contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Jueves, 20 de marzo de 2008

Cuando el criterio de los negocios prima sobre los derechos humanos, se ven aberraciones como esta

Cuando el criterio de los negocios prima sobre los derechos humanos, se ven aberraciones como esta.
No tiene excusa alguna la o las personas detrás de este lamentable desliz que pone en evidencia una gran ignorancia y una aún más grande ineptitud profesional.

Cualquier profesor promedio latinoamericano sabe que el mascar hoja de coca como lo hacen nuestros compatriotas de las naciones originarias y mestizos comuneros, campesinos o simplemente cualquier citadino que comparta esta costumbre andina, es algo saludable pues aporta no solo vitaminas y sustancias llenas de vitalidad sino que limpia las encías y ayuda a la salud dental (claro que después es necesario un enjuague que elimine el color verdoso con que te queda la boca).

Nuestros maestros no ganan los 8 mil dólares mensuales que ganan los funcionarios de marras de la ONU que cometieron el desatino de pedir tamaña medida completamente antitécnica, impráctica y abusiva. Es posible que nuestros gobernantes, más dedicados a sacar provecho pecuniario de sus altas investiduras no hayan cumplido (como es su costumbre) con defender los derechos de los pueblos más necesitados de los andes, y revisado concienzudamente documentos firmados que a las luces de la ciencia moderna devienen caducos por haberse demostrado que las dosis de uso de hoja de coca de ninguna manera y ni de lejos pueden ser considerados drogas comparables, en lo absoluto, al tabaco o al alcohol y muchísimo menos comparables a la marihuana, heroína o cocaína.

Si estamos atrasados en la revisión de documentos que hacen que injusta y anticientíficamente sea considerado el uso de la hoja de coca como droga, sin embargo, este es un hecho mundialmente conocido de que no lo es. Que los funcionarios de la ONU se hagan los que no saben esto, demuestra su complicidad con aquellos que quieren pisotear el derecho ancestral de los pueblos de los países andinos (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, el Ecuador y el PerúGui?o de beneficiarse con las bondades alimenticias y medicinales de esta planta bendita y de paso atentan contra la religión y cultura de los pueblos andinos donde la hoja de coca es sagrada (Kuka mama).

!!Qué sinvergüenzas pedirnos eso!!

¿Dejar de usar la hoja de coca? ¿Esa bendición natural? La usamos como té contra el mal de altura u otros males (del estómago, etc.). Como complemento alimenticio en sopas y otros potajes. Como suplemento energético al mascarlo. Para la higiene bucal. Para fines religiosos, etc.

¿Acaso no tenemos igual o mayor derecho aún a pedirle a la ONU que más bien exija al gobierno norteamericano que tome medidas efectivas para que los 50 o más millones de sus ciudadanos drogadictos y adictos dejen de usar y consumir cocaína? ¿Acaso no es verdaderamente dañino el alcohol y los cigarrillos? ¿Porqué no le piden a su gente que deje de embriagarse y de fumar cigarrillos?

Nuestros ciudadanos usan la hoja de coca, que no es droga sino un bendito y maravilloso producto natural, con fines medicinales, alimenticios y religiosos.

Los norteamericanos, europeos, etc. usan la cocaína que SÍ es una droga (que concentra mil veces el efecto de la hoja de coca) con fines viciosos, dañinos y corruptos.

Las mafias norteamericanas quieren destruir a las mafias mexicanas y colombianas para tener el monopolio del comercio de cocaína. Por eso las intervenciones de la DEA, y no por querer erradicar de verdad el comercio de estupefacientes sino para hacerse del control de él y luego dárselo a las mafias yankees con quienes se entienden. Esto sale hasta en sus propias películas de Hollywood y lo sabe todo el mundo.

Cualquier mafia, yankee, latinoamericana o de la cochinchina, es perversa. Pero la solución no viene por atacar a los campesinos sembradores. Ellos siembran porque vienen gringos, mexicanos o colombianos con fajos de dólares. La solución pasa por eliminarlos a ellos y no a los pobres campesinos. Pasa por destruir los negocios y no los ranchos de los campesinos y envenenar la poca tierra que tienen. Ellos han bajado desde las montañas dejando todo para hacerse de un pedazo de tierra en la selva. A ese lugar viene gente armada que les dice "siembra y gana" o "no siembres pero cállate".

¿Porqué no se eliminan a ellos? Respuesta: políticos norteamericanos los protegen. Más a las mafias gringas, pero las mexicanas y colombianas también tienen sus políticos comprados en los Estados Unidos. En este multimillonario negocio, como en todos los negocios, quien será satanizado, explotado, despojado y asesinado será el humilde trabajador del campo.

Antes de venir a meterse con la hoja de coca deberían reflexionar por el asqueroso consumo de cocaína en su país y por el más asqueroso negocio que sus propias autoridades encubren. ¿Ahora la ONU se parcializa con en esto?

!Qué vergüenza! y todo por la ineptitud de unos cuantos funcionarios que no se toman la molestia de justificar su sueldo con un poquito de investigación y de sentido común.

Por Alonso Fernández

Fuente: El Morrocotudo


Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com