contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 25 de mayo de 2008

Colombia confisca voluminoso arsenal en frontera con Venezuela

La policía de Colombia confiscó 293 fusiles de asalto AK 47, dos ametralladoras y más de 64.000 proyectiles en escondites subterráneos en una zona fronteriza con Venezuela, el decomiso más grande de armas en la historia reciente, informó el sábado un alto oficial.

Las armas, pertenecientes al acusado narcotraficante Daniel Rendón Herrera, alias "Don Mario," un prófugo de las autoridades colombianas, se encontraron cerca al municipio de Puerto Santander, en el departamento de Norte de Santander.

"Se trata del decomiso de armas, municiones y explosivos más grande que se ha realizado a grupos al margen de la ley dedicados principalmente a los delitos de narcotráfico, extorsión, secuestro, desplazamiento forzado y que no tiene precedentes en la historia reciente del país," dijo el director operativo de la policía, general Orlando Páez.

Entre las armas confiscadas aparecieron algunos fusiles FAL grabados en el escudo de la Fuerzas Armadas de Venezuela, afirmó el oficial quien se abstuvo de entregar más detalles.

Las primeras informaciones indican que el arsenal sería utilizado por integrantes de una banda criminal dirigida por "Don Mario" para cometer secuestros, cuidar cultivos de coca y laboratorios utilizados para la producción de cocaína.

De acuerdo con las autoridades colombianas Rendón Herrera tiene a su servicio un ejército privado conformado por antiguos desmovilizados de los escuadrones paramilitares de ultraderecha con el que se enfrenta a enemigos en medio de una disputa por el control de regiones para cultivar hoja de coca y producir cocaína, así como rutas para exportar la droga.

En forma simultánea la policía confiscó un cargamento de 1.892 kilos de cocaína perteneciente a Rendón Herrera cerca al municipio de Moñitos, en el departamento de Córdoba.

La droga estaba oculta en dos escondites subterráneos cerca a una playa sobre el Mar Caribe, precisaron las autoridades.

Otros 1.500 kilos de cocaína fueron confiscados por la policía cerca al pueblo de Sipí, en el selvático departamento del Chocó, al noroeste del país, y que pertenecían a las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El narcotráfico es el combustible que alimenta el conflicto interno de más de cuatro décadas que se registra en este país de unos 44 millones de habitantes y cobra miles de vidas, la mayoría civiles.

Colombia es considerado como el primer productor mundial de cocaína con más de 600 toneladas anuales, pese a una ofensiva que las Fuerzas Armadas mantienen con el apoyo de Estados Unidos para destruir cultivos de hoja de coca y laboratorios para producir la droga.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Magdalena Morales)

Fuente: Reuters


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com