contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 03 de septiembre de 2008

Colombia: Aparecen minas de pl?sticos


Un funcionario señaló que de los 18 trabajadores muertos en lo que va de año 11 perecieron por esas minas plásticas.

AUMENTA LA CIFRA DE “ERRADICADORES” DE COCA MUERTOS

BOGOTÁ.- Las muertes entre los erradicadores de cultivos de coca aumentaron de ocho a 18 en el último año y medio debido a la aparición de minas rudimentarias antipersonas hechas de plástico y fabricadas principalmente por guerrilleros. Pero Victoria Restrepo, directora del Programa Presidencial Contra Cultivos Ilícitos (PIC), iniciativa gubernamental surgida en 2002, confía en que pronto se podrá neutralizar esos artefactos.

Restrepo señaló que de los 18 trabajadores muertos en lo que va de año 11 perecieron por esas minas plásticas, casi imposible de ubicar por los equipos de detectores metálicos.

El resto, ha muerto por accidentes o por causas naturales, dijo Restrepo.

Desde el comienzo del programa la cifra de víctimas asciende a 40, según datos del Programa.

Jorge Rojas, asesor del Programa Presidencial para la Atención Integral Contra Minas Antipersonal (PAICMA), destacó la complejidad de este nuevo tipo de minas “que dificultan su detección y aumentan su letalidad”.

Según Rojas, al ser minas plásticas su ubicación se hace casi imposible.

“Estamos avanzando en la implementación de técnicas de desminado mecánico” o con máquina en cooperación con Japón, por ejemplo. Así mismo, se están desarrollando trabajos de detección con perros, dijo el asesor en diálogo telefónico.

En la actualidad el programa cuenta con 6,913 erradicadores manuales, divididos en 223 grupos, todos hombres que cobran al mes 550,000 pesos (305 dólares), o poco más por encima del salario mínimo mensual de 463,000 pesos (257 dólares).

Los integrantes de estos grupos móviles intervienen exclusivamente en áreas de difícil acceso y en las que no pueden adelantarse procesos de “erradicación voluntaria”: otro programa gubernamental del PIC llamado “Familias Guardabosques” que se comprometen a no tener cultivos ilícitos en sus lotes de tierra y a cambio de ello reciben del gobierno el equivalente a unos 2.000 dólares por año y medio. Pasado ese plazo se supone que la familia, que además ha recibido capacitación técnica del programa sobre los perjuicios de los cultivos ilegales, así como los daños ambientales que provoca y el impacto social de las drogas, se espera que no reincida en los sembradíos ilegales.

Bajo la protección de las fuerzas militares, los erradicadores manuales, que en su inmensa mayoría son campesinos, se desplazan entre distintas localidades y a lo largo de 60 días arrancan con sus manos matas de coca.

Tras esos dos meses de labores, los trabajadores vuelven a sus municipios a descansar de siete a 15 días y luego salir nuevamente a los campos por otros dos meses.

Algunos de los erradicadores fueron en el pasado “raspadores” de coca, o recolectores de las hojas de la planta de coca.

Fuente: Listín Diario


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com