contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 03 de octubre de 2007

Terremoto, drogas y coca: Combatir la adicci?n al fracaso

Por: Hugo Cabieses1
San Jer?nimo-Cusco, 25 de Agosto 2007

D? rabia lo que sucede con el reciente desastre natural en el Per? producido el 15 de agosto en la zona sur, a 300 km de Lima. Mientras temblaba la tierra, no hab?a comunicaciones, faltaban helic?pteros, el desinformado Presidente Garc?a no pod?a controlar su incontinencia verbal y cada peruano y peruana trataba de ayudar a los desvalidos, se segu?a construyendo "con apoyo financiero de Estados Unidos" una escuela de sub-oficiales de la PNP en Santa Luc?a con "c?modos ambientes para salones de clase, biblioteca, comedores, dormitorios, ?reas deportivas, servicios higi?nicos, gimnasio, auditorio y dem?s facilidades de uso exclusivo para los alumnos de la PNP".

Pero no s?lo eso sino que, bajo la direcci?n de DEVIDA, el CORAH y la PNP, tambi?n se sigui? erradicando cultivos de coca en Yanajanca con los 16 helic?pteros que maneja la NAS (Secci?n de Asuntos de Narc?ticos de la USA Embassy) con pilotos VIP de la PNP y 170 "coreanos" pagados con d?lares de los Estados Unidos. Por lo menos es esto lo que se informa en algunos despachos de los chemonicadores - as? los conocen mis amigos cocaleros - de InfoRegi?n en los que se dice que tres d?as despu?s del terremoto - el 16, 17 y 18 de agosto -, se erradicaron 88 has de coca en Yanajanca, La Morada y Molope, sectores del Alto Huallaga en la regi?n Hu?nuco.

Frente a estos informes, felizmente ?Ideele? ha publicado el 24 de agosto un reportaje esclarecedor y serio titulado ??Coca o Muerte?? (Ideele Nro. 567, Lima) en el que relativiza la informaci?n oficial sobre Yanajanca y Monz?n, pregunt?ndose al final: ??Queremos repetir el pasado? ?Empujar a la poblaci?n a estar del lado enemigo, o a que no colabore con el Estado, y que ese enemigo se aproveche de la famosa exclusi?n??.

Como observador lejano del tema, debido a que desde hace un a?o y medio me encuentro zambullido en las selvas del Manu im pulsando un program de desarrollo rural sostenible al lado de quechuas, colonos y nativos, quiero contribuir a que las respuestas a estas dos preguntas sean negativas.

Cocaleros a la lucha

Nuevamente los agricultores cocaleros del Per? estaban por lanzarse a movilizaciones y paros contra la pol?tica de drogas y hoja de coca que impulsa el gobierno del presidente Alan Garc?a - como todos los anteriores ? haciendo calco y copia de lo que se?ala el gobierno de los Estados Unidos en estos t?picos. Felizmente han suspendido la medida a consecuenia del terremoto del sur, pero las razones para ello est?n latentes.

Aunque lamento que los agricultores cocaleros peruanos sigan divididos2 y auto-aislados en sus luchas con respecto a otros sectores del pueblo3, quiero contribuir una vez m?s con mis reflexiones y propuestas sobre esta problem?tica para cuando, tal como ha sucedido en otras oportunidades, se abran las puertas del dia?logo.

Comienzo se?alando que hoja de coca, agricultores cocaleros, drogas y su tr?fico il?cito (TID) son problem?ticas muy complejas y los enfoques unilaterales de prohibici?n del consumo de drogas, erradicaci?n-fumigaci?n de cultivos, satanizaci?n y criminalizaci?n de los cultivadores y programas de ?desarrollo alternativo? con ?guerra contra las drogas? no han tenido resultados eficaces en ninguna parte del mundo. Cada a?o existen m?s cultivos, producci?n, tr?fico y consumo de drogas, menores precios al consumidor, mejor calidad de las drogas en calles, m?s violencia y falta de gobernabilidad4. Los impulsores de las actuales pol?ticas y estrategias caminan con los ojos vendados, profundizando su adicci?n al fracaso5.

Complejidades de la coca

Como la hoja de coca es la principal materia prima para la producci?n de drogas coca?nicas, existe una enorme satanizaci?n nacional e internacional contra esta planta, sus cultivadores y consumidores, que impide tener un conocimiento cient?fico, equilibrado y serio sobre sus dicotom?as, caracteres, diferenciaciones y dimensiones.

Las dicotom?as son:
1) coca no es lo mismo que coca?na, aunque s? la contiene como derivado de la misma;
2) cultivador de coca no es delincuente, sino productor agr?cola que cultiva una planta y lo viene haciendo desde hace muchos a?os; y,
3) consumidor de coca no es un toxic?mano.

Los caracteres son:
1) la coca es una planta cultural, m?tico-religiosa, usada como cohesivo social y botiqu?n campesino por excelencia;
2) es ?caja chica? familiar para el consumo, la inversi?n y el pago de jornales;
3) es materia prima para la industrializaci?n de coca?na terap?utica, bebidas estimulantes, bolsitas filtrantes para combatir el mal de altura, etc.; y,
4) es materia prima para fabricar pasta b?sica y clorhidrato de coca?na. Los agricultores y consumidores de coca en los Andes buscan afirmar los tres primeros caracteres.

Las diferenciaciones son: 1) existen zonas de cultivo tradicional (La Convenci?n, Sandia y Alto Chicama), antiguas (VRAE6, Monz?n y Uchiza) y recientes (Alto Huallaga, Aguayt?a y Pichis-Palcazu); 2) por tipo de mercados la coca es legal a trav?s de la ENACO7, de contrabando semi-legal para el consumo tradicional, pago en reciprocidad por faenas comunales, trueque con productos de otros pisos ecol?gicos y de destino ilegal para pasta y coca?na que, a diferencia de la coca para los otros mercados, es sucia, no interesa al consumidor, no es selecta y es m?s barata; y, 3) por calidades y precios, la ENACO compra coca selecta y barata a agricultores pobres de la selva alta y la vende cara y de mala calidad a campesinos m?s pobres de la sierra, el contrabandista compra a precio m?s alto al productor y vende m?s barato y de mejor calidad al consumidor y al traficante no le interesa calidad sino cantidad, por lo que compra m?s barato y no vende al consumidor sino la destina a la poza de maceraci?n.

Las dimensiones son8:
1) la extensi?n de cultivos en el a?o 2006 fue de 60 mil has, 12 mil legales y empadronadas en ENACO, 24 mil cuyos due?os venden a contrabandistas, otras 24 mil con una alta productividad destinada al TID, pero existen no menos de 60 mil hect?reas en abandono que pueden ser recuperadas si los precios suben;
2) en empleo, por cada hect?rea sembrada de coca se requiere 1.5 personas por lo que existen 90 mil cultivadores de coca distribuidos en 19 cuencas cocaleras, de los que 18 mil venden su producci?n a la ENACO, 36 mil al contrabando de uso legal y otros 36 mil al TID;
3) en volumen, anualmente se producen alrededor de 60 mil TM de hoja de coca9, de las que s?lo 3 mil acopia ENACO, 6 mil ? o 18 mil dependiendo de la fuente de informaci?n - son acopiadas por el contrabando para uso legal y no menos de 50 mil TM se destinan al TID, con las que se puede producir hasta 200 TM de clorhidrato de coca?na principalmente para exportaci?n;
4) el consumo interno de coca?na es relativamente peque?o: no m?s de 1 TM al a?o;
5) existen 3 millones de "pijchadores" de hoja de coca y alrededor de 1 mill?n m?s que la consumen en infusiones u otros usos ben?ficos10; y,
6) existen alrededor de 40 mil consumidores regulares de pasta b?sica de coca?na y 35 mil de clorhidrato a raz?n de 1 a 3 dosis semanales.

Uno de los principales problemas del ?desarrollo alternativo?, las pol?ticas de drogas y la erradicaci?n de cultivos que ha estado impuls?ndose, ha sido la falta de comprensi?n de las complejidades mencionadas por parte de los gobiernos y la cooperaci?n internacional, al momento de discutir, formular y adoptar pol?ticas con relaci?n a esta problem?tica.

Problema humano, pol?tico y t?cnico

El tema de la coca y los agricultores cocaleros11 es en primer lugar humano, luego pol?tico y finalmente t?cnico, m?s all? de la radicalidad de sus protestas que se explican por la ceguera y sordera del gobierno peruano que s?lo tiene ojos para ver y o?dos para escuchar lo que le dictan los funcionarios del gobierno de EEUU.

El tema humano es que los cocaleros no quieren excluidos y considerados delincuentes, sino convertirse en ciudadanos con deberes y derechos, ser empadronados por los organismos pertinentes del Estado que defina una nueva Ley de Coca, que sus organizaciones representativas sean reconocidas como interlocutoras v?lidas, que consideren sus propuestas y que sean parte de soluci?n y no el problema en relaci?n con los dos fen?meno que supuestamente se quiere combatir: la pobreza y el TID.

El tema pol?tico es que proponen que el gobierno, el Estado y la ?sociedad civil?, piensen con cabeza propia pare elaborar en una mesa de di?logo una Pol?tica de Estado sobre drogas y coca, es decir, no seguir aplicando la pol?tica de EEUU ya que es contraproducente y su medicina resulta peor que la enfermedad que se quiere curar: el TID y los cultivos con fines il?citos. Los gobiernos del Per? en los ?ltimos 30 a?os, han abdicado su deber de impulsar pol?ticas propias.

El estricto sometimiento al neoliberalismo salvaje, la desregulaci?n econ?mica a ultranza que ha eliminado la capacidad preventiva y proactiva del sector p?blico, el ataque frontal contra el tejido social organizativo existente y sus derechos, la globalizaci?n financiera que encubre delitos de lavado de dinero, el modelo concentrador, excluyente y anti-agrario que se aplica y el impulso sin cuestionamiento de la ?guerra contra las drogas?, ha tra?do como resultado lo contrario a lo que se quer?a combatir12. Adem?s, el Gobierno de EEUU apoy? durante 10 a?os una dictadura mafiosa que dirigi? el TID desde Palacio de Gobierno y el Sistema de Inteligencia Nacional (SIN)13, mientras que simult?neamente aplicaba su ?guerra contra las drogas? con cooperaci?n para el ?desarrollo alternativo? y la erradicaci?n forzosa de cocales. Contra estos apectos pol?ticos es que se alzan los agricultores cocaleros.

El tema t?cnico es que el problema de los cultivos de coca es agr?cola y no policial represivo, que los agricultores y sus organizaciones deben participar en todo el proceso de planificaci?n y fiscalizaci?n de los proyectos productivos, que se requiere un trabajo ? previo al "desarrollo alternativo"? de zonificaci?n econ?mico-ecol?gica, an?lisis de suelos y reestructuraci?n parcelaria, que es indispensable un programa crediticio agr?cola que subsidie la peque?a producci?n parcelaria, que se deben construir mercados locales, regionales y nacionales m?s que destinar todo para la exportaci?n y que, finalmente, es necesario reorientar las pol?ticas agrarias nacionales y de comercio internacional14.

Combatir la adicci?n al calco, la copia y el fracaso

El gobierno peruano tiene una estrategia sobre drogas, pero lo malo es que se trata de la del gobierno de EEUU que se aplica a trav?s de USAID15 y la ONUDD. Esta estrategia, impulsada por DEVIDA16 y sus ?operadores? equivoca el diagn?stico, las prioridades y las propuestas. Parte por se?alar que el principal problema de nuestro pa?s es el consumo de drogas, en segundo lugar el TID y por ?ltimo el desarrollo rural, distorsionando as? lo que deber?a ser una estrategia integral propia, copiando el diagn?stico para EEUU.

Sin desconocer su importancia, sostengo que el problema central del Per? no es el consumo sino la producci?n y el tr?fico de drogas con sus secuelas de corrupci?n, violencia y efectos medio-ambientales. Esta estrategia es m?s de lo mismo que se ha estado haciendo en los ?ltimos 25 a?os con m?s fracasos que ?xitos y, estos ?ltimos, lamentablemente han sido reducidos, ecol?gicamente insostenibles y poco duraderos. Considero que nuestro pa?s debe atreverse a dar seis virajes en este tema:

1) Cambiar la actual pol?tica ofertista, prohibicionista y policial-militarista, que impulsa/impone el gobierno de los EEUU y consensuar una Pol?tica de Estado Propia (PEP) sobre drogas y coca, verdaderamente integral, sustentable y sostenible.
2) Elaborar, discutir y aprobar un marco legislativo e institucional nuevo que reemplace el vigente ya que no ha combatido el TID sino que lo ha alentado17.
3) Recoger los planteamientos de los agricultores cocaleros expresados en m?s de 45 actas firmadas desde 1999 con autoridades gubernamentales, incluyendo las recientes Actas de Tocache, Huanuco y Quillabamba que deber?an ser vinculantes.
4) Impulsar una estrategia de des-satanizaci?n y revalorizaci?n nacional e internacional de la hoja de coca para su uso tradicional e industrial ben?fico, buscando su exclusi?n de la Lista 1 de estupefacientes de la ONU.
5) Construir una base de datos realista y propia sobre extensi?n de cultivos, productividades, calidades, precios, vol?menes y usos legales e ilegales de hoja de coca.
6) Cambiar la estrategia de ?desarrollo alternativo? y ?sustituci?n de cultivos? basada en la erradicaci?n previa, por una verdadera estrategia de desarrollo rural integral sostenible y sustentable orientada a la construcci?n de mercados locales, regionales y nacionales.

El llamado Programa de Desarrollo Alternativo (PDA) ha tenido m?s fracasos que ?xitos, sin que hasta ahora se haya realizado una evaluaci?n seria e independiente al respecto18. Remando en contra, considero que el problema de la coca es principalmente agr?cola, pero mi objeci?n central al PDA es que trata de promover monocultivos de exportaci?n para cumplir con una f?rmula equivocada: coca = coca?na = US$ = exportaci?n = buscar un producto de exportaci?n tan rentable como la coca y sus derivados. La estrategia de agro-exportaci?n no tiene viabilidad agro-ecol?gica en zonas de selva alta, adem?s de no tener sostenibilidad econ?mica m?s all? de algunos pocos a?os ya que ?el suelo no aguanta?.

El PDA impulsa desde hace cinco lustros el quinteto anti-ecol?gico de ?cultivo motor de exportaci?n?: caf?, cacao, palma aceitera, palmito y, m?s recientemente, sacha inchi. La coca para el TID, no la cultivada tradicionalmente, es el sexto cultivo anti-ecol?gico que se quiere sustituir. Pero su erradicaci?n provoca m?s efectos medio-ambientales negativos que los productos estrella del PDA. A esto se agrega la ganader?a mayor, reforestaci?n en plantaci?n de especies ?rentables? y ca?a de az?car para bio-combustibles. Las vacas "pisan" la ecolog?a y tumban bosques para pastos. La caoba y el cedro son para los nietos de los agricultores. Plantar para bio-combustibles significa cambiar alimentos por ?gasolina verde?. Sostengo que el PDA es la mejor contribuci?n del Per? al calentamiento global. Al aceptar una f?rmula absurda como la mencionada, en el fondo se busca sustituir cultivos de coca por calentamiento global.

El camino para la selva alta es otro y lo resumo en los siguientes puntos:

1. Realizar una evaluaci?n seria e independiente de lo ejecutado hasta ahora con relaci?n al PDA e investigar el ?efecto cascada? de los fondos de la cooperaci?n internacional.
2. Realizar un catastro y empadronamiento de los agricultores - cocaleros o no - para ?separar la paja del grano? y apoyar su organizaci?n gremial y empresarial.
3. Impulsar un proceso social y pol?tico, adem?s de t?cnico, de zonificaci?n ecol?gica-econ?mica y ordenamiento territorial (ZEE-OT) en las cuencas cocaleras y entornos.
4. Consultar con los agricultores y profesionales que conocen los l?mites agropecuarios y ecol?gico-medio ambientales de selva alta.
5. Impulsar una estrategia orientada a mercados locales, regionales y nacionales, articulando cadenas productivas con ciudades intermedias.
6. Promover la sostenibilidad alimentaria basada en biohuertos (hortalizas para vitaminas y calcio) y minigranjas (aves menores y cuyes), junto con acuicultura (no tilapia, sino paco, gamitana, paiche y caracol) y zoocriaderos (picuro y ronsoco) para prote?nas y nutrici?n familiar.
7. Impulsar acciones de agro-forester?a en peque?a producci?n con agricultura org?nica (biol y cobertizos) y siembra por contrato, cr?dito campesino supervisado y asistencia t?cnica directa en la chacra.
8. Desarrollar un programa de manejo forestal con especies de corta y mediana maduraci?n y no maderables ? casta?a, caucho y palntas medicinales -, asociado con acuicultura, apicultura y ovino de pelo, no ganado vacuno vacuno extensivo.
9. Promover el ecoturismo y el turismo vivencial sustentable, articulado a cadenas de valor locales.

La exportaci?n agr?cola para selva alta es una quimera. Nuestra principal riqueza es la biodiversidad de estas zonas, el ecoturismo, el manejo integral y sostenible de los bosques - no su tala y quema para productos de exportaci?n -, la captura de carbono y los fondos disponibles para ello. Insistir en el PDA impulsado por la USAID y la ONUDD, adem?s de continuar ?adictos al fracaso?, significa impulsar la eclosi?n ecol?gica y un verdadero Plan de Destrucci?n de la Amazon?a (PDA) en reemplazo de los cultivos de hoja de coca.

El Per? NO debe continuar con la hip?crita y fracasada pol?tica ofertista, prohibicionista y militarista de las actuales estrategias internacionales sobre drogas impulsadas por el gobierno de los EEUU y avaladas sin ninguna cr?tica por la ONUDD. Mi recomendaci?n b?sica es que el gobierno peruano debe tratar seriamente su vernacular adicci?n al calco, la copia y al fracaso.

-oOo-

1 Economista peruano licenciado en la Universidad del Pac?fico (Lima, 1972).
2 Existen por lo menos tres sectores con diferencias importantes entre ellos: 1) los de una parte del Alto Huallaga (Tingo Mar?a y Tocache), el valle del Apur?mac-Ene (Ayacucho, Cusco y Jun?n), Aguayt?a (Ucayali) y Sandia (Puno), agrupados en la Confederaci?n Nacional de Productores Agropecuarios de las Cuencas Cocaleras del Per? (CONPACCP); 2) los del valle del Monz?n, Aucayacu y una parte del r?o Apur?mac-Ene, agrupados en la Central Nacional de Agricultores Cocaleros del Per? (CENACOP); y, 3) los del valle de Urubamba (Cusco), agrupados en la Federaci?n Provincial de Campesinos de la Convenci?n Yanatile y Lares (FEPCACYL). Al respecto ver mi escrito ?Per?: luchas cocaleras y gobernabilidad? (en: DROGAS Y CONFLICTO NRO. 10, TNI, Amsterdam, abril 2004).
3 En las movilizaciones sociales de julio del 2007, que pusieron en jaque al gobierno del presidente Alan Garc?a, los agricultores cocaleros brillaron por su ausencia, pese al esfuerzo de las congresistas Elsa Malparida y Nancy Obreg?n, junto con Nelson Palomino el l?der m?ximo de la CONPACCP, por tratar que sus propuestas fueran articuladas a la Plataforma de Lucha general.
4 Tal como reportan la ONU en: www.unodc.org/unodc/en/world_drug_report.html y Washington Office on Latin America (WOLA) de Estados Unidos www.wola.org/publications/ddhr_resume_ejecutivo.pdf . V?ase tambi?n el m?s reciente informe internacional sobre drogas en: http://www.unodc.org/unodc/en/world_drug_report.html
5 V?ase de John Walsh ?Are We There Yet? Measuring Progress in the U.S. War on Drugs in Latin America? (WOLA, Washingtopn, 2004; http://www.wola.org/publications/ddhr_measures_brief.pdf ).
6 VRAE = Valle del R?o Apur?mac y Ene, ubicado entre los departamentos de Ayacucho, Cusco y Jun?n.
7 ENACO = Empresa Nacional de la Coca o ENACO, de capital estatal y derecho privado (?) que tiene legalmente el monopolio del acopio y comercializaci?n de hoja de coca para usos legales.
8 Discrepo con las cifras oficiales cuyas fuentes son b?sicamente dos: el Crime and Narcotics Center del gobierno de EEUU; y, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). Entre ambas fuentes las diferencias en extensi?n de cultivos, productividad por hect?rea y volumen de coca producida, llegan a m?s de 30%. V?ase mi an?lisis cr?tico ?Coca, cifras y monigotes? (Lima, 29 de julio 2005).
9 Las 114,100 TM que reporta la ONUDD en su informe (http://www.unodc.org/pdf/research/icmp/peru_2006_sp_web.pdf ), no es coherente con la informaci?n publicada con anterioridad. Por razones demogr?ficas, agron?micas y econ?micas, es imposible pasar de una productividad promedio por hect?rea de 1,100 Kg en el 2003 (http://www.unodc.org/pdf/peru/peru_coca_survey_2003_es.pdf) a 2,180 Kg en el 2004 (http://www.unodc.org/pdf/andean/Part4_Peru_es.pdf). Las cifras del 2004 se ?ajustaron? a un documento del gobierno de EEUU titulado ?DEA Operaci?n Breakthrough 2003 -2004 en Per??. El verdadero ?ajuste? se hizo para justificar la propaganda de DEVIDA respecto a que ?9 de cada 10 hojas de coca van para el narcotr?fico?.
10 V?ase el an?lisis realizado por Fernando Rospigliosi y otros en El consumo tradicional de la hoja de coca en el Per? (IEP, Lima, noviembre 2004).
11 Desde 1989 apoyo las protestas y propuestas de los cultivadores y consumidores de coca. He sido asesor del Consejo Andino de Productores de Hoja de Coca (CAPHC) del que a?n es dirigente el actual Presidente de Bolivia Evo Morales y coordina Dionisio N??ez. He asistido en 1993, 1994, 1997 y 1998 a la Comisi?n de Estupefacientes de la ONU en Viena para defender las propuestas del CAPHC. En el Per?, he asesorado asociaciones de varias cuencas cocaleras, incluyendo a los dirigentes de la CONPACCP que en el 2002 fundaron Nelson Palomino (VRAE), Flavio S?nchez Moreno (Aguayt?a) y las actuales congresistas Nancy Obreg?n (Tocache) y Elsa Malpartida (Tingo Mar?a). Desde una posici?n independiente y respetuosa, coincido en lo esencial con sus planteamientos, pero discrepo con los otros sectores ? CENACOP y FEPCACYL -, en los que est?n divididos los agricultores cocaleros del pa?s. V?ase mi escrito ?Sobre coca, cocaleros y drogas: fallos sat?nicos y debates de fondo? (Debate Agrario Nro. 39; CEPES; Lima, diciembre 2005) y tambi?n ?Coca compleja, drogas y cocaleros en los Andes? en Hablan los Diablos: coca, Amazonia, coca y narcotrafico en el Per?. Versi?n recargada (TNI & PDTG, Lima, Julio 2007).
12 Seg?n la encuesta anual de CEDRO 2005 (http://www.cedro.org.pe/ebooks/Monografia_24_epiI.pdf) el consumo interno de drogas ha aumentado. El complejo coca-coca?na en el Per? se ha integrado y orientado a nuevos mercados, tal como reporta todos los d?as la polic?a antidrogas. Los cultivos de coca se han dispersado e incrementado sustancialmente. Persiste la violencia com?n asociada al TID tal como reportan los noticieros todos los d?as.
13 V?ase Comisi?n Herrera; ?Corrupci?n y mafia en el poder en asuntos de Tr?fico Il?cito de Drogas y Lavado de Dinero 1990-2000: Informe Final"; Lima, 2003: www.congreso.gob.pe/CICCOR. Tambi?n v?ase Mariano Valderrama & Hugo Cabieses; ?Questionable Alliances in the War on Drugs: Peru and the United Status?(in: The political economy of the drug industry: LatinAmerica and the international system; Edited by Menno Vellinga; University Press of Florida; USA, 2004). Tambi?n ver mi escrito ?Corrupci?n asociada al tr?fico il?cito de drogas en el Per?: hip?tesis y propuestas para investigar? (Amsterdam, 24 de mayo 2004).
14 V?ase mi escrito ?Cultivos con fines il?citos: otro desarrollo alternativo es posible? (en: Reforma agraria y desarrollo rural en Am?rica Latina; Fernando Eguren Editor; CEPES, Lima 2006).
15 USAID = Agencia del Gobierno de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.
16 DEVIDA = Comisi?n para el Desarrollo y Vida sin Drogas, organismo estatal encargado de esta tem?tica que reemplaz? en el a?o 2002 a la Comisi?n de Lucha contra el Consumo de Drogas (Contradrogas) que hab?a sido creada en 1996 por el SIN de Montesinos.
17 Me refiero al DL 22095 promulgado en febrero de 1978 por la dictadura del Gral. Morales Berm?dez y sus dispositivos ampliatorios y modificatorios.
18 V?ase mi trabajo citado en la nota 10, pero tambi?n v?ase el texto ?Desarrollo Alternativo: evaluaci?n tem?tica mundial: informe final de s?ntesis? (ONUDD, Nueva York, febrero 2005) en: http://www.unodc.org/pdf/Alternative_Development_Evaluation_Dec-05_S.pdf


Fuente: Hugo Cabieses

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com