contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 23 de marzo de 2007

Texto de la Declaraci?n de Caracas

DECLARACI?N DE CARACAS

Nosotros los representantes parlamentarios (as) y legislativos (as) integrantes del Grupo Latinoamericano y el Caribe ? Uni?n Interparlamentaria (GRULAC - UIP), reunidos en la ciudad de Caracas, Rep?blica Bolivariana de Venezuela, durante los d?as 08 al 10 de marzo del 2007.

Tomando nota de la importancia de seguir profundizando el intercambio de experiencias entre los Parlamentos y los parlamentarios de todos los pa?ses, en aras de fortalecer la cooperaci?n y la solidaridad orientada al logro de una integraci?n complementaria y equitativa entre nuestros pueblos,

Conscientes de la responsabilidad especial de los parlamentos y sus miembros(as), como guardianes(as) de los derechos humanos, de defender y promover los derechos humanos y de contribuir a la construcci?n de un mundo en el que hombres y mujeres disfruten de manera absoluta de los derechos civiles, culturales, econ?micos, sociales, pol?ticos y ambientales en igualdad de oportunidades.

Reconociendo el derecho soberano de todos los Estados sobre sus recursos naturales y de aprovecharlos conforme a sus pol?ticas ambientales y de desarrollo, como instrumento para erradicar la pobreza, reducir las disparidades en los niveles de vida de los pueblos y solidaridad entre los pa?ses en desarrollo para alcanzar sus intereses comunes.

Destacando que el respeto irrestricto a las normas y principios del Derecho Internacional, la soberan?a y la integridad territorial, la no intervenci?n en los asuntos internos de los Estados, la autodeterminaci?n de los pueblos, la soluci?n pac?fica de las controversias, as? como la abstenci?n del uso o amenaza de uso de la fuerza en las relaciones entre los Estados, representan la ?nica garant?a para el fortalecimiento de la paz y seguridad internacional.

Reafirmando la importancia de avanzar en la construcci?n de un mundo multipolar fundado en los principios de solidaridad, justicia, igualdad y equilibrio entre todos los estados.

Concientes de la importancia que tienen temas sensibles para la regi?n y nuestros pueblos inherentes al medio ambiente, energ?a, integraci?n, asuntos pol?ticos, migraci?n, derechos humanos, pobreza, exclusi?n, entre otros; y tomando en cuenta los cambios pol?ticos durante la ?ltima d?cada del siglo pasado, se requieren con mayor urgencia pol?ticas p?blicas conjuntas destinadas a resolver las necesidades b?sicas de la poblaci?n y las instituciones estatales;

Expresando la necesidad de ampliar el marco de cooperaci?n entre los parlamentos de Am?rica Latina y el Caribe, a fin fortalecer la presencia de la regi?n en el seno de la Uni?n Interparlamentaria, garantizando de esta manera la vigencia de nuestros intereses y aspiraciones.

Resolvemos:

1. Expresar la importancia de esta reuni?n en Caracas como muestra inequ?voca de la amistad, cooperaci?n, solidaridad e intercambio existente entre nuestros pa?ses latinoamericanos y caribe?os.

2. Acordar sesionar de forma ordinaria, peri?dicamente, con sede rotativa en las ciudades de Am?rica Latina y El Caribe a fin de debatir temas regionales, presentar informes por parte de las comisiones de trabajo y acordar decisiones en relaci?n al trabajo parlamentario a desarrollar por el GRULAC-UIP.

3. Promover el intercambio de iniciativas legislativas entre los pa?ses latinoamericanos y caribe?os en los ?mbitos sociales, econ?micos, pol?ticos, culturales, ambientales, energ?ticos e infraestructura fundadas en los principios de complementariedad, humanismo y cooperaci?n;

4. Apoyar todas las propuestas generadas por nuestros gobiernos, parlamentos y grupos sociales organizados que tiendan al logro de la uni?n latinoamericana y caribe?a, inspirados en la cooperaci?n, complementariedad, el humanismo y la solidaridad.

5. Reivindicar el derecho legitimo que asiste a todos los Estados en el manejo responsable y administraci?n soberana de sus recursos naturales y las fuentes de energ?a que tienen a su disposici?n para garantizar el desarrollo integral de sus pueblos.

6. Reafirmar nuestro compromiso de cumplir con las Metas del Milenio, mediante la adopci?n de pol?ticas regionales conjuntas con el objeto de disminuir y erradicar la pobreza y exclusi?n social de todos los pa?ses latinoamericanos y caribe?os.

7. Promover y defender activamente los derechos de los inmigrantes y rechazar contundentemente la violaci?n de sus derechos humanos con la aplicaci?n de leyes insensibles e irracionales, as? como la construcci?n de muros y cercas entre nuestros pa?ses, desconociendo con ello la realidad socio ? econ?mica de nuestros pueblos;

8. Condenar los actos de naturaleza terrorista, cualquiera sea su origen y motivaci?n y por quien sea cometido, entre ellos el terrorismo de Estado.

9. Repudiar y condenar el bloqueo econ?mico contra la Rep?blica de Cuba y la ilegal base militar de Guant?namo desde donde se violan flagrantemente la soberan?a de este pueblo hermano y los derechos humanos de personas de otros pa?ses ilegalmente detenidas.

10. Designar una comisi?n coordinadora que elabore propuestas, que permitan desarrollar esfuerzos conjuntos para la lucha efectiva contra la corrupci?n, el narcotr?fico y la explotaci?n de nuestros ni?os, ni?as y adolescentes;

11. Exhortar a los gobiernos y pueblos de los pa?ses integrantes del GRULAC y del mundo, a expresar su solidaridad material y afectiva con los pueblos de Hait? y Bolivia. El primero (Hait?) sumido en una profunda crisis socio ? econ?mica de grandes proporciones, y el segundo (Bolivia) donde el cambio clim?tico global est? causando cuantiosas perdidas humanas y materiales.

12. Promover la participaci?n de los grupos sociales en la toma de decisiones, para el perfeccionamiento de las pol?ticas p?blicas, iniciativas estas que continuar?n fortaleciendo las democracias en nuestros pa?ses.

13. Condenamos las practicas unilaterales y militaristas de algunos pa?ses expresadas muchas veces en las constantes agresiones e injerencias a las que est?n sometidos nuestros pueblos, como por ejemplo el establecimiento de bases militares extranjeras y el financiamiento a grupos irregulares que buscan desestabilizar los gobiernos leg?timos de la regi?n.

14. Reconocer el derecho leg?timo e inalienable de todos los pa?ses de desarrollar todas las fuentes de energ?a, entre ellas la nuclear con fines pac?ficos, con arreglo a las disposiciones de los distintos acuerdos internacionales en la materia, y en ejercicio pleno de su soberan?a.

15. Reafirmar el principio de responsabilidad com?n y diferenciada de los Estados en la protecci?n del medio ambiente, por cuanto los pa?ses desarrollados, por su mayor responsabilidad en el deterioro del medio global y por sus mayores recursos econ?micos y tecnol?gicos, deber?an tener no s?lo mayor cuota en la adopci?n de medidas sino que tambi?n deber?n ayudar a los pa?ses en desarrollo en este proceso.

16. Insistir en el llamado a los pa?ses desarrollados de cumplir con sus obligaciones en el marco de la Ayuda Oficial al Desarrollo sin ning?n tipo de condicionamiento acuerdo con las recomendaciones del Consenso de Monterrey, buscando de esta manera la articulaci?n de esfuerzos internacionales con miras a la movilizaci?n de recursos para el desarrollo econ?mico sostenible y sustentable, y el combate a la pobreza y el hambre en todos los pa?ses del Hemisferio.

17. Instar a los pa?ses a cumplir con sus obligaciones establecidas en los instrumentos internacionales de los que sean parte, adoptados para el combate al terrorismo, en particular, las disposiciones aplicables en lo que se refiere a la prestaci?n de asistencia jur?dica mutua y a la extradici?n de cualquier persona que participe en la planificaci?n, preparaci?n, financiaci?n o comisi?n de actos terroristas, y cuando corresponda, en la tentativa de comisi?n de dichos delitos.

18. Que la hoja de coca ha sido injustamente penalizada, criminalizada y estigmatizada por la comunidad internacional por medio de la Convenci?n ?nica de Naciones Unidas de 1961 que la incluye en la Lista I de Estupefacientes, prohibiendo su producci?n, industrializaci?n y comercializaci?n, expresamos la necesidad de declarar a la hoja de coca en su estado natural, patrimonio cultural de los pueblos ind?genas andino amaz?nicos por su uso medicinal, ritual y valor social y religioso.

Queda expresado que la Declaraci?n de Caracas fue aprobada por todas las Delegaciones asistentes, con excepci?n de la Delegaci?n de M?xico que voto a favor en lo general y deja constancia de su voto divido respecto al numeral 18, tres delegados en contra y uno a favor.

Fuente: MINCI Ministerio de la Comunicaci?n e Informaci?n de Venezuela

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com