contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 04 de agosto de 2008

Evo Morales pone a sembrar alimentos a los cocaleros


La escasez golpea. Los cultivadores de coca se quejan porque solo ganan USD 500 cada tres meses. Ampliar Imagen  Foto:AP

El Mandatario busca combatir la grave crisis alimentaria que atraviesa su país.

El  alza de los precios de los alimentos podría lograr algo que EE.UU. no consiguió,  pese a invertir millones de dólares: convencer a los campesinos bolivianos de que reemplacen los sembrados de coca con otros cultivos.

Y el promotor de este cambio no es otro que el propio presidente Evo Morales, líder del poderoso sector cocalero. El Mandatario ya se había opuesto tajantemente al programa de sustitución de cultivos promovido por Washington.

Problema de fondo

En un reciente informe,  la FAO alertó que Bolivia es uno de los cinco países de Latinoamérica  -junto con Ecuador, Haití, Nicaragua y República Dominicana- con mayor déficit de alimentos.

En su batalla    contra la inflación, Morales prohibió la exportación de alimentos. Pero esta medida  lo ha enfrentado con el poderoso sector empresarial,  alineado en la oposición.

Por eso acelera  una alianza con los pequeños productores, que incluye una serie de incentivos.

La nueva situación alimenticia internacional ha hecho que reconsiderara su posición,  y  pidiera a los cocaleros que complementen sus cosechas con la siembra de arroz y maíz.

Morales plantea que los cocaleros siembren coca en un ‘cato’ de unos 1 640 metros cuadrados, lo que les genera unos USD 100 por mes, y reciban préstamos para plantar otros productos.

El sistema del ‘cato’  es considerado por las autoridades estadounidenses como una concesión de validez legal cuestionable a los traficantes de drogas.  Sin embargo,  es una parte clave del programa de Morales para combatir la producción de cocaína y permitir, al mismo tiempo, el uso tradicional de la coca como estimulante con cualidades curativas.

“No habrá coca cero, pero tampoco libre cultivo de coca”, declaró Morales a mediados de julio en Sinahota.     Ahí entregó a cocaleros un cheque por el equivalente a USD 455 000  para construir, “hasta fin de año”,  una planta de arroz que costará USD 1,1 millones, con capacidad para procesar 60 toneladas del grano al día.    En otra localidad vecina entregó otro cheque, por un monto cercano, para procesar palmito.

La crisis alimentaria ha golpeado inesperadamente a su Gobierno. El incremento en el precio de los alimentos disparó la inflación al 15,7% en los últimos 12 meses, una de las más altas del continente.    “Una crisis económica, sumada a la crisis política, podría ser letal para el Gobierno”, advirtió Miguel Urioste, director de la Fundación Tierra. Ya hubo protestas de amas de casa descontentas con el alza en los precios.

Un reciente informe de la ONU dijo que Bolivia registró un incremento del 5% de sus cultivos de coca (28 900 hectáreas) contra 4% de Perú y 27% de Colombia.

Los campesinos que reducen sus cocales reciben crédito para sembrar arroz, maíz, trigo y hasta una donación de USD 2 000   para  construir una vivienda.

Fuente: El Comercio

Etiquetas de Technorati: ,,

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com