contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 19 de octubre de 2008

Chile: La DEA tiene en la mira la amenaza de tr?fico de droga en los puertos chilenos

David Horan, director de esa entidad en Chile, analizó el tema con "El Mercurio":

"Hay una amenaza terrestre en la frontera con Bolivia y Perú, y las drogas llegaron a la costa para despegar a otros puertos... nosotros y la policía chilena queremos confrontar la amenaza marítima". Así lo indicó a "El Mercurio" el director de la DEA (organismo antinarcóticos de Estados Unidos) en Chile, David Horan, al comentar el reciente acuerdo de cooperación entre ambos países.
Según su visión experta, las mafias han acentuado el uso de contenedores marítimos como transporte moderno de droga, y aprovechan la "blancura" de nuestros puertos, sobre todo en el norte, para sacar sus mercancías hacia Europa y Estados Unidos. "Chile tiene una veintena de puertos marítimos, lugares de interés (para los narcos)", efatiza Horan, quien además destaca que sólo por Valparaíso salen diariamente unos 1.500 contenedores.

En este escenario, Horan destaca que la cooperación de la DEA se da en el marco de "ayudar a la policía chilena con el combustible de las investigaciones, que es la inteligencia".

Patrick Fisher, representante del Departamento de Estado, reveló a "El Mercurio" que el último acuerdo de cooperación implica un aporte de US$ 100 mil. Pero por encima de lo monetario está el conocimiento que se traspasará a Directemar, al Servicio Nacional de Aduanas, a Carabineros, a la Policía de Investigaciones, a los fiscales, e incluso a la misma Gendarmería.

El desminado

Actualmente, Carabineros está implementando su Plan Vigía en el norte del país, precisamente para contener el ingreso de drogas por pasos no habilitados. Este sistema de monitoreo tiene como pilar el uso de un "vehículo aéreo" comprometido por la Presidenta Bachelet.

Según fuentes de la institución, la actual etapa terrestre del Plan Vigía se refuerza periódicamente con redadas y trabajo nocturno. A futuro, se señaló, podría haber alguna reestructuración de los servicios, teniendo en cuenta, entre muchas variables, el desminado de zonas fronterizas, lo que generaría más brechas aprovechables por los llamados "burreros".

Vulnerabilidad

En la Policía de Investigaciones, entretanto, la visión que existe es que Chile sigue vulnerable al tráfico de clorhidrato de cocaína, por su economía abierta, los servicios financieros y las comunicaciones que ofrece y su proximidad con los centros productores de hoja de coca.

Por esta razón, los narcos insisten en operar en nuestro territorio.

El mercado chileno de sólo 16 millones de habitantes no resulta atractivo para la oferta de grandes cargamentos de cocaína. En este sentido, es un país de tránsito para la ruta que comienza en Perú y Bolivia y continúa a los mercados de Estados Unidos y Europa.

La pasta base boliviana, menos refinada -pero más adictiva y tóxica que el clorhidrato de cocaína-, ingresa a Chile por los numerosos pasos fronterizos ilegales del Norte Grande. Y es la que consumen los drogadictos en las poblaciones.

El aumento del 5% de las plantaciones de coca en Bolivia en los dos últimos años, hasta llegar a las 29.000 hectáreas, ofrece un nuevo desafío a las autoridades: controlar y vigilar la frontera.

No sólo para evitar el ingreso de droga, sino que para impedir que el ácido obtenido en la producción de cobre sea desviado para elaborar droga en el país vecino. También el 92% de la hoja de coca en Perú está destinada a la producción de droga.

Por PEDRO LEZAETA y HERNÁN ÁVALOS

Fuente: El Mercurio.com - El periódico líder de noticias en Chile


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com