contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 22 de octubre de 2007

El Estado contra la coca

por Baldomero C?ceres Santa Mar?a - Psic?logo social

La revalorizaci?n de la hoja de coca fue asumida por el TC en su fallo del a?o 2005 sobre la no competencia regional del Cusco para legalizar los cultivos.

"Cuando una idea sencilla toma cuerpo social, acontece una revoluci?n", escribi? Charles Peguy. Tal viene sucediendo con el reconocimiento, tanto en Bolivia como en el Per?, del valor de la hoja de coca, la ampliaci?n reciente de su uso urbano como harina y formas derivadas de aprovechamiento (bebidas, caramelos, barras energ?ticas, etc...), con amplia acogida en mercados y tiendas naturistas, pese a las dificultades derivadas del D.L. 22095 de 1978, llamado Ley de Drogas, entre las cuales se encuentra el monopolio de la comercializaci?n ejercido por Enaco S.A. en nombre del Estado. National Geographic, en su edici?n de julio pasado, destac? los nuevos y populares usos del recurso andino.

La revalorizaci?n de la hoja de coca -cabe recordar- fue asumida por nuestro Tribunal Constitucional (TC) en su fallo del a?o 2005 sobre la no competencia regional del Cusco para legalizar los cultivos.

Sin embargo, nada ha hecho nuestro Estado hasta hoy d?a para recuperar la producci?n cocalera y darle debido uso industrial. Todo lo contrario. Alarma y cabe denunciar por ello que en el reciente oficio N? 2300 de Fonafe (14-9-07), dirigido al presidente del Directorio de Enaco S.A. dando cuenta del acuerdo tomado con Devida, Ministerio de Salud y Ministerio de Relaciones Exteriores, se pretende reducir el aprovechamiento de la coca a "fines exclusivamente m?dicos o cient?ficos o, en su defecto, productos derivados que no contengan ning?n tipo de alcaloide, en virtud del art?culo 27 de la Convenci?n del a?o 1961". Presumiblemente, pues Enaco S.A. es el ?nico abastecedor formal en el mercado. Se intenta acabar as? con las empresas que vienen haciendo uso integral de la coca, uso tradicional que la misma Convenci?n de Viena de 1988 ha determinado respetar, restricci?n que pone a salvo al coqueo andino de la erradicaci?n propuesta anteriormente (Nueva York, 1961).

Si el Ministerio de Relaciones Exteriores atendiera a un tema tan trascendente co-mo es el uso industrial de la hoja de coca, soluci?n definitiva al problema real que para el pa?s representa el llamado "narcotr?fico", en lugar de reanimar antiguas y menores disputas fronterizas, otro ser?a el panorama. Tendr?a que rectificar entonces, ciertamente, la desafortunada gesti?n del gobierno de Jos? Luis Bustamante Rivero que, en 1947, solicit? a una comisi?n de la ONU que viniera a decirnos si la coca era nociva o no. La fraudulenta investigaci?n resultante (Informe, 1950) dio pie a la condena de la coca como "t?xica" por el Comit? de Expertos de la Organizaci?n Mundial, sustento de la Convenci?n ?nica de Estupefacientes de Nueva York (1961), cuyas disposiciones se pretenden adoptar ahora como dr?stica norma interna. Exiliada del comercio legal se confirmar?a a la fuerza el repetido dicho seg?n el cual la hoja de coca "solo sirve para el chacchado y el narcotr?fico".

Al igual que Psicotropicus, grupo contestatario brasilero, formulo la pregunta que registr? en un letrero a la salida del metro Botafogo en R?o de Janeiro: "O tr?fico de drogas ? contra a legaliza??o. E voc??".

Fuente: Per?21

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com