contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 22 de mayo de 2007

Las estupideces del Papa

?Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez??.
(Proclama insurreccional de la Junta Tuitiva en a ciudad de La Paz , 16 de junio de 1809).
Imagen

Con la cita anterior, Eduardo Galeano inicia su obra ?LAS VENAS ABIERTAS DE AM?RICA LATINA?, la primera edici?n se hizo en 1971. De manera irrefutable queda descrita y demostrada la conquista espa?ola y portuguesa a sangre y fuego realizada con la bendici?n de la Iglesia Cat?lica en el Continente.

Escuchar las estupideces del Papa negando la historia del saqueo y genocidio cometido hasta nuestros d?as con los pueblos y culturas precolombinas confirma el actual rumbo de una burocracia vaticana que, d?a a d?a, en el Vaticano y en todo el mundo, niega y se aleja de la verdad y del Evangelio de Jes?s de Nazaret.

Colectivo Panam? Profundo


Los traspi?s del Papa.

Julio alga?araz
Religi?n Digital

En las cumbres vaticanas se comenta discretamente que la peregrinaci?n del Papa a Brasil de hace una semana " fue mala " en el aspecto de la participaci?n popular de los fieles, en los dos grandes encuentros en San Pablo y en la misa de la ma?ana del domingo 13 en el santuario de Aparecida, que inaugur? la V Asamblea de los obispos latinoamericanos agrupados en el CELAM. Las multitudes acudieron, pero fueron apenas un tercio de los fieles que se esperaban. Una se?al inquietante.

Sin embargo, esto no fue lo peor de la gira. Quedar? como momento negro de la visita un concepto que representa una falsedad hist?rica resonante : "El anuncio de Jes?s y de su Evangelio no comport? una alienaci?n de las culturas precolombinas, ni una imposici?n de una cultura extranjera".

Espa?a, Portugal y la misma Iglesia Cat?lica, aceptan un hecho hist?rico incontrovertible: millones de indios fueron exterminados tras la llegada de los conquistadores europeos. La cruz de la Evangelizaci?n y la espada de la Conquista actuaron unidas en una misma estrategia colonizadora que diezm? muchas poblaciones ind?genas y avasall? sus culturas.

Benedicto XVI dej? estupefactos a los 176 delegados de la V Asamblea de los obispos latinoamericanos con esta afirmaci?n. Todos recordaron que Juan Pablo II , al celebrar el comienzo de la Evangelizaci?n del Nuevo Mundo pidi? tambi?n perd?n por las terribles injusticias que sufrieron los ind?genas que habitaban lo que es hoy la Am?rica latina y el Caribe por el genocidio realizado en nombre de Cristo durante la colonizaci?n.

El Papa no recibi? a ninguna delegaci?n de los ind?genas, en vistoso contraste con su predecesor polaco, quien durante sus giras por Brasil se reuni? siempre con los representantes de los nativos precolombinos.

Los traspi?s del Papa hab?an comenzado el mismo d?a de su llegada, el mi?rcoles a bordo del avi?n que lo transportaba a San Pablo. En una improvisada conferencia de prensa, Benedicto XVI respondi? a una pregunta, equivoc?ndose. Dijo que "s?" que estaba de acuerdo con la excomuni?n de los 46 parlamentarios de Ciudad de M?xico que hab?an votado dos semanas antes en favor del aborto. Despu?s sus ayudantes aclararon que ?l no quer?a excomulgar a personas que no lo hab?an sido por el Arzobispado de la capital mexicana.

En su gira, en la que se esforz? por acercarse a la gente pese a su timidez y car?cter amable pero distanciado, Ratzinger eligi? la reafirmaci?n de sus posiciones tradicionales.

Pidi? a los j?venes cat?licos respetar la castidad y defender la virginidad prematrimonial. Atac? el aborto, el divorcio y los anticonceptivos, en un pa?s donde los chicos y las chicas hacen su primera experiencia sexual antes de cumplir 16 a?os.

En ning?n momento puso en el centro de sus reflexiones las especificidades latinoamericanas . No s?lo la miseria y la pobreza sino adem?s la desigualdad y las iniquidades sociales, que sufre una mayor?a de cat?licos (en el continente americano reside m?s de la mitad de los fieles de todo el mundo).

El Papa se refiri? a ellas, pero nunca coloc? los dramas y las lacras sociales latinoamericanas en un contexto renovador del mensaje evangelizador.

Julio Alga?araz (Clar?n)

Fuente: Panama Profundo

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com