contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 23 de diciembre de 2007

Espa?a: La coca?na que se vende en Asturias es ahora m?s adictiva al estar mezclada con hero?na

* El psiquiatra Julio Bobes denuncia que ?el Principado carece de programas espec?ficos para atender y tratar a los pacientes con adicci?n a la coca?na?

S?bado. Cuatro de la madrugada. Un reputado empresario asturiano en la cuarentena ingresa en el Hospital Central de Asturias con taquicardia. Minutos m?s tarde fallece. Nunca llega a realizarse un examen toxicol?gico y s?lo su c?rculo m?s ?ntimo conoce la causa real de la muerte: sobredosis de coca?na. En los registros oficiales el fallecimiento se atribuye a ?problemas cardiacos?.

El caso, real, le sirve al jefe de servicio del ?rea de salud mental de Oviedo y catedr?tico de Psiquiatr?a de la Universidad, Julio Bobes, una de las m?ximas autoridades de la regi?n en esta especialidad, para alertar de que muchas de las dosis de coca?na que se venden en Asturias han sido previamente mezcladas con hero?na, lo que multiplica de forma considerable su potencial adictivo.

Bobes dio ayer la voz de alarma tras constatar un incremento de las consultas de los servicios de salud mental del Principado por problemas de adicci?n a la coca, una sustancia de la que, a falta de los datos referidos a 2007, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado requisaron casi 3.000 kilos en la regi?n desde 2000 hasta finales del a?o pasado.

El catedr?tico de Psiquiatr?a explic? que ?hay un acuerdo entre los distribuidores para vender coca?na cada vez m?s pura? y ?asociarla a la hero?na?, con lo que ?consiguen eliminar algunos de los inconvenientes asociados al consumo de coca, como el hecho de que produce mucha inquietud psicomotora?. La hero?na logra, por ejemplo, que los tics faciales, que suelen ser comunes entre quienes esnifan, desaparezcan y, con ellos, la evidencia de que han esnifado. ?La hero?na evita este efecto secundario, pero, a cambio, produce m?s dependencia?. Bobes pretende llamar la atenci?n sobre ?una adicci?n que est? experimentando un crecimiento importante? y que ?es muy dif?cil de afrontar con los medios que existen en Asturias?. As?, el catedr?tico denuncia que los servicios de salud mental del Principado ?carecen de dispositivos y programas espec?ficos para la atenci?n y el tratamiento de estos pacientes?.

Pero no s?lo eso: ?Todo parece indicar que la facilidad para acceder a esta droga y las cantidades que circulan por el mercado negro aumentar?n?, seg?n el jefe de servicio del ?rea de salud mental de Oviedo, fundamentalmente, por tres razones. La primera es que ?la producci?n mundial aumenta y los cultivos de esta planta se multiplican, lejos de sustituirse por otros?. El exceso de oferta ?permite bajar los precios: un gramo de coca costaba 25.000 pesetas hace una d?cada, mientras que ahora ronda las 10.000?. Llevado a la microescala, una raya cuesta en el Principado unos cuatro euros, menos que una copa. ?Ese coste es accesible para los salarios que se manejan en la Uni?n Europea?, donde, seg?n las ?ltimas estad?sticas del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicolog?as, Espa?a y Reino Unido lideran el ranking de consumo de coca.

La tercera raz?n de esta escalada de adicciones es la referida combinaci?n con la hero?na, constatada por el hecho de que, ?mientras que los consumidores de este opi?ceo disminuyen, las plantaciones de opio aumentan?.

Esta mezcla de un depresor con un excitante, ambos de gran potencia, se hab?a venido utilizando en una droga que se conoce como ?speed-ball?, aunque ?sta se consume por v?a intravenosa.

?Los m?dicos somos los radares que detectan los problemas de adicci?n en primer lugar, y carecemos de recursos. Lo que tenemos estaba b?sicamente enfocado a los adictos a la hero?na de los ochenta, llamados despectivamente yonquis, y el perfil de los cocain?manos de ahora no tiene nada que ver con aquella adicci?n?.

?Con la coca?na no hay patrones?, precisa el psiquiatra, por cuya consulta pasan ?desde el se?or que trabaja en la construcci?n y que se tira doce horas en la obra hasta transportistas que viajan por Espa?a con cantidades que, adem?s, distribuyen, y profesionales liberales, personas perfectamente integradas y con puestos relevantes que al principio no tienen demasiados problemas, pero que progresivamente se van quedando fuera del sistema y que la usan para desinhibirse?. No obstante, s? pueden distinguirse dos perfiles b?sicos de consumidor: ?Aquellos que la emplean con fines de ocio y quienes buscan un alivio a la sobrecarga laboral?.

Otro de los problemas que hacen que la percepci?n del riesgo que entra?a el consumo de coca?na quede ?dulcificado? es que ?los fallecimientos por esta causa no trascienden?: ?A los familiares no les interesa por el estigma social y por el impacto que todav?a generan los comportamientos adictivos?.

Seg?n Bobes, ?esta limitaci?n tampoco permite que el debate social sobre las drogas se haga de forma correcta, porque los muertos no est?n en ese debate?.

Se acerca la Navidad, una fecha en la que las fiestas se acumulan y en la quienes tienen en esta sustancia su negocio hacen el agosto. El presidente de la Asociaci?n de Hosteler?a de Asturias, Alfredo Garc?a Quintana, anunci? hace cinco meses la firma de un convenio con Sanidad, en cuarentena, cuyo objetivo ser?a ?conseguir que el consumo sea dif?cil en bares y discotecas? con medidas como ?no dejar pasar a m?s de una persona al ba?o de los locales?. Julio Bobes tambi?n prefiere dejar reposar el informe presentado esta semana por la directora general de Salud P?blica del Principado, Amelia Gonz?lez, que asegura que el consumo entre los j?venes asturianos se ha estabilizado.

Por Oviedo, A. VILLACORTA

Fuente: Ine.es

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com