contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 25 de junio de 2008

Cultivos de hoja de coca aumentaron 4% en el Per?

Pequeños valles cocaleros registran un alto crecimiento de sus hectáreas. Palcazú-Pichis-Pachitea creció 169,5%

El último Informe Andino de la Coca 2007 elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) muestra un crecimiento de las hectáreas de hoja de coca sembradas en el Perú. "Se ha determinado (...) la existencia de 53.700 hectáreas ocupadas por cultivos de coca. Esta extensión representa un incremento del 4.5% con relación a las 51,400 hectáreas determinadas en el año 2006", señala el informe.

La oferta nacional de hoja seca para el 2007 ha sido calculada en 116.800 toneladas métricas, de las que Enaco solo adquiere poco más de 9 toneladas métricas. El resto de la oferta evidentemente tiene un solo destino: el narcotráfico. Por ello, preocupa que valles cocaleros pequeños aumenten su extensión.

Flavio Mirella, representante en el Perú y Ecuador de la ONUDD, destaca el caso de Inambari-Tambopata, en el departamento de Puno, donde el presidente regional, Hernán Fuentes, se ha manifestado a favor del cultivo de la hoja de coca.

"Todo lo que se produce en el país, excepto lo de La Convención-Lares, va al narcotráfico, por lo que no se justifican medidas que promuevan cultivos para fines ilícitos", sostuvo Mirella.

Valle Palcazú-Pichis-Pachitea creció 169,5%


La cuenca cocalera de Palcazú-Pichis-Pachitea tiene apenas 1.148 hectáreas de hoja de coca, según el reporte del Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la ONUDD para el 2007. Dicha cifra se queda chica frente a las 17.217 hectáreas de hoja de coca detectadas en el Alto Huallaga y, sin embargo, es la que más le preocupa a la ONUDD, pues la cuenca en mención ha registrado un incremento de 169,5% en sus hectáreas de cultivo de hoja de coca, si se tiene en cuenta que en el 2006 se detectaron 426 hectáreas.

"Palcazú-Pichis-Pachitea (...) es considerado de expansión muy intensa, por lo que requiere de una especial atención a corto plazo", señala el nuevo informe de la ONUDD.

Otra cuenca cocalera pequeña que ha registrado un aumento importante de sus hectáreas es Inambari-Tambopata. Las 2.366 hectáreas detectadas en el 2006 se han incrementado en 21%, por lo que hoy la zona registra 2.864 hectáreas.

"Ya habíamos alertado sobre esta probabilidad (de crecimiento de las hectáreas) y lo mencionamos en el informe del año pasado, en el que se alertaba sobre la presencia de mayor cantidad de almácigos y también de zonas con nuevas chacras", refiere Flavio Mirella, representante en el Perú y Ecuador de la ONUDD.

Alto Chicama


La lupa del seguimiento de los cultivos de coca ilícita también se posó esta vez sobre el valle del Alto Chicama, en La Libertad, que tiene 400 hectáreas de hoja de coca. Se estima que esa producción es consumida por la población que se dedica a la minería artesanal, pero la ONUDD decidió incluir esta zona en su supervisión a fin de ver cuál es la tendencia de los próximos años.

Los valles cocaleros más grandes del país han registrado, por el contrario, un crecimiento que Mirella califica de desacelerado, pues si bien las hectáreas han crecido en el Alto Huallaga y en el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), la variación con respecto al 2006 alcanza apenas el 1%.

Según Mirella, ello tiene que ver con el interés creciente que los cocaleros le están dando al cultivo de productos alternativos.

En muchos casos-dice Mirella- los precios de esos productos alternativos compiten o superan a los de la coca. Un ejemplo de ello es Tocache, señala el funcionario.

"En el 2004 había en Tocache unas 2 mil hectáreas y hoy quedan 265 hectáreas. La coca ya no genera los principales ingresos de la economía local de Tocache", señala.

Fuente: El Comercio Perú


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com