contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 25 de mayo de 2007

La coca y la Convenci?n de Viena

?Grande chiquit?n!

Mientras se escriben estas l?neas, parece haberse concretado la previsible renuncia del popular Juan Jos? ?chiquit?n? Salazar a su cargo como Ministro de Agricultura. A?n falta confirmar si el Presidente acepta la dimisi?n, pero la cosa parece cantada. Esta salida ha producido un fen?meno muy poco com?n en nuestro pa?s: ha suscitado la solidaridad de propios y extra?os. Tanto la congresista aprista Nidia V?lchez y la opositora Nancy Obreg?n han lamentado la renuncia y afirman que Salazar es el ?nico ministro que comprende el problema cocalero. Pero un sector de la prensa ya hizo le?a a ?chiquit?n?, pint?ndolo como un mal negociador, bienintencionado pero d?bil de car?cter, que se dej? manipular y presionar por las enardecidas masas de agricultores.

Fieles a nuestra costumbre, en este art?culo pretendemos ir al fondo del asunto (o a lo que creemos que constituye el verdadero fondo del asunto). Dejemos los entretelones y las an?cdotas para la gran prensa, que tanto disfruta la menudencia. En este momento, lo que constituye realmente una novedad es que por primera vez se ha puesto en la agenda pol?tica peruana un punto que movimientos campesinos y expertos coc?logos han venido cuestionando por a?os: la Convenci?n de Viena. Desde esta ingenua tribuna agradezco de todo coraz?n a ?chiquit?n? por haber dado en el clavo al comprometerse, mediante el Acta de Quillabamba, a ?viablizar? el retiro del Per? de dicha Convenci?n. Que ahora se desdiga y ?acepte? que fue un error de redacci?n es lo de menos: el tema ha sido planteado y es momento de discutirlo abiertamente.

Leyendo los diarios y escuchando las declaraciones de los pol?ticos en los ?ltimos d?as puede uno darse cuenta que hay una pregunta que no ha sido suficientemente tratada: ?qu? es la Convenci?n de Viena? (?PLOP! ?No parec?a esta la pregunta central?). Pues bien: la llamada ?Convenci?n ?nica de 1961 sobre Estupefacientes? es el principal instrumento internacional que define en t?rminos generales LA pol?tica antidrogas que se aplica a nivel mundial. Recomiendo consultarla en www.unodc.org/pdf/convention_1961_es.pdf. No vamos a hacer aqu? un an?lisis detallado de dicho instrumento, pero s? quisiera mencionar que en el primer p?rrafo de su Pre?mbulo, las partes dicen estar ?preocupadas por la salud f?sica y moral de la humanidad?. ?Gracias! Pero alguien podr?a irle diciendo a los Estados que NO es su funci?n preocuparse por la salud moral de nadie.

Esta Convenci?n tiene cuatro listas de sustancias. La lista uno especifica cu?les son los alrededor de 100 productos sometidos a los controles internacionales m?s r?gidos, e incluye la morfina, la hero?na, el opio, el cannabis, la coca?na... ?y la hoja de coca! M?s a?n: una nota al pie de p?gina explica que se considera dentro de esta lista cualquier preparado ?hecho directamente de hoja de coca?. No me queda claro si con esto se refieren al mate de coca (?espero que no!), pero seg?n entiendo cualquier caramelo, galleta, torta, etc., enriquecido con harina de coca puede ser considerado, seg?n esta Convenci?n, como un estupefaciente que debe ser controlado. Este es el punto central que ha llevado a campesinos y expertos a denunciar esta tratado: la inclusi?n de la hoja de coca en esta lista es un desprop?sito desde todo punto de vista cient?fico.

Este documento es fiel reflejo de la visi?n conservadora y prohibicionista de los sucesivos gobiernos norteamericanos y es el argumento legal al amparo del cual se ha desarrollado durante los ?ltimos 40 a?os una feroz ?guerra contra las drogas?. Por ejemplo nuestra Ley 22095, ?Ley de represi?n del tr?fico il?cito de drogas?, que fue emitida por el Gobierno Militar de Morales Berm?dez el a?o 1978 y que sigue vigente, es producto de la misma l?gica. En su primer Considerando afirma que ?la producci?n il?cita de drogas (...) y la masticaci?n de la hoja de coca constituyen un grave problema social que es necesario superar?. No comprendo por qu? a?n no ha habido una iniciativa formal de parte de nuestros pol?ticos (algunos de ellos, reputados dirigentes del movimiento cocalero) para derogar o adecuar una norma que destila tama?a carga euroc?ntrica y racista, am?n de su falta de seriedad cient?fica. Afortunadamente, cada d?a somos m?s los que sabemos que la hoja de coca no es una droga sino una planta, que contiene entre otras cosas numerosos alcaloides de diverso uso, y que puede ser aprovechada inteligentemente para la salud y la nutrici?n.

?Es posible ?salirse? de la Convenci?n de Viena? Varias voces se han levantado en los ?ltimos d?as para decir que no ser?a conveniente que el Per? denuncie un instrumento internacional como ese, gracias al cual recibimos millones de d?lares en ayuda para combatir el narcotr?fico (genial argumento, ?no? No podemos denunciar un tratado err?neo porque gracias al mismo nos cae un billetito). Pero en cualquier caso, no es indispensable retirarnos y, quiz?s, no es buena idea fomentar una decisi?n de esa naturaleza (no se le vaya a ocurrir luego a Alan aprovechar el p?nico y retirarse de la Corte Interamericana de Derechos Humanos...). Basta con que se demuestre que la hoja de coca no debe estar incluida en la lista I. Para ello, podemos sumarnos a los esfuerzos que el hermano pa?s de Bolivia est? haciendo en ese sentido, con escaso eco internacional hasta el momento. Por cierto, la propia Convenci?n establece un mecanismo por el cual dichas listas se pueden actualizar de manera permanente.

Queri?ndolo o sin querer, ?chiquit?n? puso el dedo en la llaga. Al abrir una ventanita para discutir abiertamente sobre la Convenci?n de Viena, el ahora ex ministro no ha hecho sino cuestionar de manera integral la pol?tica ?antidrogas? anticient?fica, represiva y conservadora que ha asumido el mundo por consejo y presi?n de los norteamericanos. No importa que dicha ventanita haya sido r?pidamente cerrada por Jorgito del Castillo: el tema est? planteado.

por runa, comunidad del r?o hablador

Fuente: La palabra ingenua, 21/05/2007

F? de Erratas:

Error, No es la Convenci?n de Viena, es la de Nueva York

Nuestro amigo y maestro Baldomero C?ceres public? en Per?.21 una carta aclarando de manera muy pertinente que la Convenci?n que los movimientos cocaleros deber?an cuestionar NO es la de Viena (1988) sino la de Nueva York (que s? es la "Convenci?n ?nica Sobre estupefacientes -1961):

Me extra?a que con tantos asesores se repita el error de pedir "RETIRAR LA HOJA DE COCA de la convencion de Viena que declara a la Hoja de Coca como "estupefaciente", seg?n pedido de la FEPCACYL". (Acta aclaratoria de Cuzco). El error se asume en las comunicaciones como verdad y amenaza ser cl?sico en el periodismo.

La lista 1 de sustancias fiscalizadas (no "penalizadas"), en la que figura la hoja coca, lo es de la Convenci?n ?nica de Estupefacientes, eleborada en Nueva York (1961) y "perfeccionada" por sucesivas convenciones. La Convenci?n de Viena de 1988- al menos- precis? el respeto al uso tradicional en la regi?n andina.

Con todo lo escrito y dicho, no creo que necesite aclarar cual es mi posici?n al respecto: s?lo la liberaci?n internacional de la hoja de coca permitir? su industrializaci?n.

Baldomero C?ceres Santa Mar?a
08250229

Agradecemos la aclaraci?n a Baldo. Sin querer y por no haber investigado el tema con m?s cuidado, yo tambi?n asum? que la Convenci?n de Viena era la de 1961. Pido disculpas por el error (o por el horror).

runa

Tags: coca, convención de viena, drogas

Añadir comentario


Amigos:

Se est? magnificando la participaci?n del Ex Ministro Salazar, pues creo sinceramente que asumi? un rol que no le competia.

Me explico, el problema de la hoja de coca, involucra en s? una pol?tica de Estado que debiera ser abordado en primera L?nea por nuestro Congreso (como primer poder el Estado) en conjunci?n con el m?s alto nivel del Ejecutivo Presidente Primer Ministro y Gabinete.

Por lo que la participaci?n del aludido s?lo deviene en anecd?tica.

Enrique Alarc?n
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com