contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 14 de octubre de 2008

Organizaci?n Regional Ind?gena del Valle del Cauca en Colombia: Por qu? nos movilizamos!

Hoy…..martes 14 de octubre de 2008, 516 años de invasión para el continente americano, (descubrimiento para algunos). No celebramos esta fecha, simplemente la recordamos con  tristeza, en memoria de los millones de indígenas que fueron masacrados de la manera más dantesca que se conozca en la historia.

Para los indígenas desde 1492, se inició una permanente lucha por la vida y ya no se pudo pensar la cultura en su totalidad, pues la vida se volvió una constante lucha por sobrevivir, en una guerra que al comienzo fue por los metales preciosos, oro, plata, esmeraldas, cobre etc. Después por la tierra, petróleo, esmeraldas. Hoy la guerra se sigue dando por la tenencia de la tierra, la biodiversidad y la mucha agua que tiene Colombia.

Esa historia que se dio pero no se escribió, y si se escribió fue de manera general  ocultando  la  terrible  verdad. Pero lo más grave de esta historia es que casi nunca se dio a conocer si no hasta ahora y de manera muy general, mucho tiempo después de acaecida, donde la sociedad tras cinco siglos ha olvidado lo que sucedió y aconteció desde hace 516 años para acá, en contra de los indígenas y de la tierra.

Es tan grande… amarga y tan horripilante… según lo narra la historia, refiriéndose a lo que sucedió con los indígenas hace 516 años… que de manera triste recordamos:

Entre éstas, fue particularmente impresionante el recuerdo que se hizo, de cómo diversos historiadores relatan que los españoles utilizaban perros feroces y especialmente amaestrados, para lanzarlos en horrorosas cacerías de indígenas, a los que destrozaban a dentelladas. Pero según la historia, no solo azuzaban a los perros contra los indígenas, sino que, además, alimentaban a las bestias con los cadáveres destrozados, para que adquirieran el hábito y el gusto de tan horrendas matanzas”.

El Cerro de Potosí.

En tres siglos, el cerro rico de Potosí quemo, según Josías Conder, ocho millones de vidas. Los indios eran arrancados de sus comunidades agrícolas y arriados, junto con sus mujeres y sus hijos, rumbo al cerro. De cada diez que marchaban hacia los altos paramos helados, siete no regresaban jamás. Luis Capoche, que era dueño de minas y de ingenios, escribió que <estaban los caminos tan cubiertos de indios, que parecía que se mudara todo el reino. <En las comunidades los indígenas habían visto volver…volver muchas mujeres afligidas sin sus maridos y muchos hijos huérfanos sin sus padres > y sabían que la mina los esperaba <mil muertes y desastres>.”

Los españoles batían ciento de millas a la redonda, en busca de mano de obra. Muchos de los indios morían por el camino, antes de llegar a Potosí. Pero eran las terribles condiciones de trabajo en la mina las que más gente mataban. El fray Domingo de Santo Tomas, denunciaba al consejo de indias, en 1550, a poco de nacida la mina, que Potosí era una <boca del infierno>, que anualmente tragaba indios por millares y millares y que los rapaces mineros trataban a los naturales como a <animales sin dueño> “.

“Y lo que se pensaba, era que los indígenas de América No eran hombres, sino bestias; que no tenían alma; que en ellos la maldad era <natural> que eran judíos, enemigos de Jesucristo; que estaban tan abajo en la escala humana, que no les era posible recibir la fe; que el Papa Paulo III se había equivocado al declarar, en 1537, que los indígenas eran <verdaderos hombres>…


Si todo esto conforma la triste realidad, aquí antes y ahora, ¿Qué no podrá decirse de la ferocidad, de la bestialidad, del racismo desalmado, con que, hace 500 años se emprendió la aniquilación de América y el despiadado exterminio de los indígenas? Según la historia…antes de 1492 en solo Colombia éramos varios millones. Hoy escasamente somos 1 millón doscientos mil indígenas que luchan contra toda las adversidades para no desaparecer.

Hoy 516 años después de la invasión del continente americano, para los pueblos indígenas, ese cambio de la dominación española por la del colonialismo norteamericano, de ninguna manera nos ha sido benéfico, Por el contrario, en muchos aspectos su situación social de marginados, de discriminación, de menosprecios, y de persecución continúa,  unas veces con asesinatos selectivos de los líderes, otras con muertes bajo la supuesta protección  de  tierras  ancestrales  de  los  indígenas hoy  en  manos  de  descendientes de  los  asesinos  colonizadores  y  otras,  las  más, mediante  los  desplazamientos masivos de  los  territorios  ambicionados  por  las  multinacionales utilizando  fuerzas paramilitares,  muchas  veces  (como  se  ha  comprobado) armadas  y  orientadas  por  las  Fuerzas Militares  del  Estado  y  esta  situación  se ha extendido y acentuado notoriamente en la medida  en  que  se  va  preparando  el  País para  el  TLC. La única diferencia perceptible es la de que anteriormente se hacía contra los nativos, en nombre del rey de España y para extender la fe cristiana; ahora se hace para extender el imperio de los Estados Unidos en nombre de la libertad y de la democracia.  Tan  grande  es  la  falacia  del  Gobierno que  aparenta  ante  las naciones del mundo ser  la  abanderada  de  los  derechos  de  los  pueblos  indígenas,  mientras  internamente  va  dictando  leyes  que  sutil  y  paulatinamente  cercenan  esos  derechos.

Y, como si todo eso fuera poco, los indígenas, en sus propias tierras, son perseguidos como alimañas y exterminados en matanzas de crueldad implacable y repugnante.

<…Afirmamos, sin la más mínima sombra de duda, que estamos frente a casos concretos y espantosos de genocidio y etnocidio, ante asesinatos en masa de la población indígena, ante el completo arrasamiento de su tradicional modo de vivir, ante la sistemática expulsión de sus propias tierras, el aniquilamiento de sus riquezas naturales, la excesiva explotación de su mano de obra y la violación de los fundamentos espirituales de su cultura>...  Hoy en Colombia, donde la destrucción de la naturaleza corre pareja con la lucha de nuestras comunidades indígenas por su supervivencia. En Colombia donde se confunde la nostalgia, la tragedia, y la esperanza heroica de unas tribus precapitalista. Se les instituye la expresión más sincera y cruel de una persecución etnocida declarada contra los pueblos indígenas de la actualidad.

Hoy como ayer, los indígenas americanos, desde Alaska y Groenlandia, hasta la Tierra del Fuego en Argentina, continúan sin derechos, sin libertad, sin paz y sin justicia.


Este  pequeño recordatorio es para aquellos que olvidan la verdadera historia de América y piensan que el pasado ya se acabó;  pero  para el indio el pasado representa el futuro y si el indio olvida su historia empieza a morir culturalmente. 

Para  evitar  esa  muerte  cultural  es   que  hoy  516  años  después  de  empezada  la  pesadilla  que  nos  trajo  Colón  en  sus  carabelas, nos  manifestamos  pública  y  pacíficamente  como  nos  autoriza  la  Constitución  Política, aunque  sabemos  que  este  “ESTADO  SOCIAL  DE  DERECHO” violará  muy  seguramente  todos  nuestros  Derechos  Constitucionales  para  reprimirnos con  la  fuerza como  siempre  lo  ha  hecho.

Por  las  razones  históricas aludidas,  es que  hacemos  esta  marcha  que  igualmente  rechaza  el  accionar  del  Gobierno  en  los  siguientes  campos que  contribuyen  a  nuestra  desaparición :


1.    No aceptamos “Tratados de Libre Comercio” como el que se ha “negociado” a puerta cerrada y sin consultarnos con los EEUU, Canadá, la Unión Europea, la Asociación Europea de Libre Comercio y cualquier otro que persiga el mismo propósito de despojarnos de nuestros derechos, culturas, saberes y territorios, explotar las riquezas y los pueblos y robarse el valor económico y el capital para someternos. Queremos tratados entre pueblos, para los pueblos y la vida y no entre patrones contra los pueblos y la Madre Tierra que están matando con su codicia.

2.    Denunciamos, resistimos y exigimos la Derogatoria de las Reformas Constitucionales y de la Legislación de Despojo con la que entrega lo nuestro a intereses privados y nos someten al silencio, a la estupidez, al trabajo forzado, a la exclusión y a la muerte. Son muchas las leyes y reformas ya implementadas o en camino. Entre estas las peores incluyen el Estatuto Rural, el Código de Minas, las Leyes y Planes de Aguas, la Ley de Bosques, La Ley  de  Páramos, Etc. …Lucharemos para conseguir que sean derogadas.

3.    No más terror a través del Plan Colombia, la Seguridad Democrática, la parapolítica, que infestan todos nuestros territorios y los siembran de muerte y desplazamiento con la excusa falsa de alcanzar su “recuperación social”. Que el mundo se entere de la forma en que el Gobierno de los EEUU y el Comando Sur, establecen Centros de Coordinación de Acción Integral desde donde ocupan nuestros territorios para entregarlos a las transnacionales con los recursos de los pueblos de acá y de allá. En estas condiciones protestar no es un delito si no una obligación convertida en crimen por los que le temen a la libertad. Que se larguen los señores de la guerra que se sirven del terror para robar y matar. Queremos juzgar en nuestros territorios y desde el derecho propio a quiénes nos han convertido en víctimas sirviéndose del poder del Estado, del para Estado y de la guerra, vengan de donde vengan sin importar sus discursos y pretendidas justificaciones.

4.    Exigimos el cumplimiento de normas, acuerdos y convenios que se ignoran de manera sistemática. No solamente  la Ley 21 de 1991 o Acuerdo 169 de la OIT. La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas debe convertirse en Ley y ser acatada. Pero no exigimos solamente como indígenas, pues el Mandato Agrario  aunado con  los  desplazamientos  masivos y  las  Leyes creadas  para  legalizar  los  despojos  a  los  campesinos,  afros  e indígenas,  está  entregando  el  campo  a  las  multinacionales.  Los derechos sindicales quitados  a  los  trabajadores en  beneficio  de  los  patrones  poderosos y  de  las  empresas  extranjeras. Los servicios públicos vendidos  al  mejor  postor  que  han  encarecido  bienes  tan  preciados  como  el  agua  y  la  energía  en  beneficio   de  las  transnacionales. Los derechos fundamentales, los derechos de las mujeres y su larga y dolorosa lucha que  son  olímpicamente ignorados  por  el  mismo  Estado  que  para  ello  hasta  desacata  los  fallos  de  la  Corte  Constitucional.

Todo  esto  es  apenas  la  punta  del  “Iceberg” ya  que  el  Gobierno  maquilla  magistralmente  los  proyectos   de  Ley  que  propone  al  Congreso  para  su  aprobación  de  tal manera que  el  Pueblo  no  alcanza  a   comprender las  desgracias  que  le  acarrearán  estas  modificaciones  a  la  Carta  Magna.

Cualquiera  pensaría  que  al  hacer  esto  el  Gobierno  obra  de  MALA  FE  y  estaría  en  lo  cierto,  pues  los  resultados  confirman que  la  buena  fe  que  debe  presidir  las  acciones  del  Estado frente  al pueblo   que  lo eligió  y  que  está  ordenada  en  la  Constitución  y  las  Sentencias  de  las  Cortes,  en  COLOMBIA  BRILLA  POR  SU  AUSENCIA.

Señor  Presidente  URIBE:
  usted  utiliza  la  mala  fe  para  gobernar,  pues  su  discurso  como  lo  dijo  el comentarista  internacional ERIC TOUSSAINT es  francamente  mentiroso, habla  de  paz  y aplica todo lo contrario, utilizando  a  veces  el Ejército como grupos paramilitares para  llevar  a  cabo  su  política de  seguridad  democrática; menciona  la  solidaridad  y  el respeto  por  los  Derechos  Sociales  y  ordena  a  sus  técnicos  estudiar  la  manera  de  romper  la  solidaridad  que  representan  los  SINDICATOS,  creando  Cooperativas  de  trabajo  que  privan  a  los  trabajadores de  sus  conquistas  sociales;  solo  muestra el  cobre  cuando  en  contra  de casi el  mundo  entero,  ordena  a  su embajador  no  firmar   la  Declaración  de  los  Derechos  de  los  Pueblos  Indígenas  e  igualmente  cuando elabora  proyectos  de Ley que  afectan  a  los  Pueblos autóctonos;   expide  Decretos  que  los  afectan  sin  consultar  con  sus  Autoridades  como  ordena  el  Convenio  Internacional  169  de  la  OIT.  Todo esto, como  lo  dijo  TOUSSAINT  lo  hace  porque  sabe  que  es  muy  difícil  combatir  la  mentira  cuando  el  que  obra  de  mala  fe,  tiene  tras  sí  TODO  EL  PODER  DEL  ESTADO  respaldado  por  unos  medios masivos  de  comunicación,  unos  del  mismo  Estado  como  los  canales  institucionales y  otros   como   Todelar, Caracol  y  RCN  que  son  particulares pero  de  la  interesada propiedad  de  áulicos  del  Gobierno que  saben  que  de  su  jefe  dependen  todos  sus  beneficios. Además,  usted  suprimió  los  “Auxilios Parlamentarios”  tildándolos  de  CORRUPCION,  pero  los  cambió  por  los  “AUXILIOS  PRESIDENCIALES” que  no son otra  cosa  que  sus  famosos  y  demagógicos  “Consejos Comunales” para  comprar  al  pueblo  y  darse  imagen  de  fuente  de  todos  los  bienes, sin  importarle  un  bledo  que  ese  repartir  de  platas  del  Estado  sea  peor  CORRUPCION.     

COLOMBIANOS :  AUNQUE  EL  ESTADO  IMPONGA  SU  FUERZA  Y  ACALLE  NUESTRAS  VOCES, AUNQUE NOS  JUDICIALICEN  TILDANDONOS  DE  TERRORISTAS (Y QUIEN  MAYOR  TERRORISTA EN COLOMBIA  QUE  EL PROPIO  ESTADO), LEAN  CON  CUIDADO  Y ESTUDIEN  NUESTRAS  MANIFESTACIONES Y  PIENSEN  QUE  HABLAMOS  CON  LA  VERDAD.  LA  PAZ  CON ABUSO, AUTORITARISMO, MISERIA Y  DESPOJO  NECESARIAMENTE  ES  EFIMERA  Y  NO  DURARÁ.

ORGANIZACIÓN REGIONAL INDIGENA DEL VALLE EL CAUCA
“O R I V A C”

Fuente: Nasa-ACIN


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com