contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 21 de diciembre de 2007

?Habr? Farc para rato?

* Luis Eduardo Celis analiza cual es la situaci?n actual de las Farc que, sin duda, sigue siendo un actor protag?nico de la agenda del pa?s.

El senador Gustavo Petro desarroll? en el Congreso de la Rep?blica un debate sobre los v?nculos de las Farc, con diversos sectores pol?ticos, las razones que explican su subsistencia y presento lo que denomin? una ?hoja de ruta?, para su superaci?n, este es un debate que el pa?s requiere, que es muy incipiente y que en buena hora ha sido abierto por una de las voces m?s caracterizadas de la izquierda y que juega en la baraja de presidenciables para los procesos de 2010.

Las Farc es tema de todos los d?as en Colombia y sin exagerar en el mundo, en los centros de poder se discute como lograr la liberaci?n de civiles y pol?ticos en su poder y no hay que ahondar en detalles de c?mo las relaciones con todo el vecindario tienen como tema muy relevante la actuaci?n de las Farc en las fronteras, la relaci?n con Venezuela pasan por su peor momento y al centro de esta agria disputa se encuentran las Farc, en Washington se preguntan c?mo lograr la liberaci?n de sus tres ciudadanos y el presidente Sarkozy va con ?pies de plomo?, en su empe?o por lograr la liberaci?n de ?ngrid Betancourt y todos ellos saben que el adversario no es f?cil y no lo subestiman.

Como superar el tema de las Farc, pasa por dos grandes carriles, derrota militar o inclusi?n pol?tica, lo primero es la apuesta del presidente Uribe, con un amplio respaldo ciudadano, pero luego de cinco a?os de pol?tica de confrontaci?n, las cifras no parecen mostrar que estemos enrutados en el logro de este objetivo.

Hay argumentos que dicen que las Farc han perdido importante capacidad de movilidad y presencia territorial, esto igualmente puede ser cierto, pero cu?les ser?an los indicadores para afirmar que se le esta ganando la confrontaci?n a las Farc y van camino a la derrota; tres ser?an los posibles indicadores para tener en cuenta en un an?lisis en este sentido: que su capacidad de control y de v?nculos con la poblaci?n se debilitan o pierden, que no tengan capacidad de conducci?n sobre su fuerza, lo cual implica que no puedan hacer recambios en los mandos muertos, capturados o que deserten y que las finanzas decaigan al punto de insuficiencia grave de recursos.

Por lo que se puede observar, los v?nculos sociales de las Farc se mantienen, reforzados en los ?ltimos 10 a?os en la lucha contra la coca, lo cual empuj? a muchos l?deres sociales y comunidades a buscar el apoyo de las Farc, para combatir unidos contra los prop?sitos de erradicar por la fuerza los cultivos de coca. O qu? fue lo que ocurri? con las movilizaciones del a?o 97, de los cocaleros en el sur, que tuvo respuesta militar y acci?n social; los que valoraron con mayor ?nfasis lo primero optaron por su vinculaci?n a las FARC; los que entendieron que en medio de las respuestas de fuerza, igualmente hubo planes sociales y econ?micos, y que hab?a espacio y posibilidades de una acci?n ciudadana legal, optaron por esto y hoy son alcaldes, diputados, concejales, l?deres comunitarios y para ejemplificar esto no hay sino que mirar al departamento del Putumayo, que fue el epicentro de la pol?tica antidrogas y de lucha contrainsurgente entre 1998 y el 2003, en pleno proceso del Cagu?n y el primer a?o de la pol?tica de confrontaci?n del presidente Uribe, la fotograf?a del Putumayo es impresionante, los liderazgos de las importantes marchas cocaleras del 97 se dividen en tres tercios; uno primero de difuntos por la criminalidad paramilitar y algo de acci?n ilegal de agentes del Estado, un tercio son comandantes de frentes de las Farc o ocupan importantes mandos, por su experiencia social, y el ?ltimo tercio se mantiene en las apuestas institucionales y por cursos democr?ticos en un territorio asolado por la violencia ?o qu? otra cosa indica la escalofriante cifra de 180 fosas comunes reportadas por el CTI de la Fiscal?a?.

Sobre el punto de los mandos, estudiosos de las Farc afirman que en la estructura armada puede haber entre 2.500 y 4.000 mandos, de diversos niveles; desde los que pueden conducir las estructuras de bloques, frentes, unidades m?viles, hasta las escuadras, una estructura armada gira alrededor de los mandos, sin mandos no hay capacidad operativa; de conducir las confrontaciones, de planearlas, de pensar los momentos de ofensiva o de repliegue, es decir, son la columna vertebral, que es conducida por un mando estrat?gico, que en este caso es el estado mayor central de las Farc, integrado por unas 40 personas y en cuyo v?rtice esta el secretariado nacional de siete personas, y por la informaci?n que se conoce, en estos cinco a?os s?lo una persona del estado mayor central ha sido dado de baja ?lo cual pas? inadvertido para la inteligencia militar? y ninguno capturado, y los siete del secretariado se mantienen activos, entonces ni el mando estrat?gico est? afectado ni los mandos de conducci?n han sido diezmados de manera significativa, es decir, s?lo si las cifras muestran que se logra que un tercio, como m?nimo de los mandos sea muertos, capturados o motivados a la deserci?n en un per?odo relativamente corto, por ejemplo, dos o tres a?os. Es cierto que las Farc han tenido 8.000 deserciones y 2.500 bajas en estos cinco a?os, seg?n cifras de la fuerza publica y por supuesto desmentidas por las Farc, pero aceptemos las cifras oficiales, capturas y muertes de mandos importantes pueden ser alrededor de 200, entre ellos: las capturas de ?Sonia? y ?Sim?n Trinidad?, hoy en Estados Unidos; la de Rodrigo Granda y las muertes de el negro Acacio, Mart?n Caballero y Marco Aurelio Buend?a, pero estas cifras no dan para poder afirmar que la confrontaci?n con las Farc se est? ganando y vayan camino a una desarticulaci?n, es resumen, las Farc han perdido mandos, pero no en la cantidad necesaria para crearles crisis en la conducci?n y el resto es tropa, tropa que las Farc reclutan y que sin parpadear asume que muera o deserte.

Y en el punto de las finanzas, la situaci?n no es tan boyante como a finales de los a?os 90 y principios de 2000, pero tampoco de escasez extrema, se habla de 750 millones de d?lares al a?o por el negocio de la coca, lo cual para nada es poco significativo y para una guerrilla que surgi? en medio de la mayor precariedad log?stica y afianzada en una cultura campesina de ajustarse ?seg?n la cosecha?, pues en eso est?n.

En s?ntesis, las Farc est?n en el pulso militar con el gobierno del presidente Uribe, mantienen v?nculos sociales, capacidad de recambio de los mandos y finanzas, entonces su derrota no se vislumbra en el mediano plazo.

Que el senador Gustavo Petro le plantee al pa?s una ruta de actuaci?n frente a las Farc, bien vale la pena discutirlo; profundizar la democracia, superar la infiltraci?n mafiosa en el Estado y las pr?cticas violatorias a los derechos humanos de agentes del mismo, solucionar la iniquidad y las desigualdades en el campo y lograr un pacto pol?tico de todo el espectro de las fuerzas que act?an en la democracia colombiana para enfrentar militarmente a las Farc, estos son los cuatro puntos que present? el senador Petro y que son una buena base de partida para un debate necesario, en donde est? claro que puede haber triunfo militar sobre las Farc o una negociaci?n pol?tica muy acotada con esta fuerza, tan desprestigiada en Colombia, pero tan presente en nuestros debates y en muchos territorios de Colombia.

[email protected]

Por Luis Eduardo Celis

Fuente: Semana

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com