contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

S?bado, 22 de marzo de 2008

Bolivia seguir? masticando coca


Los cocaleros se reunirán este jueves para decidir medidas en contra del informe.

"¿Quién ha muerto consumiendo coca?", pregunta un dirigente cocalero de Bolivia para rechazar el informe de la Junta Internacional de Estupefacientes (JIFE), en el que se exhorta a Bolivia y a Perú a abolir el consumo de la hoja de coca.

"Nadie murió consumiendo coca", responde él mismo. Se trata de Hernán Justo, el presidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), quien informa a BBC Mundo que el próximo lunes se realizará una jornada nacional de acullico (masticación de coca) para defender el consumo de la hoja.

La JIFE, organismo independiente que funciona en la ONU, en su informe de marzo, exhorta a los gobiernos de Bolivia y Perú "a que adopten medidas sin demora con miras a abolir los usos de la hoja de coca que sean contrarios a la Convención de 1961, incluida la práctica de masticarla y la fabricación de mate de coca y otros productos que contengan alcaloides de la coca con destino al consumo interno y la exportación".

Indignación

Según esa Convención, el consumo de coca debió desaparecer en 1989, lo que no sucedió.

La noticia fue recibida con indignación en Bolivia, sobre todo en esferas del gobierno de Evo Morales, quien surgió a la vida política como dirigente cocalero.


La noticia fue recibida con indignación por el gobierno de Morales.
 
El viceministro de la Coca, Jerónimo Meneses, rechazó el informe y declaró a BBC Mundo que el gobierno boliviano defenderá la hoja de coca y exigirá a la JIFE que este producto quede excluido de la lista de estupefacientes.

El 10 de marzo, una comitiva del gobierno boliviano viajará a Viena, donde se celebra la 51ª sesión de la Comisión de Estupefacientes de la JIFE, para exponer las argumentaciones.

"Nosotros vamos a seguir manteniendo esta tradición y cultura, vamos a seguir manteniendo la coca", dijo la autoridad.

La hoja de coca, que es la materia prima para la fabricación de cocaína, se consume en Bolivia en su estado natural desde épocas pre-coloniales.

La forma más tradicional para su consumo es el llamado acullico o pijcheo (masticación de coca). Además, se ingiere coca en forma de infusión (mate) e incluso es materia prima de algunos licores y harinas para repostería.

Desde hace más de 20 años, Bolivia encara políticas de reducción de plantaciones de coca, bajo la influencia de la comunidad internacional y, sobre todo, de Estados Unidos.

Reunión

En el afán de defender sus cultivos, los cocaleros organizaron a lo largo de los años los más fuertes sindicatos del país. Es el caso de las federaciones de cocaleros del Chapare, en el centro del país, cuyo principal dirigente sigue siendo el actual presidente Evo Morales.

Sus seguidores programaron para este jueves una reunión con la finalidad de definir medidas en contra del informe.

El ministro de gobierno, Alfredo Rada, declaró: "Rechazamos el informe de la JIFE, nos parece que tiene un alto contenido colonialista".


Los campesinos, mineros y obreros suelen ser los que más coca consumen en Bolivia.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, calificó el informe como "una impostura" y dijo que ojalá la JIFE "podría prohibir que los ciudadanos del mundo dejen de fumar o dejen de consumir".

El dirigente Hernán Justo dijo que comparar la coca con la cocaína es como creer que la uva es vino, por lo que expresó "su rechazo categórico" al informe y convocó a los cocaleros a concentrarse el lunes de la semana próxima en la céntrica plaza Murillo de La Paz para acullicar (masticar coca) en masa.

Los campesinos, mineros y obreros suelen ser los que más coca consumen en Bolivia. Ellos aseguran que la masticación mitiga el hambre, el cansancio y el sueño.

Mientras que el mate de coca es servido en Bolivia hasta en los más exclusivos restaurantes.

Incluso, el viceministro Meneses admite que la hoja se exporta a Argentina de forma irregular, pero adelanta que se trabajará en la regularización.

Meneses cuenta que a través de la Ley 1008, de sustancias controladas, en 1988 se dispuso que la cantidad de coca cultivada en Bolivia no debe sobrepasar las 12.000 hectáreas, las que se destinarán sólo a usos tradicionales.

Sin embargo, la autoridad considera que los consumidores de coca aumentaron en el país, por lo que el gobierno incrementó la frontera de la coca legal a 20.000 hectáreas.

No obstante, Meneses también informó que está en curso un estudio que será realizado con apoyo de la Comisión Europea para establecer el número real de masticadores de coca en Bolivia, con lo que se podrá definir la cantidad de coca permitida en el país.

Informes de la ONU y de Estados Unidos indican que en Bolivia se cultivan más de 27.000 hectáreas de coca, por lo que se aplican planes de reducción.

Bolivia es el tercer país productor de coca, después de Colombia y Perú.

Por Mery Vaca
Bolivia

Fuente: BBC

 


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com