contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Martes, 13 de febrero de 2007

La hoja de coca, el futuro, la Pachamama y la realidad

por Octavio Chambi Ancori
Fuente: Rebeli?n

Es muy com?n que se aborde el tema de la hoja de coca estableciendo alternativas de c?mo o qu? hacer para que ese cultivo tan complicado pueda tener una ?posibilidad real? de desarrollo y aportar en algo a la vida contempor?nea. Del mismo modo es frecuente que dichas perspectivas -progresistas o conservadoras- aborden esta materia aludida con un criterio absolutamente occidental y occidentalizado. Al respecto la Aut?noma MARCA expresa su modesto punto de vista.

Empecemos aclarando que no se trata de montarnos en el tema por casualidad o porque queremos repetir argumentos manidos y usuales; por el contrario, nuestra intenci?n es ayudarnos de la reflexi?n acerca de la hoja de la coca, para acusar el invisible trastrocamiento del proyecto nacional, se?alar la racionalidad en la que est? concebido y pensado este pa?s, revela la insensatez en la que incluso los que queremos pensar al pa?s de una forma diferente hacemos m?s de lo mismo; y es que el problema no obedece a las circunstancias, no obedece a mirar al pa?s con otros ojos, por m?s que estos ?nuevos? ojos sean m?s humanitarios o m?s socialistas? si el socialismo no parte de una siembra heroica, de un desprejuiciamiento ?que no nos costar?a poco a muchos?, no podr?a llegar a ser creaci?n heroica. Por eso se trata ineluctablemente de podernos servir de este, entre otros problemas, para que nos revele nuestras propias limitaciones conceptuales y reales.

El Proyecto del Futuro

Este pa?s esta pensado en el futuro. Un futuro que no sabemos si existe o no. Particularmente los que suscribimos el art?culo pensamos que el futuro no existe. Al respecto se ha cernido desde la aparici?n misma de la humanidad el ?cuco? del futuro. As?, desde los aspectos m?s escatol?gicos hasta los que nos proyectan cual cenicienta de una vida dura a una ping?e futura, son las formas en que se presenta social u ontol?gicamente este suceso del futuro. Sin embargo, hay que decirlo, as? como la Coca Cola posee ideolog?a contenida, los pitufos, o disneylandia; del mismo modo ?obviamente? el criterio del Futuro es un criterio ideologizado. Sart?n por el mango o terminamos quemados, el futuro no existe, esta por hacerse, lo que existe es el presente y el pasado, tal como lo refiere nuestra cultura enraizada en su cosmovisi?n que se teje con su historia y con los actos que hacemos en lo inmediato.

Este pa?s se nos presenta como un programa, como una enorme posibilidad para plantearse, para hacerse, para planificarse, nunca como un pa?s que se ha hecho y que contin?a hechur?ndose. Eso no. Simplemente no. Este pa?s es una posibilidad en el mejor de los casos, ya que en el peor? es lo que vemos. Los socialistas que somos muy optimistas y bondadosos, vamos a hacer un futuro no solo contingente sino incluso un futuro perfecto apod?cticamente. Eso es lo que nos proponemos, propendemos y en esa tarea embargamos gran parte de nuestras acciones y reflexiones.

La coca es un problema pero podemos darle un futuro

La coca es un problema. El indio es un problema. Los andes monta?osos y quebradizos son un problema? Por eso, razonar con el futuro es imprescindible. Pensar en c?mo resolver el problema de la coca, es la tarea que nos debe embargar gran parte del tiempo actual. Industrializarla, productos alternativos, manejarla con planificaci?n, maximizarla, etc?tera, etc?tera. Plazos, metodolog?a, instalaciones, procesos, procedimientos, y un gran n?mero de enumerados, que solo demuestran cuan poco conocemos de la coca. Ese tiempo que pasamos mirando que hacer con la coca en el futuro, debemos ver, que dice la coca.

Hay una difundida creencia que reza que la hoja coca mira el futuro, predice, ?leer la coca? le llaman, ?la coca habla? dicen otros, ?la coca es m?gica? aseveran. Lo cierto es que la coca, la hoja de nuestra planta milenaria, es un ser vivo entre nosotros, hace miles de a?os, y tal como hace algunos siglos se comportaban con los indios muchos buenos blancos que dec?an que ?ramos como ni?os y que necesit?bamos tutor?a, ahora los modernos herederos de esta pensamiento dicen que nuestra hermana planta necesita asesor?a, ella no piensa dicen, ella es un ser est?pido, no le conceden la m?s m?nima oportunidad de que hable, de que exprese su opini?n? y es seguro que en este preciso instante en que algunos est?n leyendo este art?culo, sientan rid?culas o desmesuradas estas afirmaciones; pero no nos importa que vuelvan a motejarnos de incivilizados o de primitivos; la verdad es que ellos no saben ver la vida, no saben observar como conversa el viento, la piedra o el ?rbol; por eso afirman ciegamente, apod?cticamente que es necesario brindarle un ?futuro? a la hoja de coca.

Hace unos d?as le comentamos a la mama coca al respecto, ella r?o, y a?n con la sonrisa en los labios nos dijo que estos que intentan planificar su vida son unos incivilizados? unos primitivos? no han aprendido nada, est?n en la ?poca d?nde no sab?amos como guarecernos del peligro mayor que ha amenazado a toda la humanidad: andar solos, sin comunidad. Nuestra comunidad no solo esta constituida por hombres, sino tambi?n por todos los seres de este multiverso andino-amaz?nico.

La Coca Hoy

La papa agria, y el mismo chu?o, no podr?an producirse sin la hoja de coca. A m?s de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, sin coca es f?cticamente imposible hacer esfuerzos como los que son necesarios para producir a estos hermanos que nutren nuestra comunidad.

Toda la agricultura? esc?chenlo bien? o l?anlo bien, incivilizados occidentales, TODA LA AGRICULTURA en nuestro pa?s esta ligada estrechamente a la hoja de Coca. Sin ella no podr?a ser viable este pa?s, y eso que este pa?s tiene tantos inconvenientes impuestos desde la colonialidad; pero a?n as? la coca hace posible la vida. La ganader?a y mucha parte de la producci?n aut?ctona ?este tema de que existen productos con valor agregado aut?ctono est? aqu? m?s que evidenciado? es tal solo por la existencia de la hoja de coca. En una reciente investigaci?n hecha en Bolivia, algunos investigadores europeos han llegado ala conclusi?n que en muchos lugares en la producci?n de coca se invierten m?s trabajo que lo que redit?a esta actividad compensando la inversi?n en horas hombre. Estos investigadores ?occidentales al fin, aunque sinceros y bienintencionados? argumentan que la causa es el valor simb?lico, se trata ulteriormente de un producto con valor de uso ?nuevamente el problema de diluir la econom?a en la pol?tica?, dot?ndola estrictamente de una explicaci?n eminentemente social. El asunto no es de este talante. Se trata de un recurso estrat?gico para la producci?n aut?ctona, ese el motivo de invertir m?s trabajo que lograr dividendos econ?micos ?justos?. Sin la coca es imposible la producci?n en este pa?s. Seguramente no nos creen, pues investiguen, y con absoluta seguridad llegar?n a la conclusi?n de que en estas tierras (Pachamama) no es necesario reflexionar al estilo griego, aqu? es mejor conversar e interactuar con el multiverso elemental de la Pachamama, con todas y cada una de sus criaturas, ellas te llevar?n de la mano? pues como decimos aqu? en la cordillera: ?siga ese camino, ese caminito lo llevar? a su destino?, pero siempre el destino contempla la posibilidad inexcusable de la contingencia, incluso en la Pachamama.

Octavio Chambi Ancori
Jos? Justo Calder?n Dongo
Multiversidad Aut?noma MARCA

Añadir comentario


Excelente exposici?n de una realidad invisible. Pero, qu? m?s dice el elemental de la coca? c?mo debemos tomar sus atributos en nuestra cultura presente, para acercarnos a un futuro m?s concientes, m?s humano?

Saludos dsde Colombia /// Santiago
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com