contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 13 de agosto de 2008

Colombia: Al sur del pa?s la guerra es latente y la coca el sustento

En la zonas rurales la tranquilidad es impensable

PASTO -- Parelelo al gran éxito que ha tenido el gobierno colombiano frente a los rebeldes guerrilleros, ciudades como Medellín han experimentado una impresionante recuperación económica y social.

En algunos distritos de Bogotá también se puede pensar que el país no atravesó por cuatro décadas de violencia guerrillera.

Pero la historia es otra en lugares como el departamento de Nariño, al sur occidente del país, donde la violencia y los temores continúan dejando graves huellas en las zonas rurales.

Lo que resalta la dificultad de terminar con una guerra alimentada por el tráfico de drogas y al parecer inmune a las estrategias financiadas por el gobierno de Estados Unidos.

El aumento en el cultivo de coca, las numerosas desapariciones, los asesinatos, el desplazamiento de familias y la colocación de minas bajo tierra siguen siendo la orden del día en las zonas rurales de Nariño, inclusive sin la presencia de la guerrilla.

Para aquellos que viven la violencia diaria de la guerra, hablar de un fin de las hostilidades es algo prematuro, aun con la muerte de dirigentes de la guerrilla, la deserción de cientos de rebeldes y el rescate de rehenes.

"Los grupos armados son como la malaria, porque evolucionan para seguir resistiendo y matando con mucha eficiencia", dice Antonio Navarro Wolff, gobernador de Nariño y ex guerrillero del desaparecido grupo M-19. "En Nariño los grupos guerrilleros aprenden que si no pueden ganar, no pierden la habilidad para causar sufrimiento".

Con el océano Pacífico al oeste y Ecuador en el sur, en Nariño los cultivadores de coca han logrado burlar las fumigaciones al crear pequeñas zonas de cultivo que son más difícil de ver desde los aviones. Además, reciben la protección de varios grupos guerrilleros.

Un informe de Naciones Unidas señaló que el cultivo de coca en Colombia aumentó 27 por ciento (244,634 acres) en 2007, el primer aumento importante en los últimos cuatro años. Nariño tiene la cifra más alta en todo Colombia.

El aumento en el cultivo ha permitido que Colombia siga siendo el mayor productor de coca en el mundo, supliendo 90 por ciento de la cocaína que se consume en Estados Unidos.

Esto también ha permitido que la guerrilla siga teniendo presencia en muchas partes del territorio nacional, ya que el cultivo ha aumentado en departamentos como Putumayo, Meta y Antioquia.

Coca aún sostiene la guerrilla

En Nariño, cada semana funcionarios del gobierno, líderes de la iglesia católica o trabajadores informan sobre actividades de la guerrilla.

A nivel nacional, las FARC todavía recolectan de $200 millones a $300 millones al año en impuestos de los cultivadores de coca, de acuerdo con Bruce Bagley, un especialista en geografía andina y profesor de la Universidad de Miami.

Bagley explica que las cifras son bajas comparadas con los $500 millones que el grupo recolectaba hace una década, aunque todavía se trata de suficiente dinero para seguir financiando actividades guerrilleras. Las FARC han visto una merma en

integrantes: de 17,000 a 9,000.

Hace una década la coca es un cultivo raro en Nariño, según explican agricultores de El Rosario.

Pero entonces los esfuerzos del Plan Colombia, que recibe unos $5,000 millones de fondos del gobierno de Estados Unidos, obligaron a muchos agricultores a desplazar sus cultivos hacia esta zona.

Para muchos residentes la erradicación ha exacerbado la situación, aumentando el cultivo y concentrándolo en pequeñas zonas del departamento.

Liborio Rodríguez es uno de varios agricultores que mantiene pequeños terrenos con siembra de hojas de coca, terrenos que han sido fumigados varias veces.

"Sé que nada es eterno, pero no pienso dejar este terreno", dice Rodríguez, de 41 años.

Rodríguez dice que él y otros han desarrollado métodos para proteger sus cultivos de coca. Otros siembran una variante de la hoja que no crece mucho y que puede cosecharse seis veces al año.

"Después de todas las cosas que vemos, creo que podemos sobrevivir aquí".

Aunque el gobierno señala que los desplazamientos han bajado en Nariño, los residentes afirman que los grupos guerrilleros han aumentado en la zona, pese a los esfuerzos por desmovilizar 30,000 paramilitares en años recientes.

By SIMÓN ROMERO
THE NEW YORK TIMES

Fuente: Southflorida.elsentinel.com : Sur De La Florida


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com