contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Mi?rcoles, 07 de marzo de 2007

El desaf?o de vivir sin la coca

Bajo un sol desafiante, una mujer escarba la tierra entre murmullos. Alicia Quiroz Caballero es una de las decenas de agricultores que siembran semillas de palma aceitera en el vivero "Lim?n", al norte de Tocache, como quien busca agua en el desierto.
Pero mientras esperan que sus nuevos productos rindan frutos viven d?as austeros. Por ahora dependen principalmente del aporte de EEUU.

Sus cocales fueron erradicados compulsivamente y desde hace cuatro meses decidi? inscribirse en un programa de desarrollo con la promesa de que luego de tres a?os de austeridad y trabajo duro sin hoja de coca, la venta de palma aceitera pueda permitirle alimentar a sus hijos, lejos del narcotr?fico.
Alicia forma parte de las 13 mil familias que se benefician en Tocache del Programa de Desarrollo Alternativo (PDA) financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Oficina contra la Droga y el Delito de Naciones Unidas (Onudd).
Para comprobar en el campo los alcances de los proyectos, el director de Ayuda al Exterior del Departamento de Estado y administrador de USAID, Randall Tobias, recorri? el mi?rcoles el vivero "Lim?n", el proyecto de pastos y ganader?a Villa Palma y el programa de cacao Filadelfia en Alto Bambamarca.

La dictadura del precio
Tobias, el brazo derecho de la secretaria de Estado Condoleezza Rice, se?al? con entusiasmo que estos cultivos alternativos pueden generar m?s dinero para los agricultores que la cotizada hoja de coca. Dijo, adem?s, que son programas dise?ados por los propios pobladores. El funcionario habl? desde su condici?n de visitante.
Lo real es que estos proyectos de Tocache son una isla en la espesura del valle del Huallaga, a pesar del sue?o de prosperidad que podr?a significar a largo plazo. Son una isla no solo porque son peque?os proyectos en medio de un ej?rcito de productores cocaleros de m?s de 300 mil familias a nivel nacional, sino porque los precios de la palma aceitera y el cacao no pueden competir con lo que paga el mercado ilegal por la hoja de coca.
Un kilo de granos de cacao se vende a 1 d?lar y 88 c?ntimos, en promedio, mientras que por esa misma cantidad de hoja de coca el narcotr?fico paga alrededor de 3 d?lares, el doble de lo que ofrece Enaco, la ?nica instituci?n autorizada para la venta de este cultivo. Si el precio hegem?nico lo dictan las mafias y el Estado sigue ausente, ?hasta qu? punto pueden ser viables los cultivos alternativos de la cooperaci?n internacional en la lucha antidrogas?
Para el director de Onudd, Aldo Lale-Demoz, la rentabilidad de estos programas no solo debe medirse en t?rminos econ?micos sino tambi?n sociales. "Porque permite que estos ex cocaleros puedan apostar por un producto sostenible con la tranquilidad de estar lejos del mercado ilegal", dijo.
La mayor?a de los agricultores como Alicia han aceptado inscribirse en los programas al verse solos en medio de sus cocales erradicados. "Que nos apoyen en otros cultivos hasta que produzca la palma aceitera; si no, con qu? voy a educar a mis hijos", protesta. Ella debe sobrevivir los tres a?os que demora en rendir frutos este producto, trabajando como pe?n asalariado por 15 soles la jornada.
Como un paliativo, el PDA emplea temporalmente a los agricultores y ha empezado a instalar en la zona m?dulos de crianza de cuyes y aves para ayudarlos a sobrellevar este periodo de ajuste.
"La hoja de coca debe eliminarse para que no vaya al narcotr?fico, pero no estoy de acuerdo con la manera violenta como se erradica", dice Yeiner Mari?o, quien apuesta por el desarrollo alternativo aunque sepa que no es la soluci?n a sus problemas, as? como tampoco puede pretenderse que sea el ant?doto contra el narcotr?fico sino apenas una de las herramientas en esta batalla.

Ahora les toca a otros pa?ses
El Programa de Desarrollo Alternativo (PDA) no solo incluye el financiamiento de cultivos sino tambi?n obras de infraestructura en educaci?n, salud y otros servicios.
Seg?n Devida, el 45% de los aportes que recibe el Per? para el desarrollo alternativo dependen de la cooperaci?n internacional, en su mayor?a de EEUU. Por ello, la propuesta de reducir de 100 millones de d?lares a 66 millones la ayuda estadounidense para la lucha antidrogas constituye un duro golpe. Entre el 80% y 90% de la ayuda internacional que recibe el Per? proviene del gobierno de Bush.
Al respecto, el embajador de EEUU en el Per?, James Curtis Struble, dijo a La Rep?blica que existe el compromiso de seguir ayudando en la lucha antidrogas pero, quiz?s, "ya es momento de que otros pa?ses (como los de Europa) contribuyan m?s con el Per?" en el combate contra el narcotr?fico.

Fuente: Total News

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com