contra el narcotráfico, despenalización de la hoja de coca

Viernes, 26 de enero de 2007

Drogas y Conflicto

Ha ca?do en nuestras manos el n?mero 13 de la publicaci?n Drogas y Conflicto, un documento de debate del TNI (Transnational Institute) sobre opciones legales para la hoja de coca, publicado en mayo del 2006. Reproduciremos a continuaci?n el editorial y en siguientes posts publicaremos algunos articulos ...

La simple hoja de una planta milenaria tendr? un rol protagonista en la agenda internacional de este a?o, desde la reuni?n de la Comisi?n de Estupefacientes en marzo, pasando por la cumbre de la UEAm?rica Latina y el Caribe y la asamblea de la Organizaci?n Mundial de la Salud en mayo, hasta la asamblea general de la ONU en septiembre. En este momento, las relaciones internacionales y los mecanismos especializados en el tema del comercio de drogas ilegales han alcanzado las m?s altas esferas diplom?ticas, poni?ndose de relieve la solicitud que se viene haciendo desde hace una d?cada: la hoja de coca no deber?a ser parte del estricto control internacional de drogas, y ya es hora de reparar el error hist?rico de haberla incluido en la categor?a m?s nociva de narc?ticos. La coca se ha vuelto un s?mbolo para una buena parte de la poblaci?n andina, que espera un futuro m?s equitativo e incluyente para las masas empobrecidas entre las cuales la poblaci?n ind?gena. Pero al mismo tiempo, la hoja tiene una trayectoria propia desde la ?poca precolombina, con evidencias arqueol?gicas que fundamentan su uso extendido en una variedad de contextos, hasta los diversos usos contempor?neos en los que, lamentablemente, la extracci?n de uno de sus alcaloides ?la coca?na- se ha vuelto su caracter?stica m?s famosa.

El hecho de que la hoja de coca aparezca actualmente clasificada junto con la coca?na y la hero?na en la Lista I de la Convenci?n ?nica de Estupefacientes de 1961 de la ONU, ha hecho desaparecer paulatinamente de la conciencia p?blica la diferencia intr?nseca entre la hoja y su derivado coca?na. En la sesi?n 49? de la Comisi?n de Estupefacientes que tuvo lugar recientemente en Viena, la delegaci?n boliviana expres? su intenci?n de pedir a la comunidad internacional una reconsideraci?n de la inclusi?n de la hoja de coca en esa lista. Para entender los motivos y el contexto de esta petici?n, as? como el alcance del asunto, es necesario aclararle a la vasta audiencia las razones de tal petici?n y los procedimientos que han de seguirse para alcanzar ese objetivo.

Existe suficiente evidencia cient?fica para respaldar que el uso tradicional de la coca no tiene efectos negativos para la salud, y que tiene funciones positivas de orden terap?utico, sagrado y social, razones por las cuales su clasificaci?n como droga narc?tica fue un error. No obstante, para retirar a la hoja de coca del sistema de control de drogas de la ONU, se necesitar?a abordar tambi?n el argumento de la ?f?cil recuperabilidad? de su contenido de coca?na, que fue la otra justificaci?n para incluirla en la Lista I. Mientras que el eslogan ?coca no es coca?na? es v?lido, no se puede ignorar que la hoja de coca contiene coca?na. De no haber sido por esta presencia de coca?na, la hoja de coca no habr?a alcanzado la importancia que tiene en la cultura andina. La revalorizaci?n de la hoja de coca tendr? que tener en cuenta necesariamente la integralidad y complejidad de la hoja, incluida la coca?na. Se necesitar? reconocer tam bi?n que las protestas masivas contra la erradicaci?n forzada en Bolivia que contribuyeron al cambio pol?tico en ese pa?s, representan el esfuerzo com?n tanto de los productores de coca para uso tradicional como de los que la cultivan para el mercado internacional de la coca?na como destino final. M?s all? de la mera revalorizaci?n del uso tradicional, se necesitar?n tambi?n pol?ticas menos represivas que hagan valer el derecho de la gente a mantener medios de sustento sostenibles por encima de falsos enunciados que pretenden que atacando a los cultivadores pobres se va a resolver el problema mundial del consumo de coca?na.

Este n?mero de Drogas y Conflicto considera escenarios pasados, presentes y futuros relacionados con la hoja de coca. Las opciones reales para una reclasificaci?n depender?n de una serie de factores, entre los cuales uno de los m?s importantes es la voluntad pol?tica para enfrentar todas las dimensiones involucradas en este complejo asunto desde una perspectiva objetiva, con base en evidencias. La inclusi?n de la coca en la Convenci?n de 1961 ha causado mucho da?o en la regi?n andina, y desde hace tiempo se est? necesitando una correcci?n hist?rica si se quieren evitar nuevos conflictos, fuera del respeto que se debe a las culturas andinas. Para los miembros de la comunidad internacional, ?ste ser? un a?o para tomar una decisi?n: o seguimos ignorando los valores culturales y apoyando la falta de rigor cient?fico que condujo a la decisi?n de poner a la coca bajo el control de las convenciones de la ONU, o nos atrevemos a reconocer que hemos cometido un error que ha sido fuente de tanto dolor y da?o en las ?ltimas d?cadas, y ahora nos proponemos corregirlo.

Tags: drogas, guerra contra las drogas, hoja de coca

Añadir comentario

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com