases preferidas: “el arte y la política consiste en jugar con las apariencias y las formas”. Así implícitamente disculpó a los ministros de toda la culpa de corrupción diciendo que “a pesar del gran trabajo que realizan, los ministros son muy mal pagados, porque ganan solamente 3,200 dólares al mes”.

Pero García, ni se acordó que un 65 por ciento de los peruanos ganan 159 dólares al mes y que hay un 20 por ciento que sobrevive en un dólar al día sin teneralgún chance, ni siquiera de un mínimo intento de corrupción a diferencia de los “mal pagados” ministros rodeados permanentemente de todo tipo de cabilderos, nacionales e importados.

Desesperado frente a la crisis financiera y el rechazo del 72 por ciento de la población a su presidencia, Alan García trató de dar un golpe maestro a su destino y nombró al gobernador provincial de Lambayeque, el ex izquierdista Yehude Simón Munaro, como nuevo primer ministro. La derecha ya le dio su apoyo, bautizando a Simon como el “Lula” peruano. La izquierda, a la vez, le otorgó 100 días de prueba, aunque ya empiezan destapes sobre Simon ligándolo al Opus Dei.

Serán tal vez, días difíciles para un ex partidario del MRTA quien evolucionó ideológicamente del marxismo al ''capitalismo con rostro humano', convirtiéndose en partidario del TLC, defensor de las privatizaciones y aliado de Alan García cuyo gobierno ya debe superar a su anterior gestión como uno de los más corruptos de la historia.

Ya lo dice el dicho "gallina que come huevo, ni aunque le quemen el pico", García seguirá con sus mañas, si el pueblo no lo detiene.

Por Vicky Pelaez (EL DIARIO LA PRENSA, Nueva York)

Fuente: ARGENPRESS.info - Prensa argentina para todo el mundo: Petrogate sigue remeciendo el gobierno de Alan García


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com