contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 23 de mayo de 2008

Ministro brit?nico opina sobre cuestiones internas bolivianas: “Es un pa?s con mucha inseg

Kim Howells, ministro británico para América Latina, habla también de la expansión de la hoja de coca y de la cocaína y su impacto en Europa.

Esta semana estuvo de visita en La Paz, Kim Howells, ministro para América Latina en el Ministerio británico de Relaciones Exteriores, un amante de las montañas y un convencido de que nada sustituye al contacto directo que puedan tener autoridades de diferentes países.

Y por eso estuvo en Bolivia, para reunirse con el canciller David Choquehuanca y otras autoridades, sobre todo, aquellas relacionadas con la lucha contra el narcotráfico y con el cambio climático. Viajó al Chapare y, en esta conversación —mediada por una traductora—, aborda la inseguridad jurídica y su preocupación por la expansión de las plantaciones de coca y, por supuesto, por el crecimiento del tráfico de cocaína.

Después de escuchar estas experiencias, ¿qué opina sobre la situación política de Bolivia?
Estoy bastante preocupado, porque Bolivia debería ser uno de los países más ricos del mundo. Pero, se lo ve como un país que no se está desarrollando con el potencial que tiene. Creo que tiene que ver con lo que la gente piensa sobre las transnacionales que vienen a invertir en el país, debido a la incertidumbre, se preocupan si van a tener el retorno de sus inversiones o si van a perderlos porque han de ser nacionalizadas y si no van a recibir el precio o las ganancias que han invertido. Y, ellos pueden invertir en diferentes partes del mundo, entonces escogen los países más seguros. He hablado con el Ministro de Relaciones Exteriores sobre esto y he tratado de hacerle ver que éste es un problema realmente grande. Si Bolivia está realmente interesada en desarrollar, no solamente tiene que verse hacia adentro para encontrar respuestas bolivianas, más bien tiene que mirar afuera, a los países que han sido exitosos y han podido cambiar su economía y han hecho un trabajo increíble de conseguir riquezas y distribuir esa riqueza en una manera más equitativa entre su población. Pero si Bolivia sólo se mira hacia adentro, no ha de lograr esas respuestas y ningún país lo haría tampoco.

¿Usted cree que existe inseguridad jurídica en Bolivia?
Sí, creo que generalmente se considera así; es un país donde hay mucha inseguridad sobre lo que pueda suceder con sus inversiones. Las actuales discrepancias sobre la autonomía deberían ser el discurso normal de cualquier democracia madura, pero aquí se ha vuelto una crisis y es una crisis innecesaria.

¿Cómo percibe la lucha antidrogas en Bolivia?
Estoy bastante preocupado por esto, porque hay récords sobre la cantidad de coca que se está produciendo en el país y esto está siendo enviado a Brasil y Argentina y desde el puerto de Santos está yendo hasta el África y hasta Europa. Espero realmente que el buen trabajo que he visto en el Chapare ayude y se expanda por todo el país donde están cultivando la hoja de coca y produciendo la cocaína. Es un problema muy grande para nosotros. Pero tratar de pretender que una mayor producción de coca no estará dirigida a la producción de cocaína es realmente una falacia. Ha de haber narcotraficantes que se hagan cargo de la superproducción de las hojas de coca y han de producir cocaína y han de ganar mucho dinero. De hecho, han de tratar de vender la cocaína también en Bolivia.

¿Eso quiere decir que el problema central no está en la coca sino en la cocaína?
Claro, es cocaína, pero las dos cosas, no puedes producir cocaína si no tienes coca.

¿Pero se debería apuntar a la reducción de los cocales?
Claro, y debería ser reducido en mucha cantidad. Los usos farmacéuticos podrían ser producidos en muy pocas hectáreas en el país y quien sabe controladas y que podrían ser legítimas, pero pretender que todas las extensiones grandes de plantaciones de coca no tienen que ver con la cantidad de cocaína que se produce, no tiene sentido.

¿Usted cree que la coca debería salir de la lista de sustancias controladas de la convención de Viena?
No, no creo que ningún país crea que se pueda retirar de esta lista.

¿Qué opinión le merece el informe aprobado por los eurodiputados para impulsar la industrialización de la coca?
No sé, es la primera vez que escucho esto. Lo siento.

¿Cuál es su opinión sobre la industrialización?
No tiene sentido. Que alguien me pruebe a mi gobierno y a los otros gobiernos que el mundo necesita grandes cantidades de producción de coca; para qué la quieren industrializar.

Para los fármacos, por ejemplo.
Si la industria farmacéutica quisiera la industrialización de la coca, ya lo hubiera hecho, eso no es verdad. Es como que la gente dice que la producción de heroína debería ser legalizada en Afganistán porque podría ser utilizada como un sedante, pero no. La industria farmacéutica nunca ha querido eso, nunca ha pedido. Cuando se produce coca en cantidades industriales, ha de llegar a manos de narcotraficantes que las utilizan para producir cocaína.

¿Cree que la llegada de Evo Morales al poder ha beneficiado a la expansión de la coca, siendo él un líder cocalero?
Creo que es una percepción general internacionalmente, pero cuando hablé con representantes de la Policía y el Ejército y el Gobierno, que son los responsables para la interdicción y erradicación y tratar de controlar el crecimiento de la producción ilícita de la coca, me parecía que el presidente Morales y el Gobierno boliviano se dan cuenta de que este tema es muy importante, y eso nos ha gustado mucho. Si el Gobierno democrático de Bolivia quiere permitir que la gente cultive coca, es su decisión, la respetamos, pero lo que no vamos a respetar es que la producción de coca se vuelva cocaína y mate a nuestros niños en nuestros países.

¿Y la producción de cocaína se ha expandido en Bolivia?
Sí, de hecho, y esto es claro desde los informes de las Naciones Unidas y otros informes y charlas con gente de drogas en Brasil y otras personas, y esto no llega a EEUU, va a África y Europa.

¿Qué puede hacer su país para cooperar en esta lucha contra el narcotráfico?
Estamos cooperando; de hecho, necesitamos intercambiar inteligencia entre nuestras fuerzas antinarcóticos, necesitamos tratar de persuadir a los campesinos que produzcan otros cultivos, como verduras y frutas que el resto del mundo necesita. Bolivia podría ser un país muy productivo y es una pena que se les permita que tengan algo que no beneficia a nadie y que lastima mucho.

“Estoy bastante preocupado por esto, porque hay récords sobre la cantidad de coca que se está produciendo en el país”.

“Creo que es una percepción general internacionalmente” (la expansión de cultivos de coca en la presidencia de Evo Morales).

Fuente: La Razón -


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com