contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Lunes, 26 de marzo de 2007

Colombia: Sobre las fumigaciones, m?s Monsanto, menos pa?s

Varios medios publicaron la semana pasada un aviso de p?gina entera y a todo color en que Monsanto ?la compa??a que se hizo tan conocida como odiada por fabricar el agente naranja con que E.U. bombarde? a Vietnam? anunciaba triunfante que hab?a recibido autorizaci?n del gobierno de Uribe para sembrar el pa?s de ma?z transg?nico.

Se entiende el despliegue despu?s de que un tribunal de Lyon la conden? por el delito de ?publicidad enga?osa?: el glifosato, tambi?n llamado el ?Perfume de la Muerte?, no es biodegradable como dice la etiqueta del veneno. Al mismo tiempo, El Espectador informaba que el Gobierno hab?a ordenado sacar del mercado todos los productos derivados de la hoja de coca, invocando la Convenci?n ?nica de Estupefacientes, impuesta al mundo por E.U. en 1961 que, por lo dem?s, ya no est? vigente. Hay una curiosa y perversa coincidencia en estos hechos. Monsanto vende al Gobierno colombiano miles de toneladas del glifosato con que se fumigan cultivos l?citos e il?citos de los campesinos. Digo coca y amapola, pero tambi?n yuca, pl?tano, ma?z, arroz, caucho. El efecto real de la fumigaci?n no es la disminuci?n de la coca. Est? demostrado, por agencias oficiales gringas, que los cultivos se desplazan pero la oferta de coca?na no merma. Que es como matar dos p?jaros de un tiro. De un lado, mantienen viva la guerra contra las drogas y por ah? derecho, contra lo que necesiten; de otro, obligan a los campesinos a desocupar sus tierras, que de hecho caen en manos de los hacendados. Una especie de ley de la gravedad social. Monsanto sigue vendiendo sus venenos, mientras el Gobierno les prepara el campo para venderles a los terratenientes la l?nea de transg?nicos: ma?z, arroz, soya, algod?n, y, sin duda en pocos d?as, a los campesinos tambi?n la yuca y el pl?tano. En el futuro pr?ximo, los agricultores, grandes y peque?os, tendr?n que comprarle todas las semillas a Monsanto, porque las transg?nicas son h?bridas. Lo que equivale a decir que por la derecha, la transnacional del agente naranja ganar? con cada cosecha porque los cultivadores han perdido el derecho a reproducir su propia semilla. Mientras todo esto sucede, el Gobierno seguir? fumigando con glifosato, o Roundup, marca registrada por Monsanto.

El Gobierno no se ha limitado a fumigar con veneno las zonas de colonizaci?n, los parques nacionales, los resguardos ind?genas y hasta las fronteras del pa?s. Parecer?a estar cumpliendo un contrato con un af?n verdaderamente mani?tico. Ahora persigue a los ind?genas del Cauca no s?lo con las avionetas y con los matones de los escuadrones antimotines, sino con funcionarios de corbata y gel que confiscan los productos de una empresita creada por ind?genas del Cauca para fabricar t?, galletas, dulces y una gaseosa llamada Coca-sek. Detr?s de tan arbitraria medida ?es f?cil sospecharlo? est?, sin duda, la Coca-Cola. No est? lejos este gobierno de meterle la mano al mambeo, que es, con la tierra, el lazo m?s fuerte de la tradici?n y la identidad de los ind?genas. O sea, los ind?genas no pueden cultivar la tradicional mata de coca, tienen que cultivar ma?z transg?nico. Monsanto les vende las semillas ?las 24 horas del d?a y los siete d?as a la semana?.

por Alfredo Molano Bravo

Fuente: Agencia de los pueblos en pie

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com