contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Domingo, 05 de agosto de 2007

Confiado Evo Morales del apoyo popular a su liderazgo

Aunque un coro medi?tico interno y externo pretende mostrarlo cercado por sus enemigos, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se siente tranquilo, serenamente confiado en el firme apoyo popular a su liderazgo y su administraci?n.

As? lo manifest? en un di?logo exclusivo con Prensa Latina, durante el cual habl? sobre los obst?culos a su gesti?n y otros temas.

En realidad, dijo, solamente un 40 por ciento de los problemas sociales y pol?ticos que tenemos tienen que ver directamente con el gobierno, el resto corresponde a otras instancias, como las prefecturas (gobiernos reginales).

El mandatario cit? una reciente encuesta que le asign? 67 por ciento de aprobaci?n ciudadana y 72 por ciento de aval a su gobierno, y advirti? que, con tal apoyo "no podr?n amedrentarnos".

Ese respaldo, mayor al 53 por ciento que en 2005 lo ungi? como el primer presidente con mayor?a absoluta de votos en d?cadas, determina que Evo Morales vea las dificultades con mayor tranquilidad.

El pasado 20 de julio, adem?s, dos millones de manifestantes de La Paz y el vecino municipio de El Alto rechazaron una campa?a regionalista y conservadora para trasladar la sede del gobierno a la sure?a ciudad de Sucre, capital hist?rica de Bolivia.

Esa pretensi?n, seg?n diversas denuncias, forma parte de una ofensiva para debilitar al gobierno y frustrar la Asamblea Constituyente instalada el a?o pasado.

En la agenda de conflictos, Morales mencion? la campa?a para bloquear la Constituyente, con maniobras y presiones -dijo- para que no se ampl?e su vigencia hasta diciembre y termine en agosto sin elaborar una nueva Carta Magna de sello transformador.

Tambi?n refiri? las presiones para mantener el C?digo de Miner?a -que el gobierno quiere cambiar para recuperar esas riquezas- y las acciones de algunas prefecturas dirigidas por elementos opositores y derechistas contra la administraci?n gubernamental.

Esos gobiernos regionales -opin?- promueven el regionalismo y hasta amagan con amenazas secesionistas, pero, parad?jicamente, acusan al gobierno de dividir al pa?s por llevar adelante un proyecto transformador antineoliberal.

"Hay un conspiraci?n en marcha y es una conspiraci?n interna y externa", asegur? el presidente boliviano, quien forj? el Movimiento al Socialismo (MAS) desde el liderazgo de las organizaciones campesinas de cultivadores de hoja de coca.

Entre los indicios de la conspiraci?n apunt? que el embajador norteamercano pasa 12 d?as al mes en Santa Cruz, ciudad del oriente del pa?s cuya ?lite pol?tica encabeza la oposici?n, reemplazando a los partidos de derecha.

"Habr?a que preguntarse qu? hace all?", precis? el mandatario, tras recordar que durante la Cumbre Sudamericana de 2006 dos falsos periodistas norteamericanos fueron sorprendidos haciendo fotograf?as y dando seguimiento a ?l y a otros presidentes invitados.

M?s recientemente, una joven norteamericana, ligada a la embajada de ese pa?s, fue detenida cuando ingresaba a Bolivia con 500 proyectiles en su valija.

Ante ello, Morales insiste: "Tenemos sin embargo el apoyo del pueblo, la gente nos brinda su cari?o y nos aplaude, quiere justicia y paz".

Parte de la llamada conspiraci?n contra el gobierno del MAS se expresa a trav?s de medios privados de difusi?n, pese a lo cual "la libertad de prensa se mantiene, y no solo eso, pues hay libertinaje", dijo el jefe de Estado.

Ante la ofensiva de esos medios, destac? la instalaci?n de la red Patria Nueva, de la radioemisora estatal del mismo nombre, con 30 estaciones en todo el pa?s.

En realidad -acot?- la gente ya no cree en los medios privados opositores, "as? que no nos interesa que sigan sus campa?as".

Morales se refiri? con orgullo de la medida insignia de su administraci?n, la nacionalizaci?n de los hidrocarburos, reclamada por grandes movilizaciones populares que desde el a?o 2000 abrieron el camino al cambio, tras derrotar al gobierno de Gonzalo S?nchez de Lozada en octubre de 2003.

Esa iniciativa, dijo, "est? en proceso de consolidaci?n", tras la llamada protocolizaci?n de nuevos contratos con empresas extranjeras, ajustados a las nuevas condiciones, en las que el Estado ha vuelto a ser el due?o de los yacimientos de gas y petr?leo, y refiner?as.

Ahora, anunci? Morales, deben ejecutarse los planes de inversi?n de los socios (las empresas), que ya no son due?os de los recursos bolivianos.

Avanzaremos a la industrializaci?n y esperamos que tambi?n a la exploraci?n de nuevos campos, indico.

Gracias a la nacionalizaci?n -inform?- nuestros ingresos por los hidrocarburos han aumentado de 300 millones a mil 600 millones de d?lares anuales, y ese dinero lo vamos a usar en obras p?blicas y otras acciones de beneficio popular.

Fuente: Prensa Latina

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com