contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 14 de octubre de 2007

Relaci?n de EE.UU. con Morales se agri? esta semana con tintes de culebr?n

La relaci?n de EE.UU. con el gobierno de Evo Morales se agri? esta semana y tom? visos de culebr?n, con el canciller boliviano, David Choquehuanca, llamando "racista" al embajador norteamericano, Philip Goldberg, por burlarse de la propuesta del mandatario de cambiar la sede de la ONU.

La ?ltima temporada de la serie comenz? a fines de septiembre, durante la Asamblea General de la ONU, en la que Morales denunci? que fue maltratado al llegar a Nueva York, por lo que pidi? trasladar las Naciones Unidas a otro pa?s.

Goldberg replic? el mi?rcoles pasado, en tono jocoso, que no le "extra?ar?a" que Bolivia tambi?n quiera cambiar "la sede de Disney", el afamado parque de atracciones.

Choquehuanca, que pertenece como Morales a la etnia aimara del altiplano andino, contest? el jueves que lo dicho por Goldberg "es una ofensa al pa?s", tambi?n al "movimiento campesino e ind?gena del continente", y "una actitud racista".

"Esperamos que se retracte el embajador de estas sus declaraciones. Mientras tanto, no es un interlocutor v?lido para nosotros", agreg? el ministro de Exteriores.

El semanario pol?tico "Pulso", de La Paz, comenta en su n?mero de hoy que parece una telenovela en la que, agreg?, "est?n enzarzados Evo Morales, un gal?n ind?gena de mediana edad y gran atractivo con las muchachas progres, y 'USA' (EE.UU.), la malvada madrastra de los latinoamericanos".

"Hasta ahora -contin?a el semanario en su editorial- el p?blico, como era de esperarse, aplaude al gal?n, que es pobre y parece honesto, aunque tambi?n se pinte un poco exc?ntrico".

Seg?n diplom?ticos de terceros pa?ses, los excesos verbales, las sensibilidades a flor de piel y los intentos de ambas partes de hacer chistes con las relaciones parecen indicar que el final de la serie ser? contrario al de los culebrones: en el ?ltimo cap?tulo habr? ruptura, en vez de reconciliaci?n.

Antes del incidente por las sedes de la ONU y Disney, no ha habido ni un mes sin roces, pol?micas, denuncias y acusaciones mutuas entre los dos gobiernos, desde que el nacionalista, indigenista e izquierdista Morales lleg? al poder en enero de 2006.

En uno de los primeros cap?tulos de la serie, Morales acus? p?blicamente a Estados Unidos de terrorismo pocas horas despu?s de que un ap?trida de origen norteamericano, a simple vista enajenado, caus? en marzo del a?o pasado dos muertes, al colocar bombas caseras en dos hospedajes del centro de La Paz.

Morales se retract? dos semanas despu?s, tras una cena con el anterior embajador estadounidense en La Paz, David Greenlee.

El gobernante dijo en esa ocasi?n que, con la "informaci?n de primera mano" que le suministr? ese diplom?tico y que agradeci?, "hay una mayor claridad" de que no existe relaci?n entre el gobierno de Washington y las explosiones.

"Ya no tenemos duda", agreg? Morales, aunque eso no fue obst?culo para que en ocasiones posteriores dijera en sus frecuentes y encendidos discursos por toda la geograf?a boliviana que los estadounidenses "mandan terroristas".

Tambi?n han originado rifirrafes las frecuentes cr?ticas de Washington a la pol?tica de Morales de aumentar de 12.000 a 20.000 las hect?reas legales de cultivos de coca, base para la producci?n de coca?na.

Goldberg ha dicho en varias oportunidades que desde que Morales lleg? al poder han aumentado en Bolivia tanto los cultivos de hoja de coca como el narcotr?fico.

El mandatario boliviano, que despu?s de asumir la jefatura del Estado fue reelegido presidente de los sindicatos de cocaleros de la regi?n tropical del Chapare, en el centro del pa?s, tambi?n hace campa?a para que la comunidad internacional despenalice la coca, hasta ahora sin resultados.

Alimentaron otros cap?tulos de la tragicomedia las negativas de Estados Unidos a conceder visado a dirigentes del partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), arguyendo supuestos v?nculos con el narcotr?fico o el terrorismo.

En respuesta, el presidente anunci? en la madrugada del pasado 1 de enero que ?l tambi?n iba a exigir visas a los estadounidenses que quieran venir a Bolivia, medida que a?n no ha entrado en vigor y que Choquehuanca anunci? que se "flexibilizar?a" ante las protestas del sector tur?stico. EFE

por Antonio Mart?nez

Fuente: Univisi?n

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com