contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 11 de marzo de 2008

Colombia y Ecuador, m?s all? de Venezuela

El conflicto entre Colombia y Ecuador tiene varias facetas por explorar.

¿Fue la cacería de Raúl Reyes -el "canciller de las FARC"- el tema de fondo? Si así fuera, la crisis estaría superada, pero es difícil creerlo. Es dudoso que la muerte de Reyes constituya un revés irreversible. Después de todo, las FARC se han sobrepuesto a la desaparición de varios de sus dirigentes a lo largo de más de cuatro décadas. Pero entonces, ¿se trató solo de la necesidad de Uribe de elevar su popularidad?

Propongo revisar cómo juegan los intereses de los Estados Unidos en el conflicto. Como se sabe, George W. Bush respaldó de inmediato la incursión armada realizada por Uribe en el territorio ecuatoriano y llamó luego al Congreso de EEUU a ratificar el TLC con Colombia, afirmando que "más que un asunto de economía sensata (este) es un asunto de seguridad nacional".

Estados Unidos tiene intereses estratégicos comprometidos en la base aérea de Manta, Ecuador. Esta le fue cedida por el gobierno de Jamil Mahuad en 1998. Militares retirados ecuatorianos la definen como "un portaaviones en tierra para intervenir en Colombia y otros países andinos". Se cedió después a los EEUU el uso de un puerto de aguas profundas en Manta, que puede soportar portaaviones. Una fuente de la embajada norteamericana, citada por The Financial Times, afirmó: "Desde la base aérea Howard, en Panamá, podíamos llegar a Ecuador, pero no más lejos hacia el sur. Ahora (que) estamos en el área todo el tiempo podremos aventurarnos hacia Perú, Colombia y el océano Pacífico".

Para hacerse una idea de lo que está en juego, solo los aviones Awak que operan desde Manta cuestan mil millones de dólares cada uno (esto es el doble del presupuesto total de las fuerzas aéreas ecuatorianas, como anota un jefe militar ecuatoriano). Los Awak inicialmente eran tres, aparentemente hoy serían seis. La cesión de la base aérea de Manta a EEUU debiera ratificarse el próximo año e importantes organizaciones ecuatorianas están en contra, porque consideran que viola la soberanía nacional y es inconstitucional (nunca fue debatida en el Congreso). Precisamente este año Ecuador debiera notificar a EE.UU. si la ratifica y el presidente Correa adelantó desde su campaña electoral que no piensa hacerlo.

La doctrina Bush defiende el "derecho" de Estados Unidos de intervenir militarmente en cualquier país donde considere que sus intereses están amenazados. Correa es un excelente candidato a convertirse en una de esas "amenazas" que exigen una intervención. La coyuntura apunta a una retirada en Irak y a la economía norteamericana, amenazada por la recesión, le vendrían bien nuevos conflictos.

Fuente: Perú 21

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com