contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Jueves, 29 de noviembre de 2007

Una escuela para derribar tab?es

* Museo de la coca

Imagen

A diario, decenas de visitantes extranjeros se informan sobre la historia de esta planta.

Primera lecci?n. ?Mientras los m?dicos occidentales usaban t?c- nicas \'prehist?ricas\' para realizar cirug?as ?como desmayar al paciente con golpes en la cabeza?, ya siglos antes los abor?genes del Per? y Bolivia, conocedores de las propiedades farmacol?gicas de la coca, utilizaban el jugo de la hoja para obtener la insensibilidad al dolor?. Los ojos de Mark Shelton repasan con curiosidad cada frase del cuadernillo en ingl?s que recibi? al ingresar al Museo de la Coca.

Como Mark, decenas de turistas se encaminan diariamente a la calle Linares N? 906 para conocer la historia de la hoja sagrada. ?Yo cre?a que la coca?na sal?a al mascar la coca?, confiesa Donna, una belga que a sus 47 a?os descubri? que la droga il?cita se obtiene tras un largo proceso qu?mico.

El vino de los papas

Segunda lecci?n. ?La coca era considerada un art?culo de lujo para los incas. Sin embargo, su consumo se extendi? en la Colonia por los conquistadores espa?oles, quienes as? aumentaron las horas de trabajo de los indios. A trav?s del acullico (masticar la hoja), combinado con alcaloides (cal viva o ceniza), sobreexplotaron a los originarios?.

Datos como ?ste se muestran al visitante en los paneles informativos que se hallan en el Museo de la Coca, que el mes pasado celebr? 10 a?os de funcionamiento.

La historia de la coca, su uso en el mundo ritual ind?gena y en la investigaci?n m?dica; los efectos de la coca?na en el cuerpo y las terapias para combatir la adicci?n, son algunos de los temas desarrollados en este espacio que fue impulsado por Jorge Hurtado y Sdenka Silva.

?Nuestra meta es educar sobre la diferencia entre la coca y la coca?na?, dice Silva, mientras muestra los cuadernillos en ingl?s, franc?s, alem?n, holand?s, italiano y hebreo, donde se halla traducida toda la informaci?n de los paneles.

?La mayor?a de nuestros visitantes son extranjeros, pero tambi?n llegan los estudiantes de colegio?, manifiesta Silva, quien, sin embargo, asegura que la visita m?s curiosa que recibi? el museo fue la de los miembros de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotr?fico (Felcn). ??\'Por qu? tienen un museo dedicado a la coca?\', nos preguntaron. Pero cuando les explicamos nuestro objetivo, se inte- resaron tanto que decidieron donar objetos?. As?, la sala que muestra la r?plica de una f?brica de coca?na lleva el sello de la Felcn.

Lo que de seguro puso los pelos de punta a los uniformados fue el enterarse, en los paneles, que hace m?s de un siglo la coca?na era considerada una panacea y era vendida, mezclada con otros productos, en elixires, t?nicos y ung?entos.

Uno de ellos fue el vino franc?s Mariani que, elaborado de hojas de coca macerada, caus? en 1863 un revuelo en Europa. Tanto que el papa Le?n XII le otorg? una medalla de oro a sus ?atributos?. Fue disfrutado, adem?s, por la reina Victoria, Julio Verne y Alejandro Dumas.

El ?xito de este vino sedujo en Estados Unidos a John Pemberton, quien utiliz? la hoja andina en la elaboraci?n de la primera f?rmula de la reconocida Coca-Cola.

Sacudida a los esquemas

Lecci?n final. ?La coca no es coca?na. Para los milenarios pueblos ind?genas es una planta sagrada, de gran valor alimenticio y curativo?.

Tras el recorrido por el museo, la espa?ola Estefan?a S?nchez ha perdido el temor a la hoja de coca. ?Al comienzo ten?a un poco de miedo de entrar. En mi pa?s la coca es mala?, se?al?, minutos despu?s de apuntarse en la recepci?n del museo para aprender a acullicar esta hoja andina que, en 1860 y gracias a sus propiedades anest?sicas, ayud? a los cirujanos a archivar para siempre sus viejos m?todos.

Texto y Fotos: Javier Badani

Fuente: La Raz?n

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com