contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 11 de julio de 2008

Colombia: Asedio de Uribe y su Seguridad Democr?tica a territorios, l?deres y autoridades ind?genas

La palabra que caminamos en exigencia de nuestros derechos a la vida y al territorio de forma pacífica es golpeada, maltratada, amenazada  y asesinada por las políticas del gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Uribe es el máximo comandante de la fuerza pública por lo tanto es quien da las órdenes que todo militar debe obedecer sin reparo alguno y cumplir al pie de la letra, es por esto, que lo hacemos responsable por toda la agresión que sufre el pueblo colombiano y en particular nuestras comunidades indígenas, que siguen siendo víctimas  de los atropellos desmedidos de la fuerza pública.

No suficiente con el asesinato de Belisario Camayo el 10 de noviembre de 2005,  Pedro Pascué el 16 de mayo  de 2006 y Lorenzo Largo Dagua el 29 de noviembre de 2007, en el marco de la Liberación de la Madre Tierra en Caloto, la fuerza pública cumpliendo órdenes superiores continúa con las agresiones, y señalamientos a la comunidad nasa.

Agresiones como las que han sufrido más de cien comuneros indígenas heridos desde el 2005 que se inició la Liberación de la Madre Tierra, ataques contra personas que no participaban en ese momento de la Liberación, como la que sufrió el compañero Rafael Coicué, mientras se dirigía de Corinto a Santander de Quilichao el pasado 3 de julio.

Señalamientos como las que viven permanentemente nuestros líderes por defender la vida y el territorio en resistencia pacífica, tal como le sucedió el 6 de julio, cuando el comunero y Consejero del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC
Feliciano Valencia se desplazaba con su esposa a su residencia en Santander de Quilichao y dos agentes de la policía que se identificaron verbalmente como integrantes del ESMAD, pero quienes estaban debidamente uniformados de verde oliva y con sus respectivos equipos de dotación militar, lo abordaron en plena calle y lo agredieron verbalmente diciéndole: “Vos sos  Feliciano Valencia, vos sos Feliciano, el h.p. que mantenés allá en la Emperatriz, vos sos el que jodés a la gente, y agredís a la Policía”. 

No satisfechos con esto, insultaron también a la señora Luz Amanda Moreno, compañera de Valencia al tiempo que protegían sus nombres que llevaban sobre el uniforme para evitar ser identificados. Así continuaron con los insultos contra la pareja hasta que varias personas del pueblo que los conocen y los respetan por su trabajo y liderazgo, alarmados por lo que estaba ocurriendo, solicitaron respeto por ellos y los acompañaron hasta estar lejos de los agresores.

Esta situación es muy preocupante para nuestra organización porque la fuerza pública, una vez más, irrespeta a nuestras autoridades indígenas, pues Feliciano Valencia ha sido candidato a la Alcaldía de Santander de Quilichao, ha sido fundamental en todas las Mingas por la Vida que desarrollamos desde el Cauca, fue Coordinador del Tejido de Defensa de la Vida de la ACIN y este año fue elegido nuevamente por la comunidad para representarnos en el Consejero Regional Indígena del Cauca-CRIC, como uno de los consejeros de esta organización.

En este contexto y ante esta situación, llamamos a todos los sectores sociales y populares para que estén vigilantes de lo que pueda suceder, porque como se ha visto en otros lugares y como ya lo hemos vivido antes, primero empiezan los señalamientos, las amenazas y luego acaban con la vida de los líderes y no pasa nada.

La agresión del compañero Rafael Coicué y Feliciano Valencia, son muestras contundentes de todo el accionar de la política de seguridad democrática, por eso la rechazamos, pues lo que hace es agredir al pueblo colombiano, mientras los verdaderos criminales están aprobando leyes en contra del pueblo desde el gobierno.

ASOCIACIÓN DE CABILDOS INDÍGENAS DEL NORTE DEL CAUCA-ACIN
CXAB WALA KIWE, SANTANDER DE QUILICHAO, JULIO 8 DE 2008


ANEXAMOS DENUCIA INTERPUESTA POR FELICIANO VALENCIA

Popayán Cauca, julio 7 de 2008.
Señores:
JUZGADOS Y FISCALIA
Seccional Popayán
Cauca.

Respetuoso saludo.
ASUNTO: Agresión verbal por parte de miembros de la policía nacional con sede en Santander de Quilichao Cauca, contra Feliciano Valencia Medina.

De manera respetuosa me dirijo a ustedes y a quien corresponda, para dar a conocer una situación atípica ocurrida el día 06 de julio del presente año, en el área urbana de Santander de Quilichao, exactamente en la carrera 10 con calle 4 esquina, la cual por situación inexplicable no fue atendida por el ente competente (URI local de Santander de Quilichao). En estos hechos se vieron involucrados supuestos miembros de la policía nacional. Al respecto me permito hacer una descripción de lo sucedido:
Hechos.
El día domingo, 6 de julio del 2008, siendo a las 11:13 p.m, cuando me dirigía en compañía de mi esposa Luz Amanda Moreno a la casa de habitación, sobre la carrera 10 con calle 4 al frente del “Estanco JJ” en Santander de Quilichao, fuimos abordados por dos supuestos agentes de la policía quienes se identifican de manera verbal como integrantes del ESMAD (escuadrón móvil antidisturbios), pero quienes estaban debidamente uniformados y con sus respectivos equipos de dotación militar, lo cual los identifica como supuestos miembros de la fuerza publica. De manera agresiva, con palabras soeces y en tonos amenazantes uno de los supuestos agentes, indaga sobre quien soy yo, en los siguientes términos: “Vos sos  Feliciano Valencia, vos sos Feliciano, el h.p. que mantenés allá en la Emperatriz”, vos sos el que jodés a la gente y agredís a la policía”.  Ante ello de manera respetuosa solicite que me explicaran el motivo de las agresiones y que se identificaran de manera inmediata, obteniendo como respuesta más agresiones verbales, las cuales se extendieron a mi esposa, al mismos tiempo estos supuestos agentes, protegen sus nombres que llevan en el uniforme reiterando que son ellos los que mandan, contestándole a mi esposa de la siguiente manera: “Respetá vieja h.p., yo soy más que vos”. Debido a la magnitud del escándalo, se acerca el señor Arturo Chaux y varias personas  alarmadas por lo que estaba ocurriendo, mi esposa Amanda tratando de buscar ayuda, se dirigió a la oficina de la Unidad de Reacción Inmediata URI sin encontrar respuesta favorable.
Al notar esta situación, otras personas se acercaron e increparon a los policías por lo que estaban haciendo con nosotros, por lo que me decían, me señalaban y amenazaban, y estuvieron con  nosotros, acompañándonos, hasta donde nos ubicamos fuera del alcance de los policías.
Además de la gente que en ese momento estaban en el sitio, esta situación fue presenciada por un escuadrón de la policía que estaba cerca al sitio de los hechos, aproximadamente a unos 15 mts de distancia quienes asumen una actitud indiferente frente a este hecho.
Teniendo en cuenta la gravedad de los hechos, solicito se preste el debido trato jurídico que este caso amerita, pues se evidencia el riesgo al que están expuestos mi esposa y mi núcleo familiar; partiendo de la realidad actual de mis labores sociales y comunitarias ya que me desempeño como Autoridad Tradicional (Consejero del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC) a nivel de los territorios indígenas y represento a este sector en los diversos procesos sociales que se desarrollan en el departamento del Cauca y Colombia.
Para veracidad de los hechos, se cuenta con testigos dispuestos a rendir declaración de lo sucedido aquella noche, en el momento que se requieran estoy dispuesto a aportar los nombres y direcciones.
Me suscribo de ustedes:

FELICIANO VALENCIA MEDINA
CC. 10’484.369 Stder.

Para notificaciones, citaciones y lo que el proceso requiera, se anexa direcciones y teléfonos de los afectados:
Dirección residencia: calle 2  Nª 7-155, barrio el centro /Santander de Quilichao.
Teléfono: 311-3213361
Con copia a: Procuraduría, Defensoría del Pueblo y Organismos Defensores de Derechos Humanos.

Fuente: Nasa-ACIN


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com