contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 22 de mayo de 2007

Carta abierta al Papa Benedicto XVI

Lima, 17 de Mayo de 2007
Se?or:
Joseph Ratzinger
Papa Benedicto XVI
Ciudad del Vaticano.-

De nuestra consideraci?n:

En su reciente visita al Brasil, usted ha manifestado que el llamado proceso de Evangelizaci?n que acompa?? la invasi?n europea a Abya Yala, continente hoy conocido con el nombre de Am?rica, no fue violento ni signific? una intromisi?n extra?a en las creencias de los pueblos originarios.

Su formaci?n acad?mica y experiencia profesional nos impiden considerar que tales expresiones significan un desconocimiento de la Historia. Usted sabe que la llamada evangelizaci?n s? fue violenta. Numerosas cr?nicas de los siglos XVI hasta el XVIII, escritas por los propios evangelizadores, detallan los terribles cr?menes perpetrados en nombre de la "extirpaci?n de idolatr?as", primero, y por el Tribunal del Santo Oficio o Santa Inquisici?n, despu?s, cuando ?ste hizo su irrupci?n en estas tierras.
De todo esto da fe, adem?s, Fray Bartolom? de las Casas, el primer sacerdote ordenado en este continente y el ?nico que en aquella ?poca se atrevi? a levantar la voz contra los abusos de los conquistadores contra los ind?genas.

Desde la llegada misma de los europeos, los sitios sagrados de nuestros pueblos originarios fueron saqueados, sobre nuestros lugares sagrados se construyeron los templos cat?licos y se prohibieron nuestras ceremonias espirituales. Todo culto que no fuera el cat?lico fue perseguido y cruelmente reprimido.

Quinientos a?os despu?s, sin embargo, nuestros pueblos originarios est?n vivos y sus organizaciones se fortalecen. Ellos solo reclaman su derecho a ser respetados en sus creencias y formas de vida. Pero as? como hace 500 a?os junto al saqueo original, que signific? la exterminaci?n de nuestras riquezas y nuestras vidas, fue necesario intentar exterminar tambi?n nuestra cultura, hoy la llamada globalizaci?n que pretende imponer un modelo econ?mico absolutamente injusto en las naciones pobres, necesita ahogar todo intento de resistencia cultural. Y eso es lo que se persigue cuando se intenta negar las verdades hist?ricas.

Es decir, as? como fue c?mplice del genocidio que signific? la Conquista, la Iglesia Cat?lica hoy es c?mplice de esta renovada ocupaci?n. La intolerancia ideol?gica es un s?ntoma de dominaci?n, los modelos econ?micos se imponen siempre junto con las ideolog?as que pretenden justificarlos.

Pero, insistimos, los pueblos originarios estamos vivos, nuestras organizaciones est?n fortaleci?ndose. Y estamos decididos a seguir luchando hasta recuperar todo aquello que la invasi?n europea saque? y depred?.

La Coordinadora Andina de Organizaciones Ind?genas, CAOI, que re?ne organizaciones nacionales ind?genas de Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Per?, en su Congreso Fundacional realizado en Cusco, Per?, en julio del 2006, incluy? entre sus acuerdos exigir la devoluci?n del Korikancha, ubicado en esa ciudad del Cusco, para que nuestros pueblos originarios vuelvan a darle el uso que tuvo en la ?poca precolombina, y ese es el pedido expreso en los actuales momentos.

Recuperar nuestros territorios, nuestros lugares hist?ricos y sitios sagrados no significa pretender retornar a un pasado supuestamente sepultado. No es una involuci?n. Es un proceso de construcci?n hacia una sociedad realmente justa, equitativa, donde se rescate la pluriculturalidad como un valor inmenso, donde se respeten los derechos de todos y la intolerancia y la persecuci?n de toda ?ndole ?econ?mica, racial, cultural, religiosa, etc.- desaparezca para siempre del planeta. Tal vez ese sea el Reino anunciado por el Mes?as en nombre del cual se cometieron tantos cr?menes. Un personaje hist?rico a quien nosotros s? respetamos. Y por eso tambi?n exigimos respeto.

A los Estados, los organismos financieros internacionales y las empresas transnacionales, los pueblos ind?genas originarios del Abya Yala les exigimos que nos devuelvan nuestros territorios y todas las riquezas que saquearon sus antecesores, los invasores europeos del siglo XVI. A la Iglesia Cat?lica que acompa?? y acompa?a ese proceso, y de la que es usted el m?ximo representante, le exigimos que nos devuelva nuestros sitios sagrados y que respete nuestro derecho a practicar nuestras propias ceremonias espirituales.
Atentamente,

MIGUEL PALAC?N QUISPE
COORDINADOR GRAL CAOI

Fuente: Chaskinayrampi

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com