contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 17 de septiembre de 2008

Apoyo a Evo: rechazan intento de golpe

CUMBRE DE LA UNASUR

Los presidentes anunciaron que una comisión investigará la masacre de Pando, que dejó 30 muertos. Evo acusó a la "derecha racista y facista".

Los presidentes de la Unión de Naciones del Sur buscan una salida a la crisis de Bolivia. (Télam)

Los presidentes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) brindaron este lunes su respaldo al gobierno de Evo Morales frente a la crisis política de Bolivia, rechazaron "cualquier intento de golpe", pidieron el cese "de la violencia" y crearon una comisión para acompañar investigar la masacre de Pando que dejó oficialmente 15 muertos (aunque hay quienes elevan al doble la cifra) y 106 heridos.

Tras la reunión de los jefes de Estado, la presidenta Cristina Fernández calificó anoche de "muy importante" el apoyo de los mandatarios de Unasur al gobierno de Bolivia y destacó especialmente la creación de una comisión que investigará la masacre de Pando.

"Cuando se afecta la estabilidad democrática de un país se afecta de toda la región, por eso es muy importante voluntad manifiesta de jefes y jefas de Estado", afirmó Fernández de Kirchner, en sus primeras declaraciones tras el encuentro celebrado en el Palacio de la Moneda.

La presidenta destacó especialmente la inclusión en la declaración conjunta de la defensa "del derecho irrestricto a los derechos humanos" y, "por solicitud de Bolivia", la creación de "una comisión para investigar la masacre de Pando". "Es un gran logro", subrayó.

El documento conjunto dado a conocer por los presidentes de Unasur fue denominado "Declaración de la Moneda" y, según enumeró la presidente chilena Michelle Bachelet, rechaza "cualquier intento de golpe civil o ruptura institucional", "condena el ataque a instalaciones gubernamentales" y exige su devolución, llama a "tomar las medidas necesarias para que el cese de las medidas de violencia y desacato", y asimismo expresa una "firme condena a la masacre de Pando".

A su vez, la declaración exige "preservar la unidad nacional y la integridad territorial", llama a "concertar la búsqueda de una solución sustentable" y crea una comisión coordinada por Chile "para acompañar la mesa de diálogo conducida por legítimo gobiernod e Bolivia".

La declaración fue el epílogo de una reunión que se extendió más de cinco horas y donde quedaron en claro diferentes posturas para acompañar al gobierno de Morales.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, -que tiene la presidencia pro témpore de Unasur- había propuesto a sus pares la instalación de una mesa de diálogo y el envío de una misión del bloque sudamericano y la Organización de Estados Americanos (OEA) a la ciudad de La Paz.

El Grupo Río también dio un contundente respaldo a Evo. Integrado por 22 países latinoamericanos y del Caribe, ese organismo abogó por un acuerdo "con base en la legitimidad que le confirió el referéndum revocatorio".

La presidenta Cristina Fernández y ocho de sus colegas de América del Sur se reunieron por más de cinco horas, hasta las 21.40.

La deliberación se realizó en el Palacio de La Moneda en el marco de la reunión de urgencia convocada por la presidente de Chile para buscar una solución al conflicto que sacude a Bolivia.

A la cita asistieron el presidente boliviano Evo Morales, que al llegar a Chile denunció que sectores opositores a su gobierno impulsan un "golpe de Estado".

Firmaron la declaración de apoyo a la democracia boliviana los mandatarios de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; de Uruguay, Tabaré Vázquez; de Argentina, Cristina Kirchner; de Paraguay, Fernando Lugo; de Colombia, Alvaro Uribe, además del venezolano Hugo Chávez y el ecuatoriano Rafael Correa.

También formaron parte de la cumbre el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y representantes de Guyana y Surinam.

El único mandatario ausente del bloque regional fue el peruano Alan García, que en su reemplazo envió a su canciller José García Belaúnde.

Institucionalizada en mayo pasado, la Unasur buscó de esta manera acercar posiciones frente a la crisis política en Bolivia, donde se registraron al menos una veintena de muertos en enfrentamientos.

Desde hace dos semanas se intensificaron las protestas en Bolivia, entre la oposición -liderada por el separatista departamento de Santa Cruz- y el gobierno, que impulsa la aprobación de una nueva Constitución, de corte estatista e indigenista.

Este es el primer conflicto que le toca resolver a la Unasur, y sus consecuencias serán vitales para la reafirmación del grupo a nivel regional, en visión de analistas.

El encuentro de urgencia fue convocado el sábado por la presidenta Bachelet, quien argumentó que no podían permanecer "impávidos" frente a una situación en Bolivia.

Fuente: Crítica Digital


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com