contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 05 de junio de 2007

Racionalizaci?n de la coca: Un trabajo a plan de machete

* "Nuestros pasos quedan en la selva", es el lema de la Fuerza de Tarea Conjunta a la que los conscriptos le adhirieron la frase "en busca de concertaci?n para tener un valle sin narcotr?fico".

Cochabamba, 03 jun (ABI).- Los cientos de conscriptos que sirven a la Patria son los que permiten que se haga realidad la tarea de racionalizaci?n de las plantaciones excedentarias de la hoja de coca en el Chapare de Cochabamba que est? contemplada dentro de la pol?tica integral de lucha contra el narcotr?fico que ejecuta el Gobierno.

Mario M., un joven conscripto de 19 a?os proveniente de la ciudad cruce?a de Montero, accedi? a conversar unos minutos con el reportero de la ABI para comentar de la jornada diaria que desarrolla desde que lleg? al tr?pico cochabambino. Con el cuerpo cansado y la mente pensando en su familia y novia, dijo que la herramienta fundamental de los erradicadores es el con machete y a diario trabajan para que la pol?tica de concertaci?n y racionalizaci?n de la hoja de coca desplace a la erradicaci?n forzada, que ha dejado muertos y heridos en anteriores gobiernos.

"Nuestros pasos quedan en la selva", es el lema de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) a la que los conscriptos le agregaron la frase "en busca de concertaci?n para tener un valle sin narcotr?fico".

El objetivo fue planteado por la gesti?n presidente, Evo Morales, en el marco de la pol?tica de un "cato de coca por afiliado" que est? enmarcado dentro de la nueva estrategia de lucha contra el narcotr?fico que es ejecutado por los grupos de trabajo de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).

Dentro de lo que es la FTC, existen 12 compa??as de los cuales cinco son a?reas y siete terrestres, conocidos tambi?n como los equipos de tarea divididos en rojo, amarillo y verde. Est?n dispersos en campamentos en todo el tr?pico cochabambino.

Cada campamento cuenta con la dotaci?n de alimentos tanto no perecederos, como tambi?n vegetales y frutas de los cuales preparan frescos para los soldados que buscan contrarrestar las acaloradas jornadas de trabajo en las llanuras del tr?pico.

La esforzada labor de estos j?venes, que son alrededor de 95 reclutas en cada compa??a, se inicia a las 05.00 de la ma?ana en uno de los campamentos como este de nombre "Verde I" que al mando del comandante de la Unidad de la FTC, Tcnl. Jos? Sol?s, tienen el objetivo de efectivizar la nueva Estrategia de Lucha Contra el Narcotr?fico.

El territorio para la interdicci?n es fijado un d?a antes, en la reuni?n de planificaci?n entre la FTC, la Unidad de Desarrollo Econ?mico y Social del Tr?pico (Udestro), la Unidad Policial Ecol?gica (UPE), representantes de los productores de la hoja milenaria y el due?o el due?o del lote que ser? verificado.

El municipio de Ivirgarzama ubicado en la provincia de el Chapare distante a 220 kil?metros de la capital vallun, es conocido por los militares como el segundo lugar de mayor concentraci?n de cultivos de coca despu?s de Chimor?, antes la consideraban la segunda de mayor producci?n y transporte de coca?na.

Los soldados de la compa??a "Verde I", llegaron al lugar en un cami?n de la Unidad M?vil de Patrullaje Rural (Umopar) de Chimor?, entre ellos estaba Mario, un joven conscripto que es oriundo de la ciudad de Montero, Santa Cruz, para cumplir con su servicio militar obligatorio pero que no hab?a imaginado llegar a trabajar de erradicador de plantaciones de coca.

Mario, al igual que todos, lleva cargado un morral en donde resalta una botella pl?stica llena de agua, adem?s de sus guantes de trabajo que le permiten proteger sus manos al retirar las ramas del cocal y si en caso se hace necesario utilizar el machete de unos 70 cent?metros de dimensi?n.

Tras la revisi?n de la extensi?n territorial que tiene que ser al de un cato de coca que equivale a 1.600 metros cuadrados, los conscriptos realizan su trabajo de racionalizaci?n de los cultivos de coca. "Hay ramas que a?n est?n verdes, la que cuesta un poco m?s sacarlas y otras ya est?n secas y se rompen al jalarlo" dijo Mario.

Tomando un breve descanso, Mario se seca la cara con un trapo que dej? de ser blanco hace mucho y mirando a las grandes plantas verduscas, habl? un poco de ?l, recalcando cada momento que es apenas cuatro d?as que est? en la compa??a Verde I.

Al preguntarle si ya se acostumbr? a este trabajo, respondi? que el no hab?a pensado en esto y que su aspiraci?n va m?s all? de manejar un machete, pero considera que coadyuvar en el trabajo de erradicaci?n es importante, tomando en cuenta que los riesgos bajaron respecto a otros a?os cuando un erradicador ten?a que salir armado para evitar algunas emboscadas "as? nos han comentado nuestros instructores", agreg?.

"El calor es casi el mismo donde vivo, lo que cuesta es levantarse a oscuras y salir casi durmiendo agarrando el machete y cortando lo que nos dicen que cortemos", dijo.
TRAVES?AS Y PERCANCES

Para cada jornada los soldados deben viajar al menos tres horas hasta llegar al lugar donde tiene que empezar a erradicar, adem?s muchos enfrentan una serie de enfermedades productos de la regi?n, sobre todo los que arriban de regiones del occidente.

Cada compa??a realiza viajes no mayores a tres horas hasta el lugar de erradicaci?n y tratan de cumplir con todos los objetivos planificados, indic? el jefe de la Unidad Policial Ecol?gica, My. Oscar Rojas.

"Se presentan percances, pero para eso estamos preparados. Alguna vez el conscripto sufre infecciones porque no esta aclimatado al lugar como vienen de todos los lugares, de occidente de oriente o se cortan dedos con el machete sucede pero tratamos de curarlos de manera inmediata", dijo.

La compa??a si tiene que estar fuera del campamento durante toda la jornada es dotado con comida en raci?n seca, que son de la cooperaci?n internacional que apoya a la FTC. En caso contrario llegan hasta el campamento donde hay comida preparada para toda la unidad, seg?n palabras del Mayor Rojas.

Los conscriptos descansan una vez a la semana que son en su mayor?a los d?as lunes para que realice la limpieza de la unidad coment? Mario.

Mario se muestra fuerte y espera acostumbrarse a este trabajo que apenas comienza a andar, a pesar de saber que faltan a?n muchos d?as para que un nuevo contingente releve a su tropa, anhela cumplir con todo, y mirando de nuevo al poco pedazo de tierra que queda tras arrancar las ramas de la planta de la hoja de coca, agarr? nuevamente el machete y continu? con su trabajo.

Fuente: Agencia Boliviana de Informaci?n

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com