contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 02 de febrero de 2007

Las idas y vueltas de la legalizaci?n

Aqui va una serie de tres articulos que tienen que ver con la situaci?n de la hoja de coca en Argentina. A ver si a partir de esto, nuestra amiga, la bella Lucitr?nica, mueve algo por all?...

por Por Pedro Lipcovich, P?gina/12

UNA INVESTIGACION SOBRE CONSUMO Y COMERCIO DE COCA EN ARGENTINA

?En la Argentina, las hojas de coca se utilizan especialmente en dos ?reas: la primera est? integrada por la mayor parte de la provincia de Jujuy, gran parte de Salta y la porci?n andina de Tucum?n, as? como las plantaciones azucareras y otras agr?colas en el noroeste; la segunda est? integrada por la mayor parte de las ciudades importantes del pa?s, donde los inmigrantes andinos constituyen un porcentaje significativo de la poblaci?n?, precisa la investigaci?n ?Coca sagrada o ilegal?, efectuada por Valeria Fern?ndez y Carlos Sandro V?squez en la c?tedra Derecho de los Pueblos Ind?genas, de la Facultad de Derecho de la UBA.

El trabajo aclara que ?mascar coca no significa consumir coca?na?, ya que ?el alcaloide coca?na no es estable en un medio ?cido: en el est?mago, que es un medio ?cido, se hidroliza y se convierte en ecgonina?.

La investigaci?n traza una historia de la situaci?n jur?dica del consumo de hojas de coca en la Argentina. Hasta 1977, se hab?a mantenido la autorizaci?n para comercializar y mascar coca en la ?zona de consumo habitual?, integrada por las provincias de Jujuy y Salta (Tucum?n, aunque de hecho formaba parte de esa zona, hab?a sido formalmente excluida). Pero ese a?o, bajo la ?ltima dictadura militar, ?se producen cambios rotundos: el cupo de importaci?n autorizada, que ya el a?o anterior hab?a descendido a 10.000 kilogramos, se redujo a cero; y se dict? la Ley 21.556, por la cual, en todo procedimiento donde se secuestraran hojas de coca, el juez dispondr?a su incineraci?n?. Un a?o despu?s, por el decreto 648/78, ?queda prohibida en todo el pa?s la importaci?n de hojas de coca para el consumo habitual o coqueo?.

En 1979, la Ley 22.015 prohibi? el uso de coca aun en la ?zona de consumo habitual?, con penas de hasta 15 a?os de c?rcel para el coqueo, incluso en privado, y para la tenencia de hojas de coca. As?, ?un conjunto de comportamientos habituales en el noroeste argentino fueron convertidos en ilegales y pasibles de severas penas de c?rcel?.

El trabajo de Fern?ndez y V?squez se?ala que, en el noroeste argentino, la prohibici?n del consumo ?produjo una desorientaci?n completa: la gente estaba acostumbrada, no s?lo a coquear en abundancia, sino tambi?n a aprovisionarse con facilidad: ahora esto hab?a cambiado y el precio de la coca aument? excesivamente, lo cual la convert?a en un producto casi inalcanzable. La gente de la regi?n no comprend?a el porqu?, ya que ellos nunca hab?an sido consultados sobre el tema; la norma se hab?a debatido y establecido lejos del lugar y de la gente a la que iba a afectar. Es m?s, buena parte de la poblaci?n campesina nunca lleg? a enterarse de esa prohibici?n, sino que s?lo sufrieron sus consecuencias: el desabastecimiento y el consecuente aumento del precio de la coca?.

?No por esto se redujo su consumo, ni se dej? de masticar coca en las provincias del norte?, s?lo ?aument? el contrabando, ya que los contrabandistas compraban la coca en Bolivia a bajo precio y pod?an venderla con ganancias fabulosas?.

Adem?s, ?muchas veces las autoridades hac?an caso omiso de la ley, porque no pod?an reprimir algo que formaba parte de la cultura de la poblaci?n: los gendarmes estaban muchas veces instalados en regiones donde la mayor?a de la poblaci?n coqueaba, y ellos formaban parte de esa poblaci?n, ten?an familiares o amigos que usaban la hoja de coca?; en definitiva, ?el ingreso de coca segu?a siendo tolerado?.

Hubo incluso casos de ?magistrados que absolvieron a personas que ingresaban con hojas de coca a nuestro pa?s, ya que ?el encausado no es ajeno al ?mbito donde el coqueo es una costumbre arraigada y generalizada en un acto sector de la poblaci?n?, seg?n uno de los fallos.

En 1989 se dict? la Ley 23.737, en vigencia, por la cual ?la tenencia de hojas de coca fue legalizada. Esta norma no hizo m?s que formalizar la realidad, ya que la coca segu?a entrando a nuestro pa?s en forma ilegal, incluso como forma de protesta contra las autoridades nacionales a quienes se consideraba como ?gringos? de la Capital que legislaban sobre lo que no conoc?an. Esta particular forma de protesta tambi?n proced?a de las elites de las zonas urbanas del noroeste, donde era com?n, en las reuniones, que se ofrecieran platitos con hojas de coca?.

La ley actual, ?si bien despenaliza la tenencia, no permite la comercializaci?n o transporte de coca en cantidades superiores a las aceptables para el coqueo o la infusi?n, pero no se establece en la ley una cantidad o peso m?ximo aceptado, y esto es utilizado muchas veces por las autoridades para secuestrar la coca de quienes la distribuyen, aunque est? destinada al coqueo?, observa el trabajo de Fern?ndez y V?squez.

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com