contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 14 de octubre de 2008

El colapso del Capitalismo Neoliberal

El primer mundo se mueve hacia la nacionalización parcial de la banca

Los países ven esta como la única opción para inyectarle capital y evitar con ello que corte de tajo los créditos y provoque una recesión profunda

Washington, EE.UU. (EFE).- Los países desarrollados se ven abocados, uno tras otro, a nacionalizar parcialmente la banca como única opción para inyectarle capital y evitar con ello que corte de tajo los créditos y provoque una recesión profunda.
Hoy Francia indicó que es "muy probable" que los países europeos pongan dinero sobre la mesa para rellenar las arcas de los bancos, un tema que sin duda se tratará en la cumbre extraordinaria de jefes de estado de la zona euro, que tendrá lugar el domingo en París.

Reino Unido y Estados Unidos ya han anunciado oficialmente la compra de acciones de entidades financieras, mientras que otros países han tomado medidas de apoyo a los bancos que, en la práctica, son nacionalizaciones parciales encubiertas, dijo a Efe Luis Marques, profesor de economía de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS, por su sigla en inglés).

Tras una semana de pesadilla en las bolsas se ha formado un consenso internacional a favor de la nacionalización parcial abierta a gran escala, que sólo ocurrió durante la Gran Depresión.

El Grupo de los Siete (G7) dio su apoyo expreso a la medida el viernes y también la respalda el Fondo Monetario Internacional (FMI), el otrora adalid de la globalización financiera y el libre mercado.

"En este momento no hay otra opción excepto la nacionalización parcial de los bancos. Es algo radical, pero a menos que se haga habrá muchos problemas", dijo Nouriel Roubini, profesor de economía de la Universidad de Nueva York.

Se trata, según los expertos, de la única forma de garantizar que los bancos mantienen los préstamos a los consumidores que quieren adquirir un automóvil o las empresas que necesitan dinero a corto plazo para pagar a sus empleados.

El objetivo ya no es prevenir una recesión en la mayoría de los países desarrollados, que los analistas ven como inevitable, sino una depresión.

Los gobiernos que compren acciones de los bancos tendrán que mantenerlas durante años, hasta que la salud del sistema financiero esté suficientemente restablecida para que el miedo salga del cuerpo de los inversores. "El problema se formó durante años, ha estado fermentando desde principios de los 90 y se tardará años en resolver", dijo Marques.

No se tratará de nacionalizaciones al estilo Hugo Chávez, en las que el Estado tomará el control de las entidades y las convertirá en otro tentáculo de la administración pública.

Tanto Estados Unidos como Reino Unido han indicado que adquirirán acciones preferentes, que son las que reciben dividendos primero, pero que no tienen derecho a voto, por lo que no contarán con una silla en los consejos de administración. Aún así, no cabe duda de que los gobiernos tendrán gran influencia en las decisiones de los bancos.

Se ha llegado a este punto porque nada más ha funcionado. Durante más de un año las autoridades veían la crisis como un problema de liquidez y por lo tanto los bancos centrales la combatieron inundando el sistema con dinero barato.
Pero ahora se considera un problema de solvencia, dijo a Efe una fuente del FMI, lo que significa que algunas entidades tienen unas posiciones tan precarias que son insalvables.

La respuesta de los bancos de Estados Unidos y algunos países europeos ha sido acumular todo el efectivo que pueden y no prestar. Su miedo es dar un crédito hoy a una institución que mañana se hunda, porque oculta una cartera de deuda de mala calidad o simplemente porque otros bancos le niegan los préstamos que necesita para seguir a flote.
Mientras, las empresas de la economía "real", del tractor, el laboratorio y la línea de montaje, se ahogan ante la falta de crédito. Los gobiernos han respondido como han podido. España ha anunciado que comprará activos "de calidad" de los bancos para que estén bien lubricados con dinero fresco.

El Gobierno Estadounidense, por su parte, ha asumido parte de la responsabilidad de prestar directamente, saltándose a los bancos. La Reserva Federal anunció esta semana que comprará pagarés de empresas, una medida sin precedentes.
Además, con la intervención de los gigantes Fannie Mae y Freddie Mac el Gobierno controla la mitad del mercado hipotecario del país, que asciende a 12 billones de dólares.

Al mismo tiempo, Estados Unidos y Europa se han visto obligados a intervenir una docena de entidades, pero con cada toma de control el pánico en los mercados ha aumentado, pues los analistas han interpretado las acciones como evidencia de que la cesta del sistema financiero está llena de manzanas podridas.

Con la nacionalización parcial de todo el sistema financiero los gobiernos intentarán separar las buenas de las malas.

Fuente: El Comercio Perú


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com