contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Jueves, 07 de agosto de 2008

La droga impide la estabilidad en Latinoam?rica

La sobreoferta de estupefacientes hace prosperar las redes de tráfico y amenaza las instituciones y la sociedad en la región.

La droga impide la estabilidad en  Latinoamérica

Víctor Cruzado

La batalla contra la cocaína en Latinoamérica está muy lejos de finalizar con una victoria. Pese a la inversión, los recursos humanos destinados y las actuaciones conjuntas en políticas antinarcóticos desarrolladas por los países de la región, EEUU y la UE, la producción de hoja de coca en los países andinos ha alcanzado cifras sin precedentes en 2007. Y lo peor parece que está por llegar.

“La amenaza que plantea el narcotráfico y el crimen organizado y el fracaso de las políticas antinarcóticos son las dos caras de una misma moneda”, indica Mauricio Ángel, analista senior de International Crisis Group (ICG) para Colombia y la región andina. “Está teniendo un serio impacto en las instituciones democráticas, los sistemas políticos y las sociedades en general en varios países latinoamericanos, entre ellos Colombia, Bolivia, Perú, Venezuela y México”.

La sobreoferta de estupefacientes ha provocado que a ambos lados del Atlántico prosperen redes criminales internacionales que han logrado aposentarse en el occidente africano, una de las regiones más utilizadas como estación de paso de la droga que finalmente recala en Europa. Según indica el informe de 2008 del ICG, estas redes debilitan las instituciones estatales, amenazan los procesos democráticos, alimentan conflictos armados y sociales en las zonas rurales y fomentan la inseguridad y la violencia en las principales ciudades de América y Europa.

Problemas exportados
Esta coyuntura ha provocado que países que antes eran de tránsito de la droga hacia EEUU o Europa se hayan convertido en nuevos mercados de consumo y centros de fabricación. El vicepresidente de ICG para Europa, Alain Délétroz, indicó la semana pasada en Madrid que este cambio de rutas “ha exportado el problema”. Es el ejemplo de Brasil, “que no lo siente como un problema y mira para otro lado”, indica Délétroz.

Ésta insuficiente cooperación y coordinación internacional es una de las principales ventajas con las que cuentan las redes del narcotráfico, que explotan las divergencias existentes en materia de política antinarcóticos entre los bloques consumidores.

Pero hay algo mucho más preocupante. Según denuncia el ICG, la política de erradicación de hoja de coca “casi siempre está acompañada de violaciones a los derechos humanos”. El organismo subraya que las fuerzas paramilitares que intervienen en las operaciones —la fumigación de los cultivos o la destrucción de las plantas desde el suelo— generan “movimientos antigubernamentales” en las zonas donde se practican.

Una situación que obliga a la comunidad internacional debe reconocer una década de errores y hacer ajustes básicos en sus políticas. Mientras, el aumento de la producción pende sobre el continente.

Fuente: Gaceta

 

Etiquetas de Technorati: ,,

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com